María Castro no se corta y habla sobre la cara menos bonita de ser madre (@maria_castro_jato).  | INSTAGRAM

María Castro reflexiona sobre la cara menos romántica de la maternidad: “Ya no pude más”

Tras normalizar el cuerpo en el posparto, la actriz María Castro lanza un importante mensaje sobre la parte menos idílica de la maternidad. 

Woman.es

María Castro no es ninguna novata en la maternidad. Madre de dos niñas, una de ellas nacida en octubre del año pasado, no ha tenido ningún reparo en contarle a sus seguidores en Instagram que aunque ser madre es “lo mejor” que le ha pasado en su vida”, llegó el día en el que la actriz gallega ya no pudo más. Eso sí, no puede estar más agradecida porque todos en casa están bien, están sanos y felices. 

- Paula Echevarría y su aplaudido vídeo posparto

¿Embarazo geriátrico? ¿Madre añosa? Es hora de cambiar la forma que tenemos de hablar de (y a las) embarazadas y ya hay un glosario para ello

“Y llegó el día en que ya no pude más, y entonces me sentí más humana que nunca”, arranca su mensaje. “Muchos sabéis que estamos con un plan de sueño, que éste nos ha devuelto la paz a nuestras noches... pero en el “mundo bebé” nada es matemático ni exacto…”, reconoce la mamá de Maia y Olivia, la bebé que vino al mundo el pasado mes de octubre. 

“Sea por lo que fuere (hitos de desarrollo, crisis de crecimiento, cualquier cosa que se le pase a Olivia por la cabecita y que desconozcamos…), llevamos una semana nocturna complicada... pero es que esta noche... ESTA NOCHE...se ha convertido en la fiesta de los despertares”, relata. 

Han sido tantas las veces que María Castro se ha despertado para atender a Olivia que ha perdido la cuenta. “A partir del decimoquinto he dejado de contar… me he pasado más parte de la noche de pie que sentada, más tiempo sin camiseta para dar de mamar que con ella puesta, más tiempo hablando a un bebé que aún no me entiende que callada...

Resultado final... me he quedado dormida esta mañana. A la mayor la he levantado tan en volandas que la pobre no sabía ni dónde estaba, mi cabeza me latía con tanta fuerza que me reventaba a más no poder mientras yo me vestía ágilmente, dejándome el pijama puesto por debajo y a Olivia... a Olivia ni siquiera se lo he quitado... y así tal cual, rumbo al cole”, reconoce sin esconderse. 

Por suerte, cuenta con la ayuda de los abuelos que la rescataron y pudo echarse una siesta. “Como siempre, mi cabeza se mantiene fuerte y mi optimismo intacto.. pero esta vez ha sido mi cuerpo el que ha decidido parar… y esta vez también he decidido escucharlo.. cosa rara en mí”, ha añadido. 

¿Y por qué se ha parado a escribir estas palabras para sus seguidores? No sólo para conseguir que todos nos sintamos un poco más cerca en este caminito de la maternidad/paternidad, sino para recordarme que soy humana y que merezco escucharme más... mucho más”, ha finalizado su mensaje.

La realidad de la lactancia materna

Emily Ratajkowski, hace unos días, hizo público lo que sentía con la lactancia materna. La modelo compartió una imagen íntima en la que aparece dando de mamar a su pequeño, Sylvester, en la que lo más importante no está en la foto, sino en el texto con el que la acompaña: "Si parece que siempre estoy amamantando es porque lo estoy", ha escrito la norteamericana.