Pilar Rubio cambia de look radicalmente y se atreve con este look de los 80. | gtres

Pilar Rubio dice sí a combinar leggings efecto látex con americana y el resultado es sorprendente

La presentadora se ha atrevido con la combinación más extrema. 

Woman.es

¿Recuerdas esos pantalones hiperajustados que las Kardashian convirtieron casi en uniforme hace unos años? Pues parece que el efecto látex que vimos también en tops, monos, bodies y vestidos está de vuelta.

Hace solo unas horas fue Beyoncé quien nos puso en la pista con su nueva y sexy colección de Ivy Park para Adidas en la que apostaba por este tipo de prendas y ahora ha sido Pilar Rubio quien le ha cogido el testigo. 

La colaboradora de 'El hormiguero' ha acudido esta vez en calidad de invitada al programa 'El desafío' precisamente para hacer un reto como los que hace generalmente en el show de Pablo Motos, y ha sido allí donde se ha enfundado en unos sensuales leggings de este tipo en color morado.

Pero lo curioso no es que haya apostado por esta prenda y en este intenso tono, es que la combinación que ha elegido para la parte superior es, ni más ni menos, que una estructurada blazer también en un potente violeta. 

Un mix de lo más sorprendente -que acompañó de unas sandalias malva de Mascaró- que mezcla dos prendas de estilos completamente distintos, ambas, eso sí, de la misma firma de origen italiano, Imperial.

La blazer cruzada, de hecho, cuenta con un fino cinturón y doble botonadura está disponible en la tienda online de la marca rebajada de 192 euros a 96 euros y puede conseguirse ese mismo modelo tanto en el morado que ha lucido la madrileña como en otros cinco colores diferentes, uno de ellos un bonito verde botella del estilo al que recientemente llevó la reina doña Letizia. 

Blazer morada de Imperial Fashion. | D.R.

Después de unos meses en los que el cuero ha sido el gran favorito para hacer frente al tejido vaquero, el rey por excelencia, esta sirve de confirmación definitiva para probar a darle una nueva oportunidad al efecto látex en nuestro armario. ¿Por qué no?