Pablo Motos y Sharon Stone charlan en 'El Hormiguero'. | Carlos Lopez Alvarez

Sharon Stone revela las consecuencias del brutal ictus que sufrió: "Perdí memoria, oído, movilidad"

Además, Sharon Stone, que ha escrito un libro autobiográfico, ha reconocido haber tenido una infancia muy difícil (y no feliz), ha hablado de salud mental y ha hecho algunas reflexiones que nos apuntamos. 

Clara Hernandez

En 2021, Sharon Stone sufrió un ictus que puso en riesgo su vida. "Según los médicos tenía un 1% de posibilidades de vivir", ha explicado la actriz, que este lunes se asomaba al programa 'El Hormiguero' a través de una videollamada para hablar sobre el libro de memorias que acaba de publicar, 'La belleza de vivir dos veces', y que arranca con ese sorprendente episodio que amenazó, no solo con terminar con su vida, sino que, en el caso de sobrevivir, podía dejarle terribles secuelas. 

"Fue más que un ictus, se produjo una rotura completa de mi arteria cerebral izquierda y tuve hemorragia durante días", ha explicado Sharon Stone, a  quien se veía, como siempre, físicamente perfecta durante la comunicación y que reconoció que, antes de que esto ocurriera, "había tenido incidentes previos". "Al ser actriz, todos piensan que, cuando dices que no te sientes bien, estás actuando. El último ataque era evidente que era un ictus", indicó, antes de reconocer que sí había sentido que podía morirse entonces e, incluso, había experimentado una curiosa experiencia espiritual: vio una luz blanca y sintió la sensación de que salía de su cuerpo. 

"Es una experiencia que hay gente que considera que es algo espiritual y otros, algo científico. Creo que es ambas cosas", indicó Sharon Stone, que añadió que lo ocurrido la había ayudado a descubrir cuál era la esencia de su personalidad y a iniciar una senda más espiritual ("Me transformó").

Otro de los momentos más impactantes de la entrevista fue cuando recordó las secuelas que le había dejado aquel ictus. "Sufrí muchas. Tuve tuve pérdida de memoria a corto y largo plazo; perdí parte del oído izquierdo y tenía problemas de tartamudez. No sentía la pierna izquierda, de la cadera a la rodilla, y tuve que aprender a andar, leer, hablar, escribir... Fue como empezar de cero". 

El secreto para ir recuperando más tarde de nuevo todas esas habilidades, no es uno, sino muchas variables. "Descubrí a un médico maravilloso que descubrió cuáles eran las secuelas exactas y me dio la medicación adecuada para tratarlas". Eso, unido a una disciplina férrea, una de las característica de la personalidad de la actriz, indicó, logró que recuperara el andar y hablar en los primeros seis meses, y la sensibilidad de su pierna un año después. El oído, hoy en día, "está casi recuperado". Además, tuvo que 'recolocarse' la cara, ya que uno de sus lados estaba "caído". Lo reconstruyeron con bótox y "otras cosas". "Es un proceso largo, vas mejorando por fases y depende del esfuerzo que le pongas", insistió, antes de compartir u na de las reflexiones más importantes que hizo tras pasar todo aquello: "Tengas las enfermedad que tengas, un ictus, un cáncer, o hayas pasado por un divorcio, Covid, hayas perdido tu trabajo, estés confinado... Todas esas crisis ayudan a descubrir cuál es la esencia de tu personalidad. Creo que 2020 (por el confinamiento y las consecuencias en nuestra vida de la pandemia) ha sido un año de mucha claridad. Todos estamos compartiendo una misma experiencia", apuntó. 

En cuanto al libro, otro de sus episodios más duros es cuando reconoce haber sufrido abusos de niña por parte de su abuelo, algo que, con el tiempo, y tras afrontarlo con terapia, le ha llevado a reivindicar una educación mejor para evitar ese tipo de casos.  "Evidentemente, deja cicatrices. He tenido que hacer mucha psicoterapia (...). Creo que igual que te preocupas de que un niño no vaya al colegio con piojos, o que vaya cuidado... debería tenerse en cuenta su salud mental. También el que haya mecanismos para saber si tu hijo están siendo objeto de abusos. En todos los colegios debería haber estas comprobaciones, está bien que los niños tengan a alguien con quien hablan y a quien acudir. Porque estas cosas no empiezan en sitios donde hay gente superpoderosa, sino en el propio hogar y en la familia. Y hablo de ello en mi libre para exigir ese tipo de apoyo en las escuelas", declaró ante el aplauso del públiclo. 

La entrevista concluyó con un tono más cómico, como el recuerdo de su abuela irlandesa por parte de padre que era "un personaje" y muy buena carterista, y que le había enseñado la técnica de robar carteras sin que la víctima se diera cuenta. O que ella provenía de "irlandeses de fregadero", es decir, familias con muchos hijos y un solo cuarto de baño. 

Asimismo, admitió que cuando todavía Leonardo DiCaprio no era la estrella reconocida que es hoy, ella vio en él un talento especial y quiso ayudarle proponiéndole en una película en la que le pagó de su propio bolsillo. Un gesto que la convierte, según Pablo Motos, en la "descubridora oficial de Leonardo DiCaprio".