Paula Ordovás con vestido animal print. | Instagram @ratandboa

¿Creías que íbamos a decir adiós al 'animal print' en 2020? No, porque existen vestidos como este de Paula Ordovás

Vuelve a sacar tu lado más salvaje.

Woman.es

Aunque es verdad que tiene repuntes en determinadas temporadas, el estampado animal ya hece tiempo que se ganó su estatus de clásico atemporal. Desde su gran boom en la década de los 90, no ha habido año en el que no haya tenido presencia tanto en la pasarela como, sobre todo, en las firmas de street style.

El diseño de leopardo, el más habitual, se ha ido alternando con otros como el de serpiente que también tienen mucho protagonismo, y algunos más estacionales como por ejemplo el de vaca o la cebra, pero nunca ha desaparecido del mapa de la moda. 

La prueba de que su vigencia está más viva que nunca y de que para nada nos despediremos de él en 2020 es que las influencers más elegantes y estilosas del panorama nacional siguen recurriendo a él con asiduidad. La última en hacerlo ha sido Paula Ordovás, que ha posado con un vestido de tirantes de estampado animal desde su retiro navideño en Marbella.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Christmas days that feel like summer 🐆✨ @puenteromanoresort

Una publicación compartida de Paula Ordovás (@paulaordovas) el

La pieza elegida por la empresaria bien podría ser un diseño de fiesta, pero ella ha sabido sacarle su lado más informal y divertido gracias al calzado con el que lo ha combinado. El toque personal se lo ha dado Ordovás con unas botas negras de estilo militar, de aspecto tosco y agresivo, con suela de goma en plataforma incluida firmadas por Prada.

A priori, serían las botas que llevaríamos con unos jeans, por ejemplo, pero no se nos habría ocurrido que el resultado sería tan llamativo de combinarlo con un vestido como el de la firma Rat&Boa que lleva My Peeptoes.

Vestido animal print de Rat and Boa. | D.R.

El vestido, fabricado en chifón de seda 100% teñida con dibujo de print de leopardo, se llama Magdalena y está disponible en la tienda online de la firma británica por un precio de 305 euros.

La prenda, que lleva el nombre de Magdalena, es una versión de otro icónico vestido de este sello creado por dos jóvenes amigas que es un fijo en el armario de Paula Ordovás

Relacionados