Rosalía con look de la colección primavera-verano 2021 de Balmain. | @rosalia.vt / INSTAGRAM

Manicura japonesa 2021: Qué es y por qué es la tendencia más buscada en uñas

Perfecto para quienes tienen las uñas frágiles, no es casualidad que una técnica milenaria como la manicura japonesa no deje de ganar adeptas. 

Woman.es

Tras unos años en los que la tendencia era claramente la del 'nail art' con celebrities como Rosalía o las hermanas Kardashian-Jenner como perfectas abanderadas, llega una época en la que son las versiones más discretas para nuestras uñas las que triunfan. 

No quiere decir esto que las manicuras artísticas hayan pasado a mejor vida ni mucho menos -ahí está la apuesta coreana por la holografía inspirada en la aurora boreal para demostrarlo- pero sí que podemos permitirnos optar por opciones menos extravagantes para nuestro día a día sin miedo a quedarnos atrás. 

De hecho, de un tiempo a esta parte, las búsquedas en internet sobre manicura japonesa se han disparado. Puede que nunca hayas escuchado hablar sobre esta fórmula que está por todas partes pero la realidad es que se trata de una técnica milenaria que surgió entre las nobles del país nipón pero que enseguida dio el salto al resto del mundo por los beneficios que puede suponer para nuestras uñas

El éxito repentino de esta manicura japonesa viene porque su objetivo no es otro que el de reparar e hidratar las uñas al máximo. No se usa para ello ningún agente químico y está especialmente recomendado para quienes suelen ser habituales de las uñas de gel o manicuras permanentes porque ayuda a restaurarlas de manera asombrosa. 

Se consigue a base de una pasta hecha a base de algas marinas y cera de abejas que deja una suavidad extrema, la cual incrementa su efecto con la aplicación de un polvo de perla que cada vez comercializan más firmas especializadas. Aun así, lo mejor es acudir a un centro de belleza de confianza porque serán ellos quienes mejor podrán ofrecerte los mejores mimos con garantía. 

El resultado tras el tratamiento es el de unas manos de aspecto sano y natural en las que tan solo se da un acabado brillante tras dejar estas perfectamente nutridas y pulidas libres de imperfecciones. 

Una manera de darle un respiro a nuestras uñas para después volver con fuerza a nuestros habituales esmaltes favoritos.