¿Quieres una piel radiante? Con estos masajes antiedad podrás mantener una piel sana y joven. | GETTY IMAGES

¿Quieres una piel radiante? Con estos masajes antiedad podrás mantener una piel sana y joven

El mejor lifting antiedad te lo puedes hacer tú misma. Aprende a hacer masajes faciales con este paso a paso

WOMAN.ES

El masaje facial es la forma más natural de tonificar y esculpir los tejidos musculares de la cara y el cuello. Además, ayuda con el tono muscular y a mantener la piel con un aspecto juvenil, en otras palabras realizarse un buen masaje facial es básicamente como hacer un "lifting facial natural".

Es una manera rápida, sencilla y barata para mantener una piel más vibrante y saludable y un brillo natural. Los masajes además mejorarán la circulación y flujo sanguíneo, lo que lleva más oxígeno al rostro y reparará el tejido de la piel, así como aportará más hidratación. Todo esto ayuda a la producción de colágeno y elasticidad de la piel, y además ayuda a desintoxicar la piel. Recordemos que el colágeno es un antiedad natural. Y también, no podemos negar que disfrutar de un masaje facial es una excelente manera de mimarse con un poco más, sobre todo en estos días en los que necesitamos momentos para sacarnos el estrés de encima.

- La receta casera de Kim Kardashian para que te crezca más el pelo

- Este es el mejor momento para que te animes a probar el desodorante sólido de piedra de alumbre

Y cuando se trata de tratamientos de belleza, no hay nadie mejor que Kourtney Kardashian. La verdad es que si hay alguien que se cuida tanto por dentro como por fuera es ella. Así que hemos copiado su rutina de belleza para que puedas practicarla en la comodidad de tu casa, "Para obtener mejores resultados siempre dedico mi ritual a un propósito (relajar, limpiar la piel, curar). También bebo mucha agua, especialmente cuando me voy a practicar un masaje de drenaje linfático". 

Paso 1: limpia

Comienza limpiando tu piel. Lava tu cara y el cuello con productos suaves e hidratantes. Haz un masaje con movimientos circulares para despertar los músculos de la cara y el cuello. Usa agua tibia y luego seca tu piel suavemente con una toalla dándote pequeños golpecitos.

Paso 2: hidrata 

Es momento de aplicar su suero o humectante. Con el masaje tu piel absorberá el sérum y dejará tu piel aún m´sa suave y brillante.

Paso 3: Masaje de cuello

Comience masajeando y estimulando su área linfática, es la que se ubica abajo de las orejas y a lo largo del cuello. Muchas toxinas drenan de la cara a los ganglios linfáticos. Masajear esta área te  ayudará a liberar las toxinas y evitará que se acumulen en tu cara. Usa las yemas de los dedos para estimular los ganglios linfáticos en el cuello, masajea en círculos justo debajo de las orejas.

¿Quieres una piel radiante? Con estos masajes antiedad podrás mantener una piel sana y joven. | D.R / POOSH

Luego haciendo círculos grandes deslizan tus dedos y las manos desde la oreja hacia el costado del cuello. Luego presiona suavemente, bombeando hacia arriba justo por encima de la clavícula. Luego, usa los pulgares para por debajo de la barbilla.

Recuerda hacer círculos en dirección ascendente desde la garganta hasta el mentón y luego hacia los oídos. Luego, haz un masaje al cuello hasta llegar a los hombros.

¿Quieres una piel radiante? Con estos masajes antiedad podrás mantener una piel sana y joven. | D.R / POOSH

Paso 4: mentón y cara

Comienza desde el medio de la barbilla y vas subiendo poco a poco. Usando las yemas de tus dedos, y haciendo pequeños círculos ve moviendo tus dedos hacia los oídos. Masajea la mandíbula, más allá de las comisuras de la boca, al lado de las fosas nasales y sobre los pómulos. Luego, en el área de las mejillas tira hacia arriba para levantar el músculo. Sigue subiendo hasta llegar a la frente, recuerda que los movimientos son círculares y hacia arriba siempre.

¿Quieres una piel radiante? Con estos masajes antiedad podrás mantener una piel sana y joven. | D.R/POOSH

Paso 5: boca

Por último, con tus dedos índices y pulgares y agarra tus labios. Estirar y encógelos lentamente. Repite el movimiento unas 10 veces.

 

Relacionados