Sarah Hyland, de ‘Modern Family’, celebra el día de su no boda. | D.R

Si no has podido celebrar tu boda por el coronavirus, haz como Sarah Hyland y disfruta de tu no boda

Sarah Hyland, actriz de 'Modern Family', y Wells Adams se vieron obligados a posponer la fecha de su boda como tantas otras parejas debido al coronavirus, así que la pareja ha decidido "celebrar" su no boda de una manera muy divertida y positiva.

Woman.es

Una de las tantas consecuencias que ha dejado el coronavirus fue ver como las bodas de este año se caían una detrás de otra. Nuestros vestidos  tendrán que esperar al otro año para hacernos ver como la invitada perfecta. Entre las grandes bodas que han tenido que poner pausa está la de Katy Perry y Orlando Bloom, JLo y Alex Rodríguez, Emma Stone y Dave McCary, y la de Sarah Hyland, conocida por su papel como Haley en Mordern Family, y su prometido, el actor Wells Adams. 

Jennifer Lopez quiere que sepas que si pospusiste tu boda, ella te entiende

Emma Stone ha tenido que cancelar su boda por el coronavirus

Esta última pareja iba casarse a lo grande este fin de semana, pero no han podido pasar por el altar, así que en vez de deprimirse han organizado una íntima celebración como recordatorio de que ese día iban a darse el 'sí, quiero'. "Una pareja, una pandemia y una boda aplazada: Una serie. Se suponía que nos casaríamos hoy. En lugar de eso... tomamos fotos y bebimos vino. Te quiero hasta Plutón y vuelta", escribió la actriz en el pie que acompaña a una serie de divertidas imágenes de la pareja. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Sarah Hyland (@sarahhyland) el

"Se suponía que nos casaríamos hoy. No lo hicimos. Pero todavía puedo agarrar un trasero. Así que, ya sabes, todo está bien", escribió Wells.

Los dos se comprometieron el pasado julio en las Islas Fiji, en una romántica pedida de mano, tras dos años de relación. A pesar de no haber podido realizar la fiesta que tenían planeada, la pareja lo ha tomado con gracia y este sábado, tanto Hyland como Adams se vistieron de blanco y fingieron intercambiar votos matrimoniales en un viñedo para recordar el que iba a ser el día de su boda.