Jessie Chanes con bañador blanco de Oysho. | Instagram @jessiekass

Así es como puedes seguir utilizando este bañador de Oysho aunque ya no vayas a pisar la playa ni la piscina

No guardes tus bañadores en este cambio de armario porque después de ver todos estos looks comprobarás que en otoño también puedes sacarles partido. 

Julia García

El cambio de armario del paso del verano al otoño es un bajonazo. Eso de tener que despedirnos de los shorts, las sandalias y los bikinis es demasiado duro porque en ese momento somos conscientes de la montaña que tenemos que escalar hasta la próxima primavera.

No podemos hacer milagros como parar el calendario y que el verano sea eterno, pero tenemos una buena noticia que darte: te puedes resistir a guardar los bañadores porque tanto en el final del verano como en los primeros compases del entretiempo (si donde residas aguanta el clima agradable) puedes seguir sacándoles partido. Especialmente si tienes en tu armario un diseño liso, de líneas minimalistas, como el bañador de Oysho con escote halter sin copa, tirantes anchos y la espalda al aire que ya te descubrimos hace unas semanas. Ahora vas a entender por qué.

Detalle de la espalda al descubierto del bañador blanco de Oysho. | Oysho

Resulta que hemos descubierto las muchas posibilidades de este precioso bañador que ya nos encantó en su momento más allá de la playa y la piscina y que, por cierto, está a la venta también en color azul. Hay que darle el crédito que merece a la influencer Fer Sistos, que es quien nos ha inspirado para escribir este post gracias al Reels en el que nos ha mostrado la versatilidad de esta prenda a modo de body.

En un momento, la instagrammer construye cuatro looks totalmente distintos con la misma pieza, que en ningún momento parece un bañador.

El primero, con unos shorts vaqueros blancos que puedes sustituir por unos jeans largos en el mismo color y una americana azul marina recta, es ideal para la vuelta a la oficina.

El segundo es muy parecido porque mantiene el pantalón vaquero pero le cambia totalmente al resultado final con un simple cambio de chaqueta. Resta formalidad y conviértelo en un outfit de ocio sustituyendo la blazer por una chaqueta vaquera.

Y el tercero y el cuarto son dos propuestas muy similares en las que la prenda que cambia es el pantalón, ya que la influencer propone llevar el bañador junto a dos diseños estampados de corte y juego de colores distinto. Es la ventaja de que el bañador sea liso y en un color como el blanco, que abre el abanico de posibilidades para combinarlo. Su elegante diseño hace el resto. Con estas últimas dos opciones tendrás simplemente que añadir una chaqueta que funcione en el conjunto para convertir sendos looks en opciones compatibles con el entretiempo para seguir exprimiendo tu bañador más allá del verano.