Las cremas para cuidar tus pies y los talones agrietados. | Szymon Brzoska / IMAXTREE

10 cosas que deberías hacer por tus pies, los productos para talones agrietados

Son nuestra base de apoyo y sostienen todo el peso del cuerpo. Además de importantes, son delicados ya que tienen 26 huesos, 33 articulaciones y más de 100 músculos, tendones y ligamentos cada uno. A pesar de esto, los podólogos afirman que los tenemos muy abandonados.

Mar Peiteado |Woman.es

¿Cuidas bien tus pies y tus talones agrietados?

En verano, por el calzado descubierto y porque los enseñamos en playas y piscinas, los cuidamos más. Por eso es un buen momento para adquirir rutinas saludables para esta parte del cuerpo, que luego repitamos durante todo el año para mantenerlos sanos y bonitos. Según datos de Eucerin cerca del 85% de la población padece algún tipo de problema dermatológico en los pies: sudoración, durezas, sequedad, eccemas e incluso infecciones. Así que tomemos buena nota.

1- Higiene

Se recomienda lavar los pies a diario con agua templada y jabón neutro y no mantenerlos sumergidos demasiado tiempo. Marta Barrero y Elena Ramos, farmacéuticas y expertas en dermocosmética de The Secret Lab, aconsejan que nos aseguremos de lavar bien tobillos, plantas, uñas y los espacios entre los dedos, y afirman que el exceso de humedad y el calor, así como los restos de jabón, son el caldo de cultivo perfecto para hongos y bacterias. 

2- Secado

Es importante que no queden restos de humedad y conviene prestar especial atención en secar bien los espacios entre los dedos. 

3- Exfoliación

La planta del pie es 7 veces más gruesa que la del resto del cuerpo y conviene exfoliarla, así como la zona del talón, con geles específicos, limas o piedra pómez una vez a la semana para evitar durezas. En Mavala recomiendan hacerlo tras un baño de pies debido a que las durezas se ablandan y se desprenden con mayor facilidad.

4- Hidratación

Aplicar a diario una crema hidratante para que no se resequen los pies. Carme Chorto, asesora científica de Eucerin recomienda extenderla con un masaje hasta el tobillo para aliviar tensiones. Si los tienes muy deshidratados, aplica la crema por la noche a modo de mascarilla y ponte unos calcetines de algodón. Amanecerán hidratados, flexibles y suaves. Para las más prácticas, se comercializan calcetines de plástico impregnados de producto hidratante para que solo tengas que ponértelos.

5- Sudoración

Hay que controlarla. El sudor excesivo puede hacer que se despelleje y agriete la piel ente los dedos por eso, si se padece una sudación excesiva en esta zona o se utiliza calzado cerrado, puede ayudar utilizar un antitranspirante.

6- Calzado

En verano es normal que utilicemos sandalias. Desde el Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad de Madrid (COPOMA) advierten que, debido a que suelen ser muy planas y con una suela que carece de grosor, el pie no ejerce el proceso de amortiguación en contacto con el suelo como corresponde, por lo que alteran la marcha y pueden provocar lesiones en tobillos, rodillas y caderas. Además, si no disponen de sujeción, la búsqueda del equilibrio recae en los dedos de los pies que, si se fuerzan en exceso, puede provocar los 'dedos en garra'. Por último advierten sobre el plástico, habitual en este tipo de calzado que puede convertirse en un nido de bacterias y otros microorganismos que pueden causarnos infección.

7- Las uñas

Vigila que estén libres de manchas que pueden indicar onicomicosis (hongos) o incluso melanoma. Hay varios síntomas que nos ayudarán a detectar la onicomicosis como el desprendimiento de la uña, cambios de color, engrosamiento o estrías, además de molestias al caminar. En caso de alguno de esos síntomas consulta a un especialista.

En verano, las altas temperaturas o el cloro, así como los continuos esmaltados no siempre de buena calidad y bien aplicados, pueden dañar la salud de las uñas dejándolas frágiles, apagadas y descamadas. Tras la época estival conviene someterlas a un tratamiento de recuperación y fortalecimiento con productos específicos, que mejorarán su salud y su aspecto. 

8- La alimentación

La relación entre lo que comemos y nuestras uñas es importante, según explican las farmacéuticas Marta Barrero y Elena Ramos, que proponen incluir en la dieta proteínas de alto valor biológico, vitaminas (A, B y C) y minerales (calcio, zinc y yodo) que ayudarán a fortalecer las uñas.

9- Ejercicio

Carme Chorto advierte sobre la importancia de realizar ejercicios con regularidad para mantener los músculos, articulaciones y tendones de los pies activos. Cosas sencillas como dar unos pasos alternando puntas con talones, o rodar una pelota de tenis con la planta del pie, o pararnos a sentir cuando estamos de pie que tenemos todos los dedos en contacto con el suelo, son una buena pauta para empezar.

10- Pedicura médica

Regálate una, ya que fusionan el cuidado médico con el estético de modo que revisan los pies en profundidad, diagnostican y tratan las posibles afecciones de la piel y de las uñas (45 minutos/85 €, en Instituto de Benito at  Margaret Dabbs Pedicura médica London). Allí también tratan los hongos con láser (125 €/sesión) y realizan un estudio de biomecánica y postural (60 minutos/85 €) para prevenir posibles lesiones en pies, tobillos, rodillas, cadera y columna por mala pisada. 

Ver 11 fotos