Devuelve a tu piel la luminosidad que necesita. | Imaxtree

Si llevas una completa rutina de ejercicios para tu cuerpo, ¿por qué te olvidas de tu rostro? Esto es todo lo que la gimnasia facial puede hacer por ti

Si sigues una rutina de ejercicios para cuidar tu cuerpo, ¿por qué no haces lo mismo con tu rostro? 

María Aguirre | Woman.es

Siempre andamos en busca de la mejor fórmula para dar con el conocido como "efecto buena cara". Sérums milagrososcremas hidratantes, ampollas flash, mascarillas, maquillajes invisibles... podríamos decir que lo hemos probado todo. Pero, ¿y si nos estuviéramos olvidando de algo fundamental? 

Está muy bien recurrir a los diferentes productos que hay en el mercado, pero de nada sirve si no trabajamos nuestra piel como merece. La manera más eficaz de devolver a nuestro rostro la luminosidad perdida es a base de mantener los músculos firmes y elásticos, algo que se consigue a base de ejercicio. Sí, has oído bien, tu cara necesita su sesión de entrenamiento igual que el resto de tu cuerpo. 

Según explica Marta García, directora del prestigioso centro Marta García Esteticistas ubicado en Oviedo, "una rutina de gimnasia facial, bien practicada y con constancia, permite mantener los músculos del rostro firmes y elásticos. Corrige también la flacidez y activa la circulación, lo que aumenta la oxigenación del tejido y con ello los beneficios de los cosméticos y la firmeza, además de relajar tensiones".

Establece una rutina

Para descargar las tensiones acumuladas del día, aprovecha el momento en el que te desmaquillas y limpias la piel para dejarla más receptiva a cualquier tratamiento, y dedícate unos minutos solo para ti. La noche es el mejor momento para practicar esta rutina de ejercicios que necesitas hacer frente a un espejo y con calma para tomar consciencia de cada movimiento. Solo así podrán verse los resultados esperados. 

Es necesario por tanto que no te olvides de ninguna parte del rostro. Empieza por ejemplo con la parte superior y ve bajando para trabajar el resto de zonas dejando al menos cinco segundos de relax entre un ejercicio y otro. Un buen comienzo es apoyar las yemas de los dedos sobre las cejas y moverlas de arriba a abajo unas veinte veces con el fin de estimular la parte de las arrugas de la frente y las patas de gallo. 

Para tratar las ojeras y las bolsas, por ejemplo, Marta García propone algo tan sencillo como intentar cerrar los ojos con el párpado inferior sin mover el superior y sin fruncir el entrecejo. Sube y baja el párpado de abajo 15 veces, lentamente. La última vez que lo subes, cuenta hasta 15 con el párpado subido y después déjalo totalmente relajado. Otra forma es apoyar los dedos en las sienes y cerrar con fuerza los párpados durante 10 segundos, y repetir cinco veces hacia la derecha y cinco hacia la izquierda.

Mover los músculos de tu rostro te ayudará a mantener tu piel luminosa. | Imaxtree

Fortalecer las mejillas es otro de los objetivos para que nuestra piel gane elasticidad. Para ello, la especialista recomienda un ejercicio que consiste en inspirar e hinchar los carrillos al máximo, relajar y repetir diez veces más. Torcer los labios a la derecha de forma que tiren del pómulo izquierdo y realizar la misma operación hacia la izquierda, de forma que tire bien del pómulo derecho. Poner los carrillos y los labios en posición de soplar, hacer fuerza con los labios sin mover de lugar, manteniendo la presión al menos 10 segundos. Abrir la boca al máximo como si fuéramos a gritar la letra A, forzando todos los músculos que rodean los labios. Apretar los dientes y hacer al mismo tiempo muecas con los labios hacia arriba, hacia los lados y hacia fuera. 

Prueba también a cerrar la boca y mover 10 veces la lengua, llevándola de derecha a izquierda y viceversa porque esto funciona para tonificar toda la parte de los carrillos; y levantar la barbilla y colocar la mano debajo de los músculos de la mandíbula, estirar hacia delante y hacia arriba. Abre la boca al máximo y mueve la mandíbula inferior hacia dentro y hacia fuera alternativamente, sin disimular la tensión. Otro truco que ayuda mucho para eliminar doble mentón es realizar la masticación en forma muy exagerada. De este modo trabajarás también la zona del mentón y el cuello, para la que funciona el hecho de pronunciar varias veces la letra X de forma exagerada una vez te hayas aplicado tus tratamientos.  

Por último, no te olvides de los labios y esas arruguitas que aparecen en la parte superior. El mejor ejercicio para hacerlas desaparecer es pronunciar 10 veces y en voz alta las vocales A,E,I,O,U estirando la boca al máximo.

Relacionados