Karl Lagefeld bajando de un avión de Chanel. | Orlando Garcia / Jpistudios

Muere Karl Lagerfeld, 10 claves para entender su legado

Decimos adiós al Kaiser de la moda e indagamos sobre el que será su heredero, o heredera, y sobre su legado en Chanel. Su ausencia, tras el último desfile de la firma en Paris, disparó todas las alarmas.

Woman.es

- Karl en números

Una facturación en 2018 de 8.300 millones de euros, 85 años, cumplidos en septiembre, más de 12 colecciones anuales (entre Chanel, Fendi y su propia marca) y 36 años al frente de la maison francesa, la segunda firma de moda del mundo, que en este momento, por volumen de facturación, solo está por detrás de Louis Vuitton. Está claro que sus números son tan espectaculares como sus creaciones.

- Una visión

Un hombre con una visión. Así era Karl. Después de trabajar como ayudante de Pierre Balmain desde los 17 años, y después como director artístico en Jean Patou, Lagerfeld apuesta por trabajar como diseñador independiente: desde sus oficinas en Francia, Inglaterra, Italia o Alemania, diseña desde ropa a tejidos o complementos, y crea la que sería su primera colaboración con Fendi, una colección de pieles en 1965, que fue el origen de su posterior alianza. Su visión le llevó en los 70 a apostar porque el 'pret â portèr' era el futuro en detrimento de la alta costura; en la actualidad, consiguió recuperar la Alta Costura como una de las ‘patas’ fundamentales de la maison.

Keystone

El último de los grandes

Con Yves Saint Laurent ya fallecido y Valentino retirado, él era el último de los grandes que seguía al frente de una gran firma, y sin haber dejado de trabajar ni un solo día. De hecho, de las numerosas entrevistas que concedió, una de las frases que más le define es esta: “He sobrevivido a varias generaciones. Eso es porque nunca he perdido mi entusiasmo. Me levanto cada mañana como si fuera el día de Navidad, esperando a los regalos”. 

- El papel del káiser

Un diseñador total, en el más puro sentido de la palabra.  En realidad, el genio de Karl consistía en que se adapta y a la vez renovaba cada uno de los papeles que asumía con una eficacia impresionante. Ya sea reviviendo una firma en decadencia, como hizo tanto en Chanel como en Fendi, como interpretando los deseos de la calle y del consumidor en su propia firma, Lagerfeld, creada en 1984.

Karl Lagerfeld y Jerry Hall en 1984. | BERTRAND RINDOFF PETROFF

- El ‘resucitador’

Todo el mundo le recomendaba que no aceptara el cargo de diseñador en Chanel, una firma que desde la muerte de Coco, en 1971, había entrado en decadencia. “Me atrajo la idea de resucitar algo que estaba muerto”. Y lo consiguió. ¿Cómo? Reinterpretando todos los códigos que Chanel había creado desde su origen: del tweed y sus tailleurs, a los sombreros, las bailarinas bicolores, los bolsos y hasta los perfumes (según su criterio, tan importantes como la ropa).

- Pionero

Cuando en la década de los 80 Lagerfeld tomó las riendas en Chanel ningún diseñador quería ponerse al frente de una firma con tanta historia, él fue el primero de una larga lista a la que luego se unirían otros, desde Tom Ford en Gucci, a Galliano en Dior.  

Karl Lagerfeld en Paris en 1978.   | JEAN-CLAUDE WOESTELANDT

- Una imagen propia

Su pelo blanco recogido en una coleta, las gafas de sol omnipresentes (al menos de cara al público) desde su llegada a Chanel en 1983, su camisa blanca, sus mitones de piel y sus trajes slim fit se convirtieron en su imagen pública, inmediatamente reconocible por todo el mundo. 

- Lo que le debemos a Karl

La pasión por los tailleurs de tweed de Chanel: Coco los inventó, pero Karl los convirtió en objeto de deseo tras darles un aire contemporáneo y actual. Una nueva visión del lujo, más actual y real. De hecho, gracias a él las deportivas llegaron hasta la alta costura en su desfile para la primavera verano de Chanel de 2014 y, desde ahí, a todas partes. Una firma única y reconocible: no importa con quién colabore, de Chanel a Hogan o Faber Castell, él estaba siempre detrás de todas y cada una de las creaciones que llevan su nombre.

Desfile en la Semana de la Moda de París 2016.   | Jacques Brinon / AP Photo

- ¿Debilidades?

Karl nos tenía acostumbrados a sus pequeñas (o grandes) excentricidades. ¿Las más conocidas? Su pasión por su gata Choupette, la 'it pet' más famosa del mundo y también la más rica, gracias a sus trabajos como modelo publicitaria. Lo cierto es que la gata tiene dos niñeras, una cuenta propia de Instagram junto a Linda Evangelista o Gisele Bündchen

- El  creador renacentista

La multitarea es la palabra que más puede acercarse a definir lo que fue Lagerfeld. De la fotografía (desde que en 1987 el resultado de una sesión de fotos no le convenció, él se encarga de realizar las campañas de Chanel), al dibujo (sus bocetos son auténticas obras de arte sobre papel, y hay quien dice que las dibuja con lápiz de ojos de la maison), a la decoración (revende las casas que termina de decorar), los libros y por supuesto, el diseño de moda.

- Su último desfile de Alta Costura, es todo un homenaje. Penélope Cruz, una de sus musas, lo presenció desde el 'front row'. 

 

Relacionados

-->