Nuria Roca con vestido estampado y botines negros. | Instagram @nuriarocagranell

Nuria Roca sabe que no hay nada en otoño como llevar un vestido midi y botines

Es el recurso perfecto para esos días en los que buscas comodidad y algo especial. 

Woman.es

Nuria Roca sabe cómo darle su toque personal a las combinaciones más atemporales, y si en otoño hay una a la que podamos etiquetar así es a la mezcla que conforman los botines y el vestido midi. Lo habitual es que estos últimos sean de punto o en cualquier otro tejido grueso, que ayude a combatir el frío, y no tanto vestidos de tipo camisero, más propios de la primavera.

Pero la valenciana no está dispuesta a encasillar a su armario en una temporada concreta. Ella es la reina de los colores vivos incluso cuando llegan las semanas más frías, y que no renuncie a ello es una alegría para todas las que disfrutamos con sus looks, como también lo es que apueste por salirse de la norma. No olvidaremos nunca su espectacular look para la boda de Pilar Rubio y Sergio Ramos que arrasó en las Redes Sociales. 

Justo lo que ha hecho en el último look que ha compartido en Instagram, donde lleva precisamente un vestido camisero con estampado vegetal como los que inundan las calles en abril y mayo. Ella lo lleva a finales de noviembre, y hace muy bien. Así es como se da forma a un estilo propio e intransferible.

El truco de estilo que nos da la presentadora en este outfit en el que combina el mencionado vestido amarillo con unos botines chelsea con suela tipo track, muy similares a un par que llevó recientemente Sara Carbonero con unos vaqueros de Zara, es introducir una capa interior al look por debajo de la pieza floral de la colección otoño invierno de la firma Magnolya.

En este caso, Nuria Roca ha optado por lo que parece una camiseta negra, de la que queda al descubierta su parte superior porque el llevar una prenda de cuello cerrado le permite lucir el vestido más desabotonado de lo normal.

Esto, a su vez, le aporta un toque si cabe más relajado a un look de fin de semana perfecto. Solo hace falta añadirle para que sea de diez un buen abrigo a mano para cuando el sol deje de calentar porque caiga la noche y, ¡voilá! Lista para hacer frente al frío con la mejor de las combinaciones.