Talones agrietados de Meghan Markle. | Gtres

Cómo no tener los talones agrietados de Meghan Markle

Y conseguir que no sean los grandes olvidados.

Javier Guerrero | Woman.es

Sus labios son los más demandados en las clínicas de estética y ella solita ha puesto de moda las pecas. Pero la imagen en sandalias que Meghan Markle ha vuelto a subir a su cuenta de Instagram demuestra que no es oro todo lo que reluce. Porque sus pies de estilo griego (con el segundo dedo más largo que el gordo), con los talones agrietados y con unos juanetes del tamaño del peñón de Gibraltar no se ajustan precisamente a los cánones de belleza actuales. En cambio, aplaudimos la seguridad en sí misma que tiene la duquesa de Sussex al compartir con el resto de la humanidad una foto en la que enseña sus imperfecciones con total naturalidad. No hay mejor cosmética que aceptarse a una misma tal como se es.

Ver 11 fotos

Eso sí, también nos recuerda que los pies son los grandes olvidados, junto con el cuello, en la rutina diaria. Es cierto que en verano les prestamos más atención, pero en cuanto guardamos las chanclas en el fondo del armario, es como si desaparecieran del mapa. Y es ahora cuando más cuidados necesitan porque el calzado cerrado y los calcetines afectan a la circulación sanguínea e impiden la correcta oxigenación de la zona. Para evitarlo, utiliza una vez a la semana una exfoliante específica para los pies, haciendo especial hincapié, valga la redundancia, en los talones, ya que están formados por la piel más gruesa del cuerpo. El siguiente paso es acabar con las durezas y callosidades con la ayuda de una herramienta abrasiva, como la piedra pómez, un pulidor o una escofina. De esta manera, eliminarás las células muertas y prepararás el terreno para el tratamiento posterior. Después, aplícate una crema rica en activos hidratantes y reparadores, como la urea, el aloe vera o la manteca de karité, con un suave masaje hasta su total absorción. Si buscas ese extra de frescor relajante, elige fórmulas que contengan menta o sus derivados. Además, cuando dispongas de un poco de tiempo para ti, hazte una cura integral con una mascarilla nutritiva que alivie tanto el cansancio como la hinchazón. Y ahora sí, ya estás preparada para subirte a los taconazos y quemar la pista de baile sin que tus pies terminen como dos botijos.