Los productos para proteger el pelo del sol durante el verano. | Jacob Ammentorp Lund / ISTOCK

6 modos (que te sorprenderán) de proteger el pelo del sol durante el verano

El sol, la sal, el cloro, el viento, la arena… Inciden en el cabello y lo resecan, lo decoloran y lo debilitan. Los expertos ofrecen pistas para protegerlo.

Mar Peiteado | Woman.es

Proteger el pelo del sol resulta muy sencillo. Atenta a estos consejos. 

"La exposición al sol daña la melanina y daña la queratina", afirma la doctora Ana María Molina, del servicio de dermatología de la Fundación Jiménez Díaz. Que pone de ejemplo el cabello de los surfistas que es va perdiendo color por el daño a la melanina y, además, tiene un aspecto encrespado fruto de la fragilidad y la pérdida de brillo.

Para evitarlo, lo obvio es, al igual que hacemos en la piel, aplicar un protector solar específico para el cabello de los muchos que ofrece el mercado. Muchos lo protegen, no solo de los rayos ultravioleta, sino también de los perjuicios que pueden causar el cloro o la sal. 

Pero, además, hay otros hábitos que, a menudo pasamos por alto, y contribuyen a que los estragos del verano no dejen tanta huella en nuestro pelo. Toma nota y prueba a seguirlos en tus vacaciones.

1- Hidrata, hidrata e hidrata.

El doctor Portinha, director médico del Grupo Insparya recomienda hacerlo con productos que mejoren la estructura del cabello y le devuelvan el brillo: "Hay que poner mucha atención en la fórmula de los productos. El colágeno, por ejemplo, es un ingrediente siempre bienvenido, ya que fortalece el cabello, ayudándolo a crecer".

2- Alíate con los aceites capilares.

Ponte un poco, insistiendo en medios y puntas, antes de meterte en el agua: "Los productos oleosos evitan que la sal del mar o el cloro de las piscinas penetren en el cabello a través de las cutículas lesionadas", afirma Juan Carlos Fano, peluquero y director del salón que lleva su nombre (Madrid, 911 57 60 26), que considera los aceites un must del verano por su versatilidad. 

3- Dúchate antes de entrar a la piscina.

Además de una buena práctica por más razones, también lo es para la salud capilar ya que, al mojarlo el pelo absorbe el agua de la ducha y tiene menos capacidad para absorber la de la piscina, y por tanto "queda menos expuesto a sus sustancias, como el cloro, un desinfectante que perjudica la queratina del cabello", explican desde Insparya.

4- Atención a las gomas y el cepillado.

Sobre todo si el pelo está húmedo: "La tensión continuada sobre el cabello, ya sea por las gomas o por cepillos demasiado agresivos, puede ser también causa de caída: la llamada 'alopecia por tracción'", explica el doctor Portinha, que recomienda para recogerse el pelo coleteros de silicona o los revestidos de materiales que no dañen el cabello. Juan Carlos Fano añade: "Lo que agrede no es tanto el cepillo sino el hecho de que el cabello no esté bien acondicionado", por eso insiste en la importancia de aplicar estos productos en verano para mantener el pelo flexible y fácil de desenredar.

5- Cuidado con el sudor en la cabeza.

"El sudor es muy abrasivo y hace que el pelo se rompa fácilmente", advierte Juan Carlos Fano, así que nada de decir tras haber sudado (también vale para el gimnasio), me hago una coleta y me lavo la cabeza mañana. Juan Carlos nos anima a fijarnos en muchas chicas jóvenes, con 25-30 años, que hacen mucho deporte y tienen un cuerpo fit y bien musculado pero poco pelo y como quemado, fruto de muchas horas en contacto con el sudor. Desde Insparya alertan también contra el abuso de sombreros, gorras y pañuelos, que aunque contribuyen a proteger el cabello de la radiación ultravioleta "sofocan el cuero cabelludo, que también necesita 'respirar'". Y recomiendan que el lavado de cabeza sea con agua tibia o fresca, "ya que el agua caliente deshidrata el cabello y perjudica a las proteínas capilares".

6- De primero gazpacho, de segundo sardinas y de postre melocotón.

Una correcta elección de alimentos beneficia la salud de nuestro cabello. En verano el doctor Portinha recomienda incluir en nuestra dieta las sardinas, la caballa, las nueces y el salmón (ricos en ácidos grasos omega 3 y 6), "que promueven la textura del cabello", así como cítricos, "ya que la vitamina C mejora la circulación en el cuero cabelludo", y verduras, hortalizas y frutas ricas en carotenos (zanahoria, calabaza, melocotón y albaricoque) "cruciales para la prevención de la caspa y la caída". Sin olvidar beber mucha agua "para hidratar la estructura interna del cabello".

 

Relacionados

-->