Getty

La entrevista de Meghan Markle con Oprah Winfrey: "Ya no quería seguir viviendo"

La entrevista de los duques de Sussex con Oprah Winfrey ha resultado tan impactante como anunciaban. 

Clara Hernández

La anunciada entrevista de Meghan Markle y el príncipe Harry con Oprah Winfrey, que se emitió en la madrugada del lunes en la CBS, resultó ser tan o más explosiva de lo que se preveía, dejando cientos de titulares y a la Casa Real Británica en entredicho (puedes leerla aquí transcrita y en español).

"Simplemente, ya no quería seguir viviendo", llegó a confesar Meghan Markle en uno de los momentos más dramáticos del espacio, donde aseguró que le era difícil sobrevivir a las presiones que la rodeaban, algo que había confiado finalmente al príncipe Harry, pese a que le daba mucha vergüenza hacerlo.

Este, por su parte, también se sinceró sobre la época "oscura" que ambos habían vivido y para la que "no estaba preparado". Incluso, habló de la financiación que les cortaron al poco de anunciar su decisión de dejar la corona británica, en el primer trimestre de 2020, y de los recursos con los que estaba costeando su nueva vida: lo que le había dejado de herencia su madre.

Getty

Sobre su delicado estado, Meghan explicó que le daba vergüenza decírselo a Harry porque sabía "cuánta pérdida ha sufrido". "Pero sabía que si no lo decía, lo haría (quitarse la vida). Simplemente, no quería seguir viviendo, era un pensamiento constante, claro, real y aterrador (...). Pensaba que era lo mejor para todos".

Su revelación se agrava cuando acusa a los funcionarios de Casa Real de desoír sus deseos de buscar ayuda médica para evitar que el tema trascendiera a la prensa. Meghan se describe como una presa en palacio: "No podía ni llamar a un Uber", afirma. "Cuando me uní a la Familia Real perdí la pista de mi pasaporte, mi carné de conducir, mis llaves".

Es la entrevista más esperada de los últimos años. | CBS

Uno de los puntos más polémicos de la entrevista y que ha generado más controversia fue cuando la duquesa de Sussex, visiblemente emocionada, relató como, durante su embarazo, un miembro de la familia real había mostrado su preocupación por lo oscura que pudiera ser el color de la piel de su bebé, Archie. Aunque ella no lo oyó, Harry sí, ya que estuvo presente. 

Sin embargo, prefirió no decir el nombre de la persona que inició esa conversación porque sería "muy perjudicial". Tampoco lo dijo el príncipe Harry, que ni siquiera habría revelado a su mujer la identidad del autor de los comentarios racistas ("Nunca voy a compartir esa conversación. En ese momento fue muy incómodo. Estaba un poco sorprendido", admitió).

Eso no ha impedido que las conjeturas se dispararan y que la propia Oprah Winfrey revelara después algo que le había contado su entrevistada fuera de las cámaras y que descartaba a distintas personalidades, entre ellas la reina Isabel II, que sale bastante airosa del encuentro (Meghan asegura que la relación con la abuela de Harry era "cálida"). 

Poco después de la emisión de la entrevista, el Partido Laborista británico pedía investigar las acusaciones de presunto racismo en la Casa RealSerena Williams, íntima amiga de Meghan, salía en su defensa y Beyoncé homenajeaba a Meghan y le agradecía su "inspiración" para romper reglas injustas.

El tema promete traer en cola y un comunicado que la casa real británica emitía casi 48 horas después de la entrevista prometía investigar las acusaciones de racismo formuladas por Meghan y Harry, a la vez que expresaba la tristeza de la familia tras haber escuchado el sufrimiento que había padecido la pareja.

En otro orden de cosas, las rumoreadas diferencias entre Meghan Markle y Kate Middelton, que tantos ríos de tinta han inspirado en la prensa británica, no fueron transmitidas por la prensa tal cual fueron, según Meghan. 

"Se dijo que la habías hecho llorar (a Kate)", le espetó en un momento de la entrevista Oprah Winfrey. "Fue exactamente al revés", aseguró Meghan, indicado que la esposa del príncipe Guillermo había sido quien la había hecho llorar a ella, aunque prefirió no facilitar más detalles de lo ocurrido porque no quería dejarla en mal lugar. Luego "(Kate) se disculpó, me trajo flores y se responsabilizó de ello",  concluyó, añadiendo que todo se había producido con los nervios previos a la boda y que tenía algo que ver con los vestidos de las damas de honor.

Kate Middleton y Meghan Markle en la final femenina de Wimbledon. | Gtres

Meghan también refirió a la relación que mantiene con su padre, Thomas Markle, y con su hermanastra, Samantha, asegurando que se sentía traicionada y estafada por el primero y que era difícil una "reconciliación". "Me mintió", declaró después de recordar cómo su progenitor había vendido fotos personas a los tabloides británicos. 

"Llamamos a mi padre y le pregunté sobre si era verdad que había pactado vender unas fotos. Él dijo que no, que absolutamente que no (...). Le aseguré que si me decía la verdad podíamos ayudarle. Pero no lo hizo, me mintió". 

Sobre su hermanastra indicó que la relación entre ambas desde hacía más de 20 años era "nula". 

El príncipe Harry se incorporaba a la segunda parte de la entrevista para mostrar su apoyo cerrado a su esposa y explicar que la pareja tomó la decisión de marcharse por la falta de comprensión de su familia, haciendo hincapié en el racismo de algunas noticias.

"Estoy feliz de estar sentado aquí contigo, con mi esposa a mi lado", ha dicho a Oprah, "porque no puedo ni imaginarme cómo debió de ser para ella (su madre, Lady Di) pasar este proceso ella sola", declaró, comparando la situación de Meghan con la de su progenitora. "Ha sido increíblemente difícil para los dos, pero al menos nos teníamos el uno al otro", ha añadido, subrayando la soledad de Diana de Gales y sosteniendo la mano de Meghan.

Harry tachó la Casa Real como un entorno que aprisiona y que ha atrapado, además, a su hermano, Guillermo, y a su padre, tal vez sin ser ellos conscientes de ello. "Me dan pena", reconoció. Asimismo, describió la relación que tiene con su abuela, Isabel II, como buena y cálida, mientras que con su hermano era más tensa: "Quiero mucho a William, es mi hermano, hemos pasado un infierno juntos... pero estamos en caminos diferentes". 

La entrevista del príncipe Harry y Meghan Markle con Oprah Winfrey se emitirá el próximo domingo 7 de marzo. | @cbstv / INSTAGRAM

Pese a la gravedad de algunas de las afirmaciones de Meghan y Harry, el humor también estuvo presente en el encuentro, que trajo noticias felices. Así, la pareja desveló el sexo de su bebé: será niña. ¡Enhorabuena! También, su intención de no tener más hijos porque con dos ya está "hecho", respondió el príncipe a la pregunta de Oprah al respecto.

Entre los momentos más divertidos, figuran aquellos en los que Meghan explica cómo aprendió a hacer reverencias unos minutos antes de que le presentaran a la reina Isabel II para saludarla (también indica que con ella siempre tuvo una buena relación). 

Meghan Markle y el príncipe Harry en la promoción de su podcast 'Archwell'. | Youtube

Por no saber, no sabía ni lo que se esperaba de ella en su nuevo puesto de miembro de la realeza. "No investigué sobre lo que significaba (...), nunca busqué a mi marido online". 

"A menos que lo veas en las películas, no hay ningún curso sobre cómo hablar, cómo cruzar las piernas, cómo ser una 'royal'", subrayó.

Más 'secretos' que desveló el encuentro: el príncipe Harry y Meghan se habían casado en la intimidad solo tres días antes de la ceremonia oficial, ya que consideraban que esta última era un "espectáculo para el resto del mundo" y querían tener su propia boda. Se trata de algo que "nade sabe", puntualizó Meghan.