Olivia Palermo paseando a su perro Mr. Butler con una falda plisada y un jersey de cuello vuelto azules combinados con botas militares. | Gtres

Falda de tul y botas militares, la combinación más extrema del otoño 'made in Olivia Palermo'

Y aunque no lo creas, funciona de maravilla. 

Woman.es

El estilo de Olivia Palermo te puede gustar más, menos o nada, pero es carismático y especial como el de pocas mujeres en el mundo.

De hecho, no debería ser una opción que a alguien no le gusta cómo viste la neoyorkina. Pero, como para gustos están los colores, no queda otra que aceptar que existan personas cuyo vestuario y, sobre todo, su forma tan personal de combinar las prendas, accesorios y calzados que hay en su vestidor, no sea de su agrado. Eso si, no será porque ella no da ejemplos casi a diario de ser no solo una de las mujeres más elegantes y estilosas del planeta, sino también de ser bandera de la vanguardia. 

Y es que aunque pueda parecer que no se atreve, Palermo lo hace a menudo. Un poco al estilo Katie Holmes, cuyas combinaciones ponen el foco del riesgo en los detalles y no tanto en las prendas más llamativas de los looks -hay algunas excepciones como el abrigo naranja que llevó hace unas horas de paseo con Nicky Hilton-, de ahí que pueda pasar desapercibido que "se la están jugando" con mezclas que a priori parecen incompatibles

Sin embargo, luego ves las fotos de cómo queda una falda de tul en color azul digna de princesa Disney con unas botas militares negras, la dupla que ha decidido unir en el mismo estilismo la buena de Olivia, y todos los prejuicios explotan en mil pedazos.

Olivia Palermo con una falda de tul plisada, jersey de cuello vuelto y botas militares. | Gtres

No puede gustarnos la mezcla, que arriesga con el juego de contrastes extremos entre las botas militares y la falda midi plisada, y también con los colores, que se alejan de los tonos típicos del otoño porque del azul pastel cuelga perenne la etiqueta de tono veraniego y primaveral.

Además, como reina de los looks urbanos en clave relajada sin necesidad de recurrir a lo deportivo que es, la norteamericana vuelve a conseguir el equilibrio perfecto en lo que respecta a los volúmenes al apostar por un jersey de cuello vuelto holgado, también en azul, otro detalle arriesgado, del que introduce por dentro y por delante de la falda una pequeña parte. 

Un bolso blanco de tipo bombonera con sus iniciales grabadas, unas gafas de sol grandes y geométricas, y un sencillo moño medio son los tres últimos de otro pedazo de outfit otoñal de Olivia Palermo, la persona con más glamour del mundo para salir a pasear al perro.