@collagevintage2

Una estudiante ha dejado de utilizar champú y acondicionador durante dos años y el resultado de su pelo es...

Todo empezó con picazón e irritación en el cuero cabelludo y ahora el agua y el aceite de coco son sus mayores aliados.

NATALIA MORÁN | WOMAN.ES

¿Serías capaz de estar más de diez días sin lavarte el pelo? Pues espera, que hay quien ha decidido dejar de hacerlo durante mucho más tiempo y, aunque no lo parezca, ha sido por una buena causa.

Dos han sido precisamente los años durante los que una estudiante filandesa ha eliminado de su vida todo champú y acondicionador que pudiese haber en su ducha. Y lo sabemos. Tras toparte con semejante propuesta solo pueden producirse pensamientos y comentarios negativos en tu cabeza. Entre ellos, que puede resultar una acción un tanto antihigiénica, que el cabello tendría mucha grasa o que el mismo no estaría nutrido.

Y es que dejar de usar tus productos de confianza para el cabello durante tantísimo tiempo te puede parecer, de primeras, una locura. Pero dejar atrás tu rutina con la que no haces más que mimar tu pelo también te puede suponer un auténtico sacrificio.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Diego (@collagevintage2) el

De lleno en un mundo en el que la imagen cuenta, y mucho, Iiris Heikkinen, de 24 años, ha prescindido por voluntad propia de cada uno de ellos sin que su apariencia deje mucho que desear. Y llevar a cabo algo así, solo puede esconder un gran motivo detrás. El mismo que no era más que un deseo en el que el picazón y la irritación del cuero cabelludo desaparecieran por completo. Y misión cumplida gracias a lo que se conoce como el método 'no poo', que se basa simplemente en deshacerse del champú y del acondicionador creyendo que el cabello se puede limpiar tan solo con aceites naturales.  

Así es cómo luce el cabello de Iiris Heikkinen después de dejar atrás el champú y los acondicionadores.  | PA Real Life

Tras dejar atrás su rutina que se basaba en productos orgánicos en busca de solución, y después de experimentar con vinagre de manzana y bicarbonato de sodio para absorber la suciedad y la grasa, ahora Iiris simplemente se basta con el agua de la ducha y un poco de aceite de coco cada dos meses.

"Nunca tuve la tentación de lavarlo. No sé exactamente cuánto tardó en pasar la fase grasa, pero cuando me quise dar cuenta, mi cabello ya tenía un aspecto normal", asegura. Ahora, además también usa ocasionalmente hojas de neem para darle un acondicionamiento adicional si tiene caspa y polvos de talco para marcar más la textura de los mechones.

Su pelo está ahora mucho más saludable, grueso y limpio.  | PA Real Life

Pasar del uso excesivo de productos a servirse nada más de agua hace que el cuerpo reaccione ante tal cambio creando una capa de grasa que huele de la que cuesta desprenderse, pero una vez conseguido, las ventajas resultan ser infinitas. El cabello deja atrás el olor, hay beneficios ambientales, en temas de viaje no hay de qué preocuparse y el aspecto del pelo es muy sano.

Y tú, ¿estarías dispuesta a llevar a cabo este tipo de rutina y desprenderte de tus productos estrella?

Tags:

pelo

Relacionados