Enrique de Inglaterra y Meghan Markle cortan relaciones con cuatro tabloides en una dura carta. | GTRES

Meghan Markle y el príncipe Harry contra los paparazzis

Los Sussex aseguran que los fotógrafos vuelan drones sobre su casa e invaden su privacidad. 

woman.es

Harry y su esposa, Meghan Markle, decidieron abandonar la familia real británica para tener más privacidad e intimidad, un objetivo casi imposible para los miembros de la monarquía británica. Por eso decidieron marcharse primero a Canadá y después a California, para intentar tener una vida más tranquila fuera del foco de los tabloides y que su pequeño Archie no creciera bajo el continuo acoso de los paparazzis, pero parece que los duques de Sussex  no han conseguido su objetivo.

Meghan Markle, con melena larguísima, levanta pasiones con un discurso sobre igualdad

Rumores de embarazo para Meghan Markle (la pista está en el vestido)

La familia sigue sufriendo frecuentes persecuciones por parte de los fotógrafos, que les han seguido desde Londres a Canadá y de ahí a Beverly Hills, donde ahora viven. El matrimonio se ha cansado y ha decidido interponer una demanda contra uno de estos paparazis por “traspasar las líneas rojas”.

¿Qué sera de Meghan y Harry ahora que dejen su título de Alteza Real? | GETTY IMAGES

Según publica la agencia de noticias Reuters, el jueves pasado la pareja presentó la queja en la Corte Superior de Justicia del estado de California. En esta demanda aseguran que han sufrido “serias intrusiones” en la privacidad tanto de ambos como de su hijo Archie, de 14 meses, y afirman que esta demanda es una medida para protegerles de la constante persecución que viven por parte de los tabloides, que siempre están buscando cualquier resquicio de su vida para publicarlo.

Tanto que en este caso el matrimonio ha tenido que enfrentarse a drones y helicópteros que han sobrevolado su propiedad para retratarles. La demanda de los duques culpa a un fotógrafo desconocido, sin nombre concreto, puesto que los duques desconocen quién ha sido el autor de las fotos. Por eso, con esa petición se permite a la pareja perseguir a cualquiera que venda las imágenes.

Trump asegura que EEUU no pagará la seguridad de Enrique y Meghan en el país. | Gtres

“El duque y la duquesa de Sussex interponen esta demanda para proteger el derecho a la privacidad de su hijo en su propia casa sin intrusiones de fotógrafos, y para descubrir y frenar a aquellos que buscan sacar un beneficio de esas acciones ilegales”, ha dicho el abogado de los duques en un comunicado. Según explica, no buscan “un tratamiento especial”, sino simplemente que se respete su privacidad y su derecho a estar tranquilos en su casa, algo que garantizan las leyes de California.

En la demanda, que han filtrado medios como Page Six, hay acusaciones claras contra los tabloides británicos. “Durante las seis primeras semanas los demandantes vivieron de forma tranquila en la aislada ciudad de North Saanich, Canadá, sin ser molestados por la comunidad. Pero entonces el Daily Mail decidió publicar su localización exacta, lo que se tradujo en 40 paparazis y medios instalándose en esa tranquila comunidad venidos desde cientos de kilómetros. El acoso y la intimidación resultantes crearon molestias e incomodidad tanto para la familia como para la comunidad local”.

Según la parte de la demanda filtrada por ET Canada, los duques recuerdan que: “Todo individuo y familia en California tiene por ley derecho a la privacidad en su hogar. Ni drones, ni helicópteros ni teleobjetivos pueden quebrantarlo”. Al parecer, los duques han instalado vallas en la mansión en la que viven para protegerse de los fotógrafos (aunque algunos las han cortado), pero les es imposible protegerse de los drones, que les sobrevuelan desde las 5.30 de la mañana hasta las siete de la tarde.

Enrique de Inglaterra y Meghan Markle cortan relaciones con cuatro tabloides en una dura carta, en la imagen The Daily Mail | GTRES

Los duques, según han dado a conocer algunos medios británicos, también se quejan porque los fotógrafos intentan vender esas fotos como si hubieran sido tomadas en público en Malibú, pero ellos aseguran que no han estado ni en esa zona ni en ninguna otra zona pública con su hijo desde que se mudaron a Los Ángeles. Además, afirman que han hecho “todo lo posible por permanecer fuera del foco mediático”, excepto en lo relativo a su trabajo, que sí entienden que es de interés público.

Esta no es la primera queja de los Sussex para proteger su intimidad. El pasado octubre, la duquesa denunció a los tabloides por la persecución a la que la estaban sometiendo y por publicar la correspondencia que se intercambió con su padre.

 

Relacionados