Penélope Cruz, Premio Donostia en el Festival de cine de San Sebastián. | Gtres

El poderoso discurso (y lookazo) de Penélope Cruz al recoger el premio Donostia en el Festival de San Sebastián

Con mención incluida hacia las víctimas de la violencia de género. 

Womna.es

Penélope Cruz tiene solo 45 años pero tiene una carrera tan dilatada a sus espaldas que ya empieza a acumular los premios honoríficos más prestigios del mundo del cine. Lo vimos el año pasado cuando recibió el César de Honor que entrega el cine francés, y ahora puede presumir de haber hecho lo propio con el premio Donostia, el galardón más importante que entrega el festival de cine de San Sebastián como homenaje a una trayectoria profesional sobresaliente. 

La madrileña, que es el quinto nombre nacido en nuestro país que lo recibe -Fernando Fernán Gómez, Paco Rabal, Antonio Banderas y Carmen Maura son los otros cuatro-, es la más joven que recibe este homenaje. Un premio que le entregó por sorpresa en un momento muy especial para ella su amigo Bono, el cantante de U2, ante la ovación de todo el público asistente al Kursaal de la capital donostiarra, con Javier Bardem formando parte del mismo. 

Una vez superado el primer subidón de adrenalina y emoción, Penélope ha templado los nervios como ha podido y ha comenzado un discurso brillante en el que la denuncia ha tenido un espacio protagonista, demostrando su compromiso permanente con los distintos problemas de índole social y cultural que nos rodean hoy en día, porque , tal y como ella misma ha citado antes de recordar a las víctimas de la violencia de género, "el cine tiene que ver con la vida". 

"A las actrices nos preguntan por la situación de la mujeres si va avanzando en materia de igualdad. Solo puedo contestar que ya son 44 mujeres asesinadas por violencia de género en lo que llevamos de año y más de 1.000 desde 2003. Espero que cuando una mujer encuentre la fuerza gigantesca que se necesita para denunciar lo que se vive en una situación así, la escuchen, pero que la escuchen a la primera y no cuando sea demasiado tarde”, han sido las contundentes palabras de la artista en referencia a la violencia machista.

Además, la ganadora del Oscar por Vicky Cristina Barcelona, ha dedicado el premio a sus hijos, "sus dos sueños", y a Javier Bardem, su marido. "El compañero de viaje más maravilloso que se puede tener. Y sí, el también estaba en mis sueños", ha dicho sobre el también actor, que ha escuchado emocionado las palabras de su esposa desde la tribuna, desde donde incluso se ha levantado al oírlas. 

Tan emotivo ha sido el discurso de Penélope que por una vez en la vida un look suyo ha quedado en segundo plano. Y eso que ha vuelto a demostrar que sabe escoger vestidos de alta costura para las alfombras rojas como nadie en este mundo.

Prueba de ello es el Chanel de la colección otoño invierno de la casa francesa, probablemente la firma que más veces le ha acompañado a lo largo de su carrera. Se trata de un diseño asimétrico en color blanco (el mismo que había escogido horas antes en los actos previos a la gala y que le acompaña en los eventos más especiales), con una impresionante falda abullonada rematada con una franja lateral cubierta con plumas rosas, que la madrileña ha combinado con un estrecho cinturón negro que marcaba todavía más su cintura, ya entallada por el corte del diseño.

Ver 8 fotos

 

Es el primer vestido creado por Virginie Viard que la artista luce tras el fallecimiento de su adorado Karl Lagerfeld, por lo que parece evidente que la fidelidad y pasión de Penélope por Chanel se mantiene intacta.

Además, el diseño es uno de los que pudimos ver en el desfile de la colección otoño-invierno 2019 de la casa francesa cuando la propia actriz subió a la pasarela para despedir como merecía al káiser de la moda. 

Relacionados