El entrenamiento de pesas ayuda a manejar la ansiedad. | UNSPLASH

El entrenamiento con pesas puede ayudarte a aliviar la ansiedad

Un programa básico de zancadas, levantamientos de pesas, sentadillas y abdominales puede reducir los niveles de ansiedad

Woman.es

¿Sientes que te sobrepasan las preocupaciones? ¿La pandemia, la crisis económica y el la incetidumbre de causan estrés y ansiedad? Puede que la solución esté en levantar pesas. Según un nuevo estudio publicado en The New York Times, la ansiedad podría verse disminuida con el entrenamiento de resistencia. El estudio, que involucró a adultos jóvenes sanos, los hizo realizar ejercicios con pesas y zancadas, para concluir con que este tipo de entrenamiento si se practica de forma regular reduce sustancialmente la ansiedad.

Así serán los entrenamientos estrella de este otoño

Cómo hacer Russian Twist o giros rusos y marcar abdominales

Ya existe suficiente evidencia que confirma que el ejercicio ayuda a evitar la depresión y otras enfermedades mentales. Pero la mayoría de estos estudios analizaban los efectos del ejercicio aeróbico, como correr, andar o montar bicicleta. 

El entrenamiento de pesas ayuda a manejar el estrés. | UNSPLASH

Recientemente, los científicos han comenzado a investigar si el entrenamiento con pesas también podría afectar la salud mental y de qué manera. Una revisión de estudios de 2018, por ejemplo, concluyó que los adultos que levantan pesas tienen menos probabilidades de desarrollar depresión que aquellos que nunca levantan pesas. En otro estudio, se evalúo a mujeres con trastornos clínicos de ansiedad. Se evidenció que tras seguir un entrenamiento con pesas las pacientes tenían más controlada su ansiedad.

En este nuevo estudio, que se publicó en octubre en Scientific Reports, los investigadores de la Universidad de Limerick en Irlanda y otras instituciones decidieron observar si un entrenamiento simple con pesas podría tener beneficios para el estado de ánimo en personas que ya tenían un buen estado mental. Para averiguarlo, reclutaron a 28 hombres y mujeres jóvenes físicamente sanos y probaron su estado de ánimo actual, con un énfasis particular en si los voluntarios se sentían ansiosos. Todos los participantes puntuaron en un rango saludable en cuanto a sus niveles de ansiedad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de VIKIKA ✨ (@vikikacosta) el

Luego, los científicos dividieron a estos voluntarios en dos grupos. A una mitad se le pidió que continuara con su vida normal. Y al resto que comenzaron a entrenar con pesas, una práctica con la que pocos estaban familiarizados.

Los científicos idearon una rutina de entrenamiento de resistencia simple para ellos, basada en las pautas de la Organización Mundial de la Salud y el Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva. Ambas organizaciones recomiendan el fortalecimiento muscular al menos dos veces por semana, y eso es lo que comenzaron a hacer los voluntarios. El programa incluía levantamientos de pesas, sentadillas y abdominales, utilizando mancuernas y otros equipos.

Su entrenamiento continuó durante ocho semanas. Durante este tiempo ambos grupos repitieron periódicamente las pruebas de sus niveles de ansiedad.
Como era de esperar, el grupo que realizó ejercicio mantuvo bajos niveles de estrés. De hecho quienes entrenaron con pesas mejoraron en un 20% el resultado de las pruebas de ansiedad. 

Este efecto fue "más grande de lo previsto", explicó Brett Gordon, del Penn State Cancer Institute en Penn State College of Medicine, quien fue coautor del estudio con Matthew Herring, Cillian McDowell y Mark Lyons. Los beneficios para la salud mental fueron mayores, de hecho, que los que se ven a menudo en los estudios sobre el ejercicio aeróbico y la ansiedad.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de VIKIKA ✨ (@vikikacosta) el

El Dr. Gordon y sus colegas sospechan que un aumento de la potencia física, o sea poder levantar más peso crea una sensación de "dominio". "Deja que la gente se sienta en general más capaz de afrontar una situación poco agradable".

Este experimento se presentó solo a jóvenes sanos por lo que los hallazgos no pueden decirnos si el levantamiento también alivia la ansiedad en las personas mayores. Tampoco garantiza que las personas con algún trastorno mental mejoren de la noche a la mañana, pero lo que sí evidencia es que puede mejorar nuestra salud mental y por ende nuestra calidad de vida.