La manicura arcoíris es la apuesta más segura de este verano. | Instagram (@nailpolishsociety)

Baby boomer de colores y otras manicuras atrevidas para vestir tus uñas de verano

El diseño estrella de los últimos meses cambia los nudes y rosas por tonos llenos de vitalidad. Inspírate para copiar esa y otras tendencias que arrasarán en tus manos esta temporada. 

Cristina Martín Frutos

Las uñas no son ajenas al cambio de estación. Del mismo modo que tu armario se llena de faldas, vestidos y tops, a tus manos les toca, por ejemplo, pasar de los granates a los tonos neón. Porque las manicuras que van a arrasar este verano tienen un factor común: el colorido. Es decir, los diseños estrella se mantienen. Seguiremos viendo uñas babyboomer y de bailarina; manicuras francesas; nail arts, y el efecto arcoíris, donde cada uña se pinta de un tono, pero la discreción pasará a un segundo plano. 

- Un tablero de ajedrez en tus uñas: el diseño de inspiración televisiva más copiado

- Manicura japonesa: qué es y por qué es la tendencia más buscada en uñas

Por tanto, si estás renovando tu cajón de los esmaltes de uñas ten en cuenta que necesitarás al menos un par de colores atrevidos. Los neones y los pasteles muy saturados se sitúan en el podium de las tendencias de manicuras, haciendo que nos olvidemos del omnipresente coral o los azules navy, que, hasta ahora, volvían verano tras verano. Amarillos, rosas y azules empolvados, verde flúor... Está claro que las uñas reclaman su sitio más que nunca y se convertirán en la guinda de tus looks veraniegos. 

Uñas babyboomer en versión veraniega. "Este diseño, considerado una variación de la manicura francesa, sigue siendo uno de los más demandados en nuestros salones", confirma Sofía Khasanova, cofundadora de Siberia Salon. ¿En qué consiste? En su versión original "se une un tono nude o rosa con el blanco, realizando un degradado, difuminando la transición", explica la experta. Sin embargo, Jennifer Silverio, manicurista de Orly, defiende que este verano pisará con fuerza la alternativa colorida. Atrévete con el amarillo, el azul o el rosa y los tonos neón. Eso sí, ten en cuenta que para mantener la esencia de la técnica babyboomer debe emplearse el mismo color o la misma gama en dos intensidades. “La forma más fácil de conseguir esta manicura en casa es usando una pequeña esponja de maquillaje en la que extendamos los dos tonos que queramos “estampar” en nuestras uñas. Tras preparar y pintar toda la base de nuestra uña del color deseado y cuando esté bien seco, aplicamos sobre la esponja un poco humedecida los dos tonos de esmaltes, tanto el color de la base como el nuevo con el que crearemos el efecto degradado, incidiendo bien en la parte donde ambas tonalidades se unen", detalla Lidia Gómez, asesora de belleza de Dyp Cosmethic España. Silverio nos da un tip extra: "Pon los colores en la esponja un poco montados, para que las líneas no queden tan definidas y quede más degradado.". En su opinión, esta técnica queda bien con cualquier largo y forma de uñas, aunque, si se tienen cortas "utiliza solo dos colores para el degradado para que no se vea demasiado cargada".  

Diseño bicolor. Si unimos en la misma ecuación tonos pastel (siempre muy saturados) y bicolor el resultado será una de las manicuras estrellas de la próxima temporada. "El arcoíris bicolor consiste en llevar las uñas de dos colores y, además, cada una distinta de la otra", señala Jennifer Silverio, manicurista de Orly. Para realizar la separación entre un tono y otro, Silverio recomienda hacerlo con una línea horizontal, vertical o diagonal.  Siempre que sea una línea recta podemos ayudarnos con un celo a modo de plantilla. Las más mañosas, y que confíen en su pulso, pueden probar con la versión curva, como en la imagen.   "También se pueden alternar acabados mates y brillantes", añade Silverio.

Manicura francesa renovada. Tras años desterrada al olvido en favor de los colores y los diseños más atrevidos, la manicura francesa regresó hace un par de temporadas con mucha fuerza. Sin embargo, y aunque sabemos que el estilo clásico nunca pasa de moda, este verano llega con un aspecto muy renovado. "Están arrasando las que se realizan con colores muy vivos en las puntas contrastado con un rosa nude en la base", cuenta Karen Miller, brand manager de California Dreaming. La renovación no queda ahí: también podemos jugar con la forma de la tradicional media luna y hacerla en pico, asimétrica o doble. Para no salirte puedes comprar alguna plantilla que venden las marcas especializadas o recurrir de nuevo a la cinta adhesiva. El celo, una tirita o incluso una pegatina cortada con la forma que quieres también funcionan. 

Nail art nostálgico. Es probable que tú también seas de las que juraste que nunca te harías un "dibujito" en las uñas... Pues bien, eso es cosa del pasado. El nail art vino para quedarse y existen tantas opciones como gustos: desde la técnica holográfica de la manicura Aurora hasta los diseños más minimalistas, perfectos para uñas cortas. ¿Y este verano qué toca? Echar la vista atrás y recuperar iconos tan noventeros como el Smiley. Lo bueno, además de su sencillez, es que dibujarlo es realmente fácil. Además, apúntate este truco que una vez compartió con nosotras la manicurista Lucero Hurtado: Coge un pincel de un esmalte antiguo y quita algunos pelitos a la brocha con unas pinzas, así crearás tu propio pincel casero. 

Arcoíris estival. La opción más sencilla y segura para triunfar este verano consiste en pintarse cada uña de un color. Y aquí no existen límites, más allá que los que ponga tu imaginación y tus gustos en cuestión de combinaciones. Puedes probar con diversas intensidades de un mismo tono; jugar con pasteles; con tonos neón; animarte con rosa y rojo... En fin, tú decides. Lo bueno de esta manicura es que podrás utilizar esos botes de laca de uñas que nunca te atreviste. Y, por supuesto, ¡que no te aburrirás de hacer pruebas!

El nuevo nude. Si, pese a todas la propuestas te resistes al color, sentimos decirte que el nude ya no será tu aliado. Los tonos terracotta, melocotón o cuero, es decir, prácticamente cualquier variación de la gama de marrones, sustituyen al clásico "tono natural".  Además de elegante y original, queda perfecto cuando la piel ya está ligeramente bronceada. ¡Acierto seguro para las más discretas!