Kim Kardashian lanza Skims, una marca de ropa interior reductora para todas las tallas.  | @skims / INSTAGRAM

Por qué la marca de fajas de Kim Kardashian es en realidad un alegato para amar tu cuerpo (tengas la talla que tengas)

Hoy ha salido a la venta Skims, la colección de ropa interior reductora con mensaje 'body positive' (y beneficios millonarios) de Kim Kardashian. 

Woman.es

Después de meses de espera, por fin Kim Kardashian ha lanzado al mercado su marca de fajas: Skims. Apunta bien este nombre porque ya ha empezado a revolucionar el sector. 

El primer intento de esta nueva aventura empresarial se vio frustrado en verano debido a unas polémicas acusaciones de apropiación cultural por las que la 'socialité' se vio obligada a cambiar el nombre de la firma, que pasó de llamarse Kimono (un juego de palabras con su nombre que provocó el rechazo de la comunidad oriental) al actual Skims (conjugando en esta ocasión su nombre con la palabra piel, 'skin' en inglés).

Kim solo ha tenido que dejar pasar un poco de tiempo para volver a la carga y que su lanzamiento sea un auténtico éxito. Según se estima, en apenas unos segundos la empresaria se ha embolsado dos millones de dólares, una noticia que ha acaparado los titulares internacionales después de que algunas prendas se agotaran al instante. 

Sin embargo, esta firma de ropa interior reductora cuenta en realidad con un sorprendente mensaje 'body positive' que invita a amar cada cuerpo, independientemente de su talla o tono... y debemos escucharlo. 

Kim Kardashian con body de Skims, su nueva marca de ropa interior reductora | @kimkardashian / INSTAGRAM

"No me acompleja ninguna parte de mi cuerpo", comienza explicando Kourtney como parte de la promoción de estas fajas, en la que han participado todas sus hermanas. "Lo que más me gusta de mi cuerpo es la altura, pero me acomplejan mis hombros anchos", reconoce Kendall Jenner en un vídeo que puede verse en el perfil de Instagram de la marca. "Todas tenemos imperfecciones que tratamos de camuflar", remata Khloé

Con estas embajadoras de excepción, Kim Kardashian ha conquistado a miles de compradoras de todo el mundo. Pero quizás el verdadero secreto resida en elegir con mimo el vocabulario de sus mensajes. En lugar de hablar de fajas, la marca emplea el término 'solutionwear' ("solución") y en ningún momento se hace referencia a sujetar, reducir el volumen ni mucho menos encorsetar la anatomía femenina, sino que el objetivo es "realzar las partes del cuerpo que más te gustan". 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de SKIMS (@skims) el

Sus palabras se ven representadas en diseños de ropa interior reductora que abarcan desde la talla XXS hasta la 5X y se venden hasta en nueve tonalidades diferentes por precios que oscilan entre los 18 y los 73 euros: sujetadores, braguitas, tangas, 'bodys', mallas e incluso monos de pata larga con diferentes capacidades de sujección. 

Como reina de las curvas, en varias ocasiones Kim ha reconocido que las fajas son su secreto para lucir sus exuberantes modelitos con estilo y seguridad, y esta es la sensación que promete a cada persona que adquiera una de las que ella ha puesto a la venta.

Ahí está el truco. Kim Kardashian ha conseguido transformar mediante un discurso feminista bien articulado la imagen social de las fajas. Ya no son una prenda ideada para acatar unos cánones de belleza en muchos casos irreales; ahora se ha convertido en un medio para empoderar a la mujer moderna, quien tiene plena capacidad de decisión sobre su cuerpo. ¡Bravo! 

Relacionados