Tamará Falco tiene el conjunto de pijama de pantalones que vas a querer. | D.R

Tamara Falcó tiene el conjunto de pijama de pantalones y chaqueta cruzada que puedes llevar a la calle o, como ella, a ’El hormiguero’

Y de paso la influencers nos regala su truco 'low cost' para mantener una piel sana y tersa.

woman.es

Desde que nos anunciaran que Tamara Falcó iba a ser colaboradora de 'El Hormiguero' sabíamos que si algo teníamos garantizado eran lookazos. Y es que desde hace meses que la hija de Isabel Preysler nos conquista con sus estilismos. Se nota que ha heredado de su madre el buen gusto. 

Así adelgazó 20 kilos Tamara Falcó

El look 'total black' de Tamara Falcó en 'El Hormiguero': sencillamente, perfecto

Sea para la ocasión que sea, siempre acierta y eso no se puede negar. Nos inspira con sus sus looks de street style, de viaje, obviamente los que lleva e en las alfombras rojas y también en la tele.

Contrario a muchas 'it girls' que tienen estilos y colores definidos, ella se atreve con todo, no es conocida por tener una gama de tonos concreta, más bien ella es de las que disfruta mezlcando, texturas, modelos, diseños y lo mismo elige diseños lisos, estampados, que llamativas prendas con lentejuelas, o terciopelo.

Tamara Falcó tiene el conjunto rojo más bonito del otoño. | D.R

Y en esta última presentación en la tele nos ha encantado verla con un traje rojo, con estampado floral. Se trata de un conjunto de pijama de pantalones chaqueta cruzada que resulta ideal para estos días de entretiempo. Se ven de maravilla con un taconazo de esos de infarto que elevan cualquier figura. Pero lo tuyo no son los catonazos, súmate al boom de los mocasines que también le quedan perfectos.

El color rojo le sienta de maravilla a Tamara, y además el tiro medio del pantalón y el elástico hacen su cintura se marque muy bien y luzca muy esbelta. La influencer además ha querido revelar uno que otro secreto de belleza. 

La hija de Isabel Preysler ha indicado que ella suele exfoliarse la piel, mínimo, una vez a la semana, aunque hay algunas ocasiones en las que llega a hacerlo hasta dos veces por semana.