Look con vestido blanco de tirantes, de Oysho. | Instagram @dudaairoso

¿Casarte con un vestido de Oysho? Con este de lino en color blanco, ¡sí, quiero!

Las novias de final del verano querrán este diseño que podrán reutilizar para siempre por su elegante versatilidad. 

Julia García

Si algo hemos aprendido en los últimos años los seguidores de la moda es que la rigidez ha saltado por los aires en la industria. Cada área especializada sigue teniendo su espacio de acción pero sus límites ya no son muros que nadie sobrepasa y un ejemplo perfecto de ello es la moda nupcial. Por supuesto, lo que todos tenemos en la cabeza como “vestido de novia” lo sigue siendo, pero de un tiempo a esta parte las alternativas de estilo para casarse se han multiplicado.

Vestidos lenceros, trajes de pantalón y americana o vestidos de aire romántico en clave mediterránea son tres de las propuestas que hemos visto elegir a novias contemporáneas para lucir el día de su boda. Evidentemente, depende mucho de las características del enlace -dónde se celebra, tipo de celebración, etcétera- la elección del look, pero lo que está claro es que ya no todas las novias sueñan con un vestidazo nupcial.

Si tú eres de estas, tenemos una idea genial para ti: un vestido de Oysho de tirantes confeccionado en lino que, en nuestra modesta opinión, cumple a la perfección todos los requisitos para ser la novia perfecta de una boda informal y veraniega en la que la protagonista del día no quiera renunciar al blanco.

Vestido de lino en color blanco, de Oysho. | Oysho

Es elegante a más no poder gracias a sus líneas minimalistas y muy elegante por detalles como los tirantes finos y el escote corazón que tan bien sienta. Además, tiene una sorpresa preciosa en la espalda: un escote cruzado que deja buena parte de la piel de la zona a la vista y sin embargo el resultado final destaca por la sutileza.

De largo justo por encima de los tobillos, está rematado con un lazo en la cintura del que puedes prescindir y, como puedes ver en el catálogo online de Oysho, es muy versátil porque igual que a nosotras nos lo hemos imaginado de inmediato como vestido de novia, puedes llevarlo como un diseño veraniego en cualquier día de ocio.

De manera relajada, con unas sandalias planas, y un poquito más formal, con unas cuñas o un tacón, por ejemplo. En definitiva, se trata de uno de esos vestidos que te pone cara de emoji con ojitos de corazones nada más verlo y cuando eso ocurre, el precio pasa a ser una variable secundaria.

Pero es que, encima, en este caso, también acompaña lo económico porque Oysho lo tiene disponible a un precio asequible, 39,99 euros. ¡Nunca un vestido de boda fue tan barato!