Inma Cuesta lanza un mensaje a su novia. | Instagram

El romántico mensaje de Inma Cuesta a su novia

El Festival de Cine de Alicante ha premiado a Inma Cuesta por su trayectoria.

Nuria Roca

Inma Cuesta, 40 años, recibió junto a Kiti Mánver e Isabel Coixet el reconocimiento a su trayectoria durante la inauguración del Festival de Cine de Alicante. La actriz valenciana ha querido dar las gracias a este premio a través de un emotivo mensaje en la cuenta de Instagram, pero no solo al festival, sino a todos los que la han apoyado, entre ellas su novia.

La actriz publicó el domingo un post en el que agradecía el reconocimiento a su trayectoria, y dedicaba unas palabras a la compañeras de homenaje al "compartir noche y galardón con dos mujeres" a las que admira tanto.

Inma, con 40 años, recibe un Premio a toda su carrera, y aprovechó un momento tan especial para dedicarle unas palabras a su amiga la escritora Nuria Gago, a quien le agradece el estar "siempre ahí", a su equipo de A6 Cinema por ser el mejor y a su representante, Antonio Rubial, por ser el más guapo y listo.

La palabras más emotivas llegan cuando agradece a los pilares de su vida, "por ser mi raíz y mi inspiración, a mi familia, mis padres y mis hermanos. Y a mi amor por ser la mejor compañera de aventuras y mis ganas de más. Os amo!"

Los amigos y compañeros de la actriz no han tardado en felicitarla por su premio como Dani Rovira ("Enborabuenísima!!!!!), India Martínez ("Felicidades grande!!!") o Máximo Huerta, que tiraba de mayúsculas para escribir un simbólico "BRAVA".

En una entrevista para Woman, cuando interpretaba a Ava Gardner en “Arde Madrid”, la actriz nos demostró que le preocupa mucho más hacer bien su trabajo que ser la más guapa de la alfombra roja

Inma por dentro

Me apasiona el trabajo previo, porque es como una cirugía de las emociones. Te ayudan a entender a los demás y a ti misma. Los hay que te zarandean por dentro, te obligan a abrir puertas que tenías cerradas y no querías abrir. Me pasó en “La voz dormida” y en “La novia”, porque tocas los entresijos del amor, desamor, cosas que a una le han pasado... Además, esta película me trasladó a mi infancia, cuando interpretaba monólogos de “Bodas de sangre” en mi habitación.

Su vocación

A veces decía que quería ser pintora porque me encantaba dibujar –todavía lo hago–, pero siempre actriz. Por suerte, mi vocación fue clarísima. Era muy estudiosa y llegó una edad en que planteé a mis padres «estudio, sí, pero lo que yo quiera». Me licencié en Arte Dramático en la Universidad de Córdoba.

Sus comienzos

Me vine con una beca a Madrid y como necesitaba dinero, empecé a trabajar en la sección de caballeros de Cortefiel, doblando pantalones. Al año se convocaron las pruebas para el musical de Nacho Cano “Hoy no me puedo levantar”. Se presentaban 3.000 personas, como ahora a los castings de “Operación Triunfo” y el día de la primera prueba estaba malísima pero siempre me recordaré sentada en la puerta de mi casa, diciéndole a mi madre «tengo que ir, mamá, no tengo pruebas... es mi oportunidad». Lo hice, fui pasando pruebas, mientras mis compañeros en la tienda me decían incrédulos «sí, claro, entre tanta gente te van a coger a ti…» ¿Por qué no?