Vittorio Zunino Celotto / GETTY

Sharon Stone, contra los favoritismos en Hollywood: “Todas hacemos nuestro trabajo”

La protagonista de ‘Casino’ cree que en Hollywood hay una admiración exagerada por Meryl Streep

Noelia Murillo

Sharon Stone es una de las actrices más reconocidas de la historia del cine. Ya sea por sus interpretaciones en películas como Instinto Básico o Casino, todos sabemos ubicarla en películas que han formado parte de nuestra vida. Sin embargo, no son pocas las veces en las que la también protagonista de Catwoman ha sido reducida a una escena erótica como es el cruce de piernas que rodó Paul Verhoeven.

De hecho, es inexplicable por qué una intérprete con una aparente trayectoria exitosa ha quedado reducida a unos cuantos títulos y no todos ellos obras impecables del séptimo arte. Y es que podría decirse que el talento de Sharon no se ha aprovechado tanto como se debería y que su vida, marcada por un ictus que sufrió en 2001, tampoco le ha favorecido el puesto que merece en la meca del cine.

Ahora, totalmente recuperada y con la fortaleza que le caracteriza, la actriz se encuentra promocionando sus memorias La belleza de vivir dos veces, recientemente publicadas. En ellas, se sincera y ofrece terribles confesiones acerca de algunos episodios de su vida, como los años en que su abuelo abusó de ella y de su hermana. Además, cuenta algunos detalles de cómo ha sido su vida en los rodajes y los compañeros de profesión que le han acompañado en este camino.

-La videollamada más divertida de Meryl Streep

-Sharon Stone revela las consecuencias del brutal icutus que sufrió

-El impresionante 'selfie' de Sharon Stone sin arrugas

Una de ellas es Meryl Streep, con quien compartió plano en la película The Laundromat: Dinero sucio en 2019. Precisamente, ha sido ella quien ha cambiado el curso de la entrevista que Sharon estaba ofreciendo en Zoomer. Ha sido en el momento en el que se le ha preguntado cómo es trabajar con una compañera como la protagonista de Memorias de África, cuando lo que la intérprete ha cortado al entrevistador y ha matizado: “Me llama la atención la forma en que lo dices, que finalmente pude trabajar con Meryl Streep. No dijiste, 'Meryl finalmente se puso a trabajar con Sharon Stone'. O finalmente pudisteis trabajar juntas”.

Ante este toque de atención, la periodista quiso reformular la pregunta, pero ya era tarde para una Sharon Stone molesta por la forma en que se trata a las actrices de Hollywood: “La forma en que estructuraste la pregunta es, en gran medida, la respuesta a esa pregunta. El negocio se ha establecido para que todos envidiemos y admiremos a Meryl, solo porque Meryl llegó a ser la buena en esto”, ha admitido.

Lo que parece ha querido decir la también protagonista de Flores Rotas no es que dude del talento de su compañera, sino que existe un claro favoritismo hacia quien encarnó a Margaret Thatcher en La dama de hierro en detrimento de otras actrices que también se dejan la piel en los papeles que interpretan. “En mi opinión, hay otras actrices con mucho talento. Viola Davis es tan gran actriz como Meryl Streep. Emma Thompson, Judy Davis, Olivia Colman, Kate Winslet, joder. Pero dices Meryl y la gente se cae redonda”, ha argumentado.

Más allá de posibles envidias o enemistades que probablemente no existen, el poso que dejan estas declaraciones no es otro que el de la discriminación por competencia a la que se enfrentan las actrices, que no ven reflejada en sus compañeros hombres. Estos no tienen suele soportar etiquetas, al contrario de lo que ocurre con ellas: “Todas llevamos la etiqueta de ‘la reina de algo’. ¡Yo soy la reina de la obscenidad. No es justo. Todas estamos haciendo nuestro trabajo”, ha añadido.

Por eso, muchos usuarios de las redes sociales han apoyado esta versión, por la evidente situación desfavorable a la que se enfrentan otras intérpretes con respecto a los estereotipos establecidos en el cine (especialmente, cuando las mujeres alcanzan la madurez). Así que, bravo por Sharon: ¡es muy probable que Meryl esté de acuerdo con este discurso!