Beatriz de York junto a su prometido Eduardo Mapelli Mozzi, en la boda de Jean-Christophe Napoleón y Olympia von un zu Arco-Zinneberg. | DOMINIQUE JACOVIDES / BESTIMAGE / GTRES

Beatriz de York ha pospuesto la gran boda real del año que podría haberle hecho sombra a la de Harry y Meghan

La celebración tendrá que esperar. 

Woman.es

Era un secreto a voces, y aunque todavía falta la confirmación oficial por parte de los protagonistas, diversos medios tanto en Reino Unido como en Estados Unidos -People entre ellos, citando a un portavoz de la pareja- han publicado la noticia de la cancelación definitiva de la boda real entre Beatriz de York y el empresario, amigo de la nieta de la reina Isabel II desde la infancia, Edoardo Mapelli Mozzi.

El evento estaba planificado para el próximo día 27 de mayo, e iba a celebrarse primero en la capilla real del palacio de Saint James y después en los jardines de Buckingham Palace, espacio que la soberana británica había cedido a los novios para la recepción de un enlace que ya había visto reducido el número de invitados de los 800 iniciales a 150, en lo que fue la primera medida que tomaron los novios como respuesta a las limitaciones que la pandemia de la COVID-19 tuvo en el momento inicial. 

Dichas limitaciones en la vida social han ido a más en el Reino Unido desde entonces, hasta el punto de que la iglesia de Inglaterra ha limitado el número de asistentes a las uniones matrimoniales a cinco personas, una medida muy similar a lo que ocurre en otros países europeos, incluido España. Pese a que no están prohibidos, sino restringidas, este tipo de celebraciones se han cancelado en masa por las circunstancias excepcionales que vivimos. 

La foto de prometidos de la princesa Beatriz, tomada por la princesa Eugenia. | Instagram

Por lo tanto, los británicos tendrán que esperar para presenciar otra boda real. La hermana mayor de Eugenia de York, que protagonizó allá por octubre de 2018 el último enlace dentro del seno de la familia británica -la de Meghan Markle con el príncipe Harry fue unos meses antes, en mayo de hace dos años-, no ha podido disfrutar ni un momento de los meses previos al que iba a ser uno de los días más especiales de su vida, puesto que además de la emergencia sanitaria por el coronavirus, la noticia de su enlace se vio salpicada por la implicación de su padre, el príncipe Andrés, con el escándalo del fallecido empresario Jeffrey Epstein, acusado de tráfico de menores y condenado años antes por abusos sexuales en Estados Unidos.  

Apenas dos meses después de anunciar su compromiso con Mapelli Mozzi, Beatriz de York vio como su padre renunciaba a formar parte de la vida pública de la corona británica, y cuando las aguas volvían al cauce de la tranquilidad, estalló en Europa la crisis de la COVID-19, que ha sido la causa definitiva para que se cancele una boda que tendrá que esperar todavía un tiempo indefinido para celebrarse puesto que nadie sabe a ciencia cierto cómo será el desconfinamiento y qué medidas adoptará cada país al respecto. 

Relacionados