D.R / ISTOCK

La copa menstrual, cómo se pone, dónde comprar... Todo lo que te gustaría saber y no te atreves a preguntar

Lo primero que posiblemente no sepas, es que muchas mujeres a tu alrededor ya la llevan y, otras muchas, la eligen cada día por motivos eco-friendly, de ahorro o de estilo de vida.

Mar Peiteado | Woman.es

La cultura de lo natural y la preocupación por el medio ambiente, alcanzan también el campo de la higiene y hace que muchas mujeres renuncien a soluciones de usar y tirar, para minimizar los residuos. En este ambiente que es tendencia, resurge la copa menstrual, un producto que apareció a finales de los 80 en Estados Unidos: "Habían existido algunos intentos previos de comercialización a principios del siglo XX, pero la escasez del látex y la dificultad de las usuarias para aceptar el método hicieron que no resultaran exitosas hasta los años 90", cuenta la doctora Alexandra Izquierdo, directora médico del Centro Internacional de Fertilidad ProcreaTec. Durante unos años se ha considerado un método algo rústico, alternativo y engorroso, pero ahora en la cultura de la sostenibilidad, resulta moderno y chic: "Actualmente las copas menstruales se fabrican en silicona médica, para evitar las posibles alergias al látex, en diferentes tamaños, colores, diseños y precios que han hecho aumentar su popularidad entre las mujeres. Además, la concienciación por el medio ambiente, por todos los residuos generados a partir de compresas y tampones, es indudablemente la mayor motivación de las usuarias, además del ahorro económico que supone", apunta la doctora que, no obstante insiste en que cada mujer debe elegir el método de higiene con el que se sienta más cómoda: "Lo principal es que su uso se haga de forma adecuada y la mujer pueda adaptarlo a su ritmo de vida".

Entre sus principales inconvenientes: El desconocimiento, al que rodean algunas preocupaciones o tabúes que frenan a las mujeres a dar el salto a este método. Las resolvemos una a una. 

¿Qué es exactamente?

Es un recipiente que se inserta en la vagina durante la menstruación y va recogiendo el flujo menstrual, hasta que se extrae de la vagina y se deshecha el líquido.

¿Tienen algún riesgo para la salud? 

"Se fabrican en silicona médica que evita las reacciones alérgicas, no libera toxinas, no mancha ni contamina y no permite el crecimiento de bacterias", afirma la doctora Izquierdo que apunta que, de hecho, evitan en mayor medida el riesgo de infecciones asociadas al uso de compresas o tampones: "Algunos estudios han reportado algún tipo de infección secundaria al uso de la copa menstrual, pero no dejan de ser casos anecdóticos". 

¿Es más saludable que otros métodos?

Al estar fabricada de un material no poroso, no absorbente y no fibroso, no araña ni seca las paredes vaginales, ni deja restos de fibras. La doctora insiste en que cada mujer debe elegir el método que más se adapte a sus necesidades y estilo de vida. Ahora bien, el uso de la copa vaginal evita la humedad local provocada por las compresas, "que predispone a vaginosis y candidiasis". También las irritaciones vaginales que se pueden producir al retirar tampones con poco flujo, y "que pueden predisponer a ciertas infecciones por la lesión de la mucosa". La copa no interfiere en el pH vaginal ni está relacionada con el SSSE, o síndrome de shock séptico estafilocócico, asociado al uso de tampones: "Es extremadamente raro que se produzca, se han descrito menos de 1 caso por 100.000 mujeres, y se relaciona con la acumulación de sangre en la espuma de poliéster y astillas de carboximetilcelulosa, que provocarían un aumento del PH vaginal favoreciendo la colonización por este germen", explica la doctora.

¿Puede producirse un efecto 'ventosa' u otro perjudicial? 

"No suele ser un problema, aunque se han documentado algunos casos de alteraciones urinarias-renales secundarias a una obstrucción del uréter provocada por el uso de la copa", ilustra la doctora Izquierdo. 

¿Son aptas para todas?

 "Las copas menstruales pueden ser utilizadas por cualquier mujer", afirma la doctora pero advierte que su colocación puede resultar más complicada en mujeres que no hayan tenido relaciones sexuales.

¿Interfiere con los métodos anticonceptivos?

La doctora Alexandra Izquierdo asegura que "es compatible con el uso de cualquier método anticonceptivo: orales, DIU, anillo vaginal, implante subcutáneo o parches".

¿Cada cuánto debe vaciarse?

Retiene de 4 a 6 veces más líquido que un tampón lo que resulta muy práctico para los días de más flujo. "En los primeros días de menstruación, cuando el flujo es más abundante, puede vaciarse cada 6-8 horas y puede llegarse hasta 12 horas por la noche sin problemas", asegura la doctora, aunque cada mujer deberá ir valorando sus necesidades. 

El sistema puede resultar poco ‘limpio’ 

"Para minimizar el riesgo de infecciones, es importante la higiene a la hora de retirarla y vaciarla, lavándose bien las manos antes y después del proceso", recomienda la doctora. Tras vaciarla en el inodoro, se enjuaga con agua y jabón y, al final del cliclo, antes de guardarla para el mes siguiente, se hierve para esterilizarla. "El material de la copa es resistente a altas temperaturas por lo que se puede lavar y hervir para su limpieza profunda", asegura la doctora. 

Hay mujeres que opinan que el uso de la copa, lejos de ser 'sucio' facilita de un modo directo y natural la comprensión del ciclo menstrual ya que permite observar la cantidad, consistencia o color del flujo.

¿Cómo actuar en un baño público que tenga el lavabo compartido?

Llevando una botella de agua en el bolso se puede realizar un enjuague de emergencia, discreto y sin salir del inodoro. Algunas marcas cuentan con kits de dos copas y caja esterilizadora "que permite transportar una copa de recambio en el bolso", explica el equipo de Enna.

¿Cómo acertar con la talla?

Una regla general, es elegir la talla pequeña para mujeres jóvenes que no hayan tenido hijos y, la más grande, para quienes hayan tenido partos vaginales. 

Desde Enna también proponen tener en cuenta la constitución física y el deporte que la usuaria practique. "Si nos equivocamos y escogemos una más pequeña, es posible que la copa se deslice un poco y tengamos pérdidas. Por el contrario, una talla más grande de lo que nos corresponde no se abrirá correctamente provocando molestias e, igualmente pérdidas", advierten desde Enna y aseguran que a cada mujer le encaja correctamente solo una talla y para determinarla cuentan en su web con una calculadora de tallas y algunas pautas. 

¿Es difícil de colocar?

Según el equipo de Enna aprender a colocarla es la mayor dificultad a la que se enfrentan las usuarias. “El uso de la copa menstrual requiere un poco de práctica y al principio es normal colocarla mal y tener algunas perdidas”. Para facilitarlo, Enna Cycle incluye un aplicador. También recomiendan las primeras veces, mojar un poco la copa para que deslice mejor. “No es necesario introducirla muy profunda, solo lo suficiente para que quede bien ajustada y no roce los labios vaginales”, advierten. La forma de la copa, ergonómica y flexible, se adapta a las paredes vaginales. Tiene un borde superior con mayor grosor para que no se mueva y muchas presentan, además, relieves que facilitan la sujección.

¿Y de sacar?

Algunas tienen un 'hilo' también de silicona pero, cuidado, no tires, no sirve para extraer la copa, sino como guía para ubicar su base y saber que está bien colocada. "Para extraerla correctamente lo más adecuado es ponerse en cuclillas o abrir mucho las piernas y arquear un poco la columna para reducir la distancia del canal vaginal y encontrar la base de la copa, presionarla para eliminar el vacío y tirar de ella", recomienda el equipo Enna.

¿Puedo hacer deporte?

"La copa menstrual permite hacer deporte, nadar y realizar cualquier actividad sin miedo a que la menstruación interfiera con tu actividad o se note", afirma la doctora. En Fun Cup aseguran que, con un poco de lubricante, puedes ponértela incluso los días previos a que te baje la regla para evitar manchar la ropa interior.

¿Cuánto me ahorro?

Se estima que una mujer gasta al año una media de 50 € en tampones y compresas. La copa es reutilizable y, según el equipo de Enna, puede durar hasta 10 años… ¡Calcula!

¿Afecta a las relaciones sexuales?

Desde Fun Cup afirman que las mejora ya que no reseca tanto la vagina como otros métodos que, además, producen dolor al sacarlos cuando no hay mucho flujo, y dejan restos de fibras. Además, aseguran que con la copa puesta, puedes disfrutar de los preliminares y de casi todos los juegos sexuales (caricias, masturbación, sexo oral…) excepto de la penetración. 

Son muy ecológicas. 

Según datos de Fun Cup, una usuaria de productos menstruales desechables produce hasta 140 kg de residuos a lo largo de su vida entre compresas, tampones y aplicadores, mientras que la misma copa menstrual se puede usar una y otra vez durante años y están fabricadas con siliconas biodegradables.

Ver 5 fotos

 

Relacionados