Chenoa con top de lentejuelas. | Gtres

El doble mensaje por San Valentín de la Chenoa más romántica: "El amor nunca sobra"

La artista ha compartido una imagen en redes con su pareja, Miguel Sánchez Encinas.

Woman.es

El mundo se divide cada San Valentín entre los que lo celebran por todo lo alto, a la manera clásica, como Paula Echevarría y Miguel Torres, y aquellos que no terminan de ver por qué tienen que festejar el amor solamente un día al año.

Como ya está el mundo un poco saturado de debates polarizados, nosotras nos pasamos por aquí para reivindicar la postura intermedia, esa en la que unos y otros se encuentren y reconcilien porque de eso va el amor, de acercarnos, ¿no?

Y lo hacemos de la mano de Chenoa, que ha publicado el doble mensaje más romántico y más acertado del presente San Valentín: "365 días del año. Amor para todos"

Este ha sido solo el aperitivo de lo que ha compartido inmediatamente después la cantante, una foto en la que aparece besándose y abrazada con su pareja, Miguel Sánchez Encinas, que todavía no es su marido porque la pandemia ha alterado sus planes de boda, que ya tendría que haber tenido lugar en circunstancias normales. 

Junto a la imagen, que habla por sí sola, la artista ha escrito una breve leyenda pero tan potente como su música. "El amor nunca sobra". Pocas definiciones mejores y más concisas que esta para definir al amor.

En realidad, las palabras de Chenoa son pura naturalidad y honestidad, como es ella en todo lo que hace. Así lo han podido constatar todas aquellas personas que la sigan en Instagram desde que el coronavirus nos cambió a todos la forma de vivir. Una ventanita al mundo desde el que nos ha sacado decenas de sonrisas con sus publicaciones llenas de buen humor y empatía. 

Siempre es bonito que a una pareja le vaya bien, y es motivo de alegría desde la distancia que una celebritie viva una historia de amor como la suya, pero en el caso de Chenoa, la alegría es todavía mayor porque es de esas famosas que además de caernos genial reivindica el amor dando en el clavo, con pocas palabras, pero llenas de sentido. ¡Larga vida al amor!