D.R.

Del reciclaje de la abuela al prestigioso Upcycling (Feliz día mundial del reciclaje)

Cada año se consumen en el mundo cerca de 70 millones de toneladas de ropa. Sólo en España se generan cerca de 800.000 toneladas de residuos textiles anuales, según la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil.

Karelia Vázquez

Es una verdad establecida que una palabra eleva su estatus cuando se pone de moda en su versión anglosajona. Ha pasado con el reciclaje y su renovada denominación upcycling, algo así como suprarreciclaje, que busca una segunda vida para los objetos pero dándole un valor añadido, por ejemplo, con el diseño. Esta práctica constituye la principal tendencia de la moda en 2021 y, junto a la circularidad son las tablas de salvación de la industria textil, una de las más contaminantes del mundo. Se le responsabiliza del 10% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Cada año se consumen en el mundo cerca de 70 millones de toneladas de ropa. Sólo en España se generan cerca de 800.000 toneladas de residuos textiles anuales, según la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil.

La buena noticia es que ya nadie permanece indiferente a esos números. Ni las marcas ni los consumidores que cada vez parecen más dispuestos a pagar un poco más por una prenda, siempre que se reduzca su impacto sobre el medio ambiente, y siempre que la prenda no guarde desagradables secretos, es decir que sus orígenes y su modo de producción puedan ser “trazables”. Otra palabra de moda.

En los últimos tres meses, las búsquedas de las palabras ‘moda reciclada’ han aumentado un 42 %, según datos de Lyst y de Google.

Cada vez hay más marcas que emprenden el camino de la economía circular. Una estrategia que tiene un impacto sobre los consumidores pero también sobre las PYMES. Elena Ruiz responsable del Grupo de Acción en Economía Circular de Forética lo llama “el efecto tractor de las grandes empresas”. En su opinión mientrás más ambiciosas sean las grandes con más fuerza arrastrarán a las pequeñas a las practicas de sostenibilidad.Estas son algunas marcas que ya han iniciado el camino de reducir su huella de carbono en el planeta.

Estas son algunas marcas que ya han iniciado el camino de reducir su huella de carbono en el planeta.

Nike

Es una de las marcas que más en serio se ha tomado la reducción de su huella de carbono, con su programa Nike Refurbished, que consiste en reparar las sneakers que se han devuelto antes de los 60 días, reciclarlas con materiales sobrantes de la fabricación (la goma de la suela exterior, la espuma de media suela el tejido de la parte superior) y devolverlas a los escaparates. Si las zapatillas han quedado perfectas para la reventa se etiquetarán en una de estas tres categorías: ‘Like new’ (como nuevas), Gently worn (levemente desgastadas) , o Cosmetically Flawed (Con algún defecto cosmético). Su objetivo es que cada vez menos zapatillas vayas a parar a los vertederos. Y el cliente agradece la honestidad. Nadie le quiere pasar gato por liebre. Las zapatillas recicladas están cubiertas por 60 días de garantía. Juego limpio. Se espera que a lo largo de 2021, este plan, que ha comenzado a probarse en quince tiendas de Estados Unidos, se extienda a la mayoría de los puntos de venta de la firma deportiva.

Camper

La marca mallorquina también ha entrado de lleno en el universo upcycling con doce modelos con cordones en diferentes colores y acabados, llamados ReCrafted, y que han salido de las manos de los artesanos de su taller en la isla. Zapatos usados, devueltos o con taras han servido para diseñar una nueva línea totalmente rediseñada que alarga la vida de los materiales y los reafirma en un modelo de economía circular. Camper ha puesto en marcha el programa Second Life para estimular la recuperación de antiguos modelo usados, bonifican con diez euros el que devuelva a la tienda sus Campers usados. Marine Serre La diseñadora parisina es una de las primeas upcyclers de la Alta Costura. Sus piezas recicladas suponen el 50% de su negocio. En un esfuerzo de honestidad publicó en abril de 2020 una colección de vídeos del proceso que pasan sus prendas antes de ser consideradas sostenibles. Por ejemplo una caja de toallas blancas de Jacquard termina convertida en una colección de pantalones cortos de baloncesto, un jersey y un traje estilo Chanel. Los fashion film de Serre tienen además una segunda lectura. Solo las manos expertas de un diseñador talentoso pueden hacer del upcycling un arte.

Louis Vuitton

Virgil Abloh, director artístico Louis Vuitton confirmó que lo del upcycling iba en serio en su colección Primavera –verano 2021. En un manifiesto de 63 páginas escribió la intención de sus diseños: “desprogramar nuestras mentes de las imágenes de obsolescencia que conducen a la sobrecarga, la sobreproducción y el desperdicio”. En aquella colección 30 looks estaban construidos con material nuevo, 25 con materiales reciclados de materiales anteriores que rodaban por el atelier y otros 25 eran looks repetidos de la colección anterior.

Lancôme

La marca del grupo L’Oréal, ha anunciado su compromiso global 'Caring Together for a Happier Tomorrow' para conseguir ser una casa sostenible. Con este objetivo ha iniciado la transformación de todos sus packagings, y en 2020 los envases de cristal suponen un 10% de su volumen total. Para 2030 quieren que todo su plástico sea reciclado o de origen biológico. Además, quieren expandir el refill (relleno) a sus nuevos lanzamientos, una estrategia que iniciaron en 2018 con las fragancia Idôle o Absolue, y que según sus cuentas han evitado ya el desperdicio de 250 toneladas de cristal, el equivalente a dos pirámides de El Louvre.

Zara Beauty

Una colección de maquillaje sin género, sin raza, sin edad … y claro con refill. Casi todos sus productos son rellenables. Las barras de labios, la sombras de ojos , los polvos bronceadores … Todo tiene recambio. Cada producto, asegura Inditex, está elaborado con formulas limpias y envases recargables. La dirección creativa ha estado a cargo de la maquilladora Diane Kendal, artífice de míticos looks de las pasarelas de Nueva York, Milán o París. Y esto es lo que dice de Zara Beauty: “Haber podido desarrollar una línea tan extensa de colorido que aporta un gran componente de diversión, a la vez que mantiene el respeto por los ingredientes de la más alta calidad, es algo increíble que no había existido nunca antes”.

Oysho

La marca lencera de Inditex lanzó en 2018 su colección sostenible Join LIfe. Desde entonces no ha hecho más que ir cada vez más lejos en su apuesta por la sostenibilidad. El packaging está hecho de materiales reciclados, papel de bosques sostenibles o con un 25% de papel reciclado. Para las prendas de algodón se usa tanto algodón orgánico como Better Cotton (BCI), REFIBRA™ Lyocell, Tencel, Poliamida reciclada o el certificado RDS. Además en la Web podrás consultar el código de conducta de fabricantes y proveedores, y la firma intenta trabajar con fábricas de proximidad como España, Portugal, Marruecos o Turquía.