Inés Domeq, la invitada perfecta en la boda de Carlos Fitz James Stuart y Belén Corsini. | Gtres

El look 10 de Inés Domecq en la boda de Belén Corsini y Carlos Fitz-James Stuart

La diseñadora Inés Domecq ha vuelto a demostrar por qué siempre acierta con sus vestidos de invitada luciendo uno en dos colores de su propia firma. 

Julia García

Es, de manera indirecta, una de las mujeres de moda, pero después de ver su look de invitada en la boda de Carlos Fitz-James Stuart y Belén Corsini, Ines Domecq ya lo es también en primera persona.

Hasta ahora, la diseñadora jerezana -nacida en 1982 en el seno de una importante familia bodeguera-, era conocida como una de las mujeres españolas mejor vestidas por aquellas personas que siguen la moda de nuestro país de cerca, pero su nombre no se ha hecho viral a gran escala hasta que hace unos días la reina Letizia lució uno de los diseños de su firma, The IQ Collection, en FITUR.

Quizá por ello estábamos todavía más expectantes por ver qué vestido escogería para esta boda a la que también ha acudido como invitada, entre muchos otros, Sofía Palazuelo, y no nos ha defraudado para nada Inés Domecq.

Inés Domeq con vestido bicolor en la boda de Carlos Fitz James Stuart y Belén Corsini. | Gtres

La empresaria ha escogido un vestido entallado de su propia firma. De largo midi y con una base azulada muy suave, casi hielo, de la pieza destacan especialmente las hombreras exageradas que dan sensación de capa. Estas, que centran buena arte de la atención del vestido, comparten el protagonismo con el detalle peplum que decora la cintura, un detalle retro que además de gracia le aporta un toque original y elegante al vestido. 

Este último le aporta también color a la prenda porque incorpora una doble franja azul marino que contrasta con el azul apagado elegido como tono principal de un vestido que espectacular tanto por delante como visto desde atrás.

Detalle de la espalda del look de Inés Domeq en la boda de Carlos Fitz James Stuart y Belén Corsini. | Gtres

No le hacen falta muchos adornos a un vestido de invitada como el escogido por Inés Domecq para la boda de Carlos Fitz-James Stuart y Belén Corsini, pero sí es importante para el conjunto que por pocos que sean, estén a la altura. Y los que ha elegido la diseñadora lo están.

Tanto las joyas de Roberto Coin como las sandalias negras con tacón alto y el tocado a juego de Coosy, y por supuesto el bolso de Bulgari en rafia beis y piel negra con remate de flecos que no puede ser más estiloso.

Una mascarilla a juego con el vestido, con el mismo contraste de colores de este, azul tenue y azul marino, ha puesto la guinda a uno de los mejores looks de invitada que hemos visto en mucho tiempo.