El consumo de azúcar y sal tiene efectos negativos en nuestra piel. | UNSPLASH

Alucinadas estamos con los efectos negativos que el azúcar y la sal tienen en nuestra piel, según explican los especialistas

Parece que no solo comprometen nuestra línea... 

SANDRA GONZÁLEZ | WOMAN.ES

La sal y el azúcar son dos condimentos muy habituales en cualquier dieta, sin embargo de sobra sabemos que no es nada recomendable abusar de ellos.

Más allá de cómo pueden afectar a nuestra línea, debes saber que ambos condimentos también tienen efectos negativos para la piel, y nos hemos quedado realmente alucinadas cuando los hemos conocido. 

- Esta es la rutina de belleza definitiva para recuperar la piel de tu rostro después del verano

- Los seis productos de belleza en los que confían ciegamente las francesas

La doctora Paula Rosso, especialista en nutrición del Centro Médico Lajo Plaza de Madrid, explica todo lo que hay que saber antes de abusar del azúcar y la sal en nuestra alimentación y detalla cómo afecta al estado de nuestro cutis. 

El azúcar, el peor aliado para nuestra piel

Esta sustancia tan habitual en cualquier dieta resulta muy dañina para nuestra piel pero, ¿cuáles son exactamente sus efectos?

- Acné

El azúcar, sin duda, afecta de forma directa a la aparición de acné. Seguro que ya lo has escuchado en más de una ocasión y no, no es ninguna leyenda urbana, sino que es totalmente cierto.

Si quieres evitar que tu rostro se llene de granitos no deseados, debes despedirte de forma definitiva del azúcar, pues "favorece la inflamación de la piel y puede provocar en algunas personas (y a cualquier edad) brotes de acné", explica la especialista. 

- Envejecimiento prematuro

Por su parte, está totalmente comprobado que uno de los efectos a largo plazo del consumo de azúcar es que acelera el envejecimiento prematuro, algo que puede empezar a padecerse a partir de los 25 años de edad si no lo controlamos. Para ello, como siempre, lo ideal es seguir una buena rutina de belleza basada en productos especializados para el cuidado de la piel, como cremas hidratantes antienvejecimiento, ácido hialurónico o sérums con alta concentración de principios activos. 

- Flacidez

¿Por qué ocurre esto? Hay una explicación... "El azúcar se adhiere a las proteínas de la sangre, formando nuevas moléculas, llamadas produtos finales de glicación avanzada (GAFs), que dañan el colágeno y la elastina, contribuyendo a la flacidez y formación de arrugas", explica la doctora. 

¡Ojo! Muchas veces, como sustitutos del azúcar optamos por edulcorantes, sin embargo también debemos tener cuidado con su consumo. Aunque sus efectos sobre la piel están menos probado, también se sabe que son productos totalmente artificiales, pero también pueden provocar ciertas erupciones

Lo mismo ocurre con los azúcares añadidos, presentes principalmente en refrescos, salsas, 'snacks' o bollería, entre otros. Según cuenta la nutricionista, "no deberían representar nunca más del 5% de nuestras calorías". Es cierto que la industria alimentaria no lo pone nada fácil y, a veces, no ofrece el etiquetado correcto para que podamos contar con toda la información necesaria de un producto y, así, decidir si queremos consumirlo o no. Y es que "sus efectos negativos sobre la piel son los mismos que los del azúcar convencional", afirma. 

El corrector de ojeras más vendido de Amazon. | mapodile / ISTOCK

La sal, responsable de las ojeras

Como buena 'beauty lover' sabrás que cuidar el contorno de ojos es fundamental para lucir una mirada viva y presumir de buena cara, ¿verdad? Para ello, dentro de nuestras rutinas de belleza nunca falta el paso de aplicar productos que cuiden la piel de alrededor de nuestros ojos, que ya sabemos que es mucho más fina que la del resto del rostro y, por este motivo, requiere de cuidados especiales. 

Según explica la nutricionista Paula Rosso, la sal provoca una mayor aparición de ojeras porque la piel de esta zona se vuelve más seca y con las arrugas más marcadas que, incluso, puede derivar en bolsas provocadas por el edema (o hinchazón provocado por la acumulación de líquidos). 

Y es que, tal y como afirma la especialista, "5 gramos al día debería ser el límite. Cuando se consume más de esta cantidad, nuestro cuerpo va almacenando el sobrante en órganos y tejidos en una proporción de 20 partes de agua por una de sal. Esto es lo que causa retención de líquidos en el cuerpo y lo que conocemos como edemas". 

Por tanto, controlar el consumo de sal y de azúcar es clave para conseguir una piel más luminosa, hidratada, radiante y tersa. ¡Nosotras no lo dudamos!

Relacionados