Doug Peters / GTRES

Nueve habitaciones y DIECISÉIS cuartos de baño: la nueva mansión de Meghan Markle y el príncipe Harry

Fantasía.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Está claro que el príncipe Harry y Meghan Markle se están intentando aclimatar a su nueva vida lo más rápido posible. Tras anunciar hace ya varios meses que daban un paso atrás como miembros senior de la casa real británica, la pareja se centró en encontrar un país y una ciudad en la que comenzar un nuevo camino en el que pudiesen disfrutar de un mayor anonimato. Algo que el príncipe Harry siempre ha querido para su mujer y su hijo, Archie, ya que nunca ha querido que su familia viva el acoso que sufrió su madre, Lady Di.

- ¿En qué emplean su tiempo Meghan Markle y Harry de Inglaterra en plena pandemia por el coronavirus ahora que no tiene ninguna función como royals?

- Ya sabemos quiénes son los padrinos de Archie.

- Cuatro habitaciones y DOCE cuartos de baños: así era la mansión de Jennifer Aniston y Brad Pitt en Beverly Hills.

Así pues, y tras llegar a un acuerdo con la reina Isabel II, el príncipe Harry y Meghan Markle pusieron rumbo a Canadá, país que había sido durante muchos años casa de la duquesa de Sussex (ya que la serie 'Suits' se rodaba allí). Allí estuvieron un par de meses, pero cuando la crisis por coronavirus comenzó, la pareja decidió mudarse de nuevo. ¿A dónde? A Los Ángeles, ciudad en la que nació Meghan Markle y donde reside actualmente su madre, Doria. 

Instalados en una mansión (no se supo muy bien si en Malibú o en Beverly Hills), la pareja pasó la cuarentena con su hijo y con un equipo de seguridad que veló por la intimidad de los duques de Sussex y Archie. Sin embargo, ahora ambos han decidido que prefieren vivir un poco más alejados de las colinas de Hollywood y por eso se han desplazado hasta Santa Bárbara. 

Efectivamente. Según ha confirmado uno de sus portavoces, Meghan Markle y el príncipe Harry se habrían mudado a una casa en un lujoso barrio de Santa Bárbara (a 140 km de Los Ángeles) que les habría costado alrededor de unos 14 millones de dólares. "Se han instalado en la tranquila privacidad de su comunidad desde su llegada y esperan que esto sea respetado por sus vecinos". De hecho, parece que piensan quedarse allí bastante tiempo porque habrían comprado la casa y no sería de alquiler como las demás.

Y cuidado porque la casa es una auténtica maravilla como puede apreciarse en las imágenes que la cuenta de Twitter, @RoyalHomeStyle ha compartido con sus seguidores.

La mansión cuenta con nueve habitaciones, dieciséis baños, lasa de yoga, gimnasio, sala de cine, de videojuegos y una bodega. Casi nada. Vaya, que supera los nueve baños que tenía la mansión en la que vivían Jennifer Aniston y Brad Pitt cuando eran pareja.

Relacionados