Rosalía visita 'El Hormiguero'. | Antena 3

La fascinante visita de Rosalía a ‘El Hormiguero’ y el ‘boicot’ de Dani Martin

Interpretó el tema 'Bagdad' a capela, encandiló al público con sus respuestas y recorrió el plató con chándal (de Gucci) y tacones. Al final del programa, hubo sorpresa.

Clara Hernández | Woman.es

Es la chica del momento. Solo unas horas después de reinar en los MTV EMAs Awards y de que Dua Lipa, Hailee Steinfeld o Camila Cabello le declararan devoción eterna, Rosalía se sentaba en El Hormiguero para enseñarnos cómo es ella, esa cantante que lanza miradas perdonavidas desde el vídeo ‘Malamente’, que ha conseguido cinco nominaciones a los Grammy Latinos antes de que su disco estuviera en la calle y ha hecho que el público millennial escuche flamenco (mezclado, eso sí, por ritmos urbanos).

¿Y cómo es? Mucho más dulce que en sus videoclips, muy guapa, pelazo (suelto), casi una cabeza más alta que Pablo Motos gracias a sus tacones, rápida en las contestaciones, abanderada del 'woman power', capaz de mantener una sonrisa en todo momento y dispensadora de abrazos que parecen salirle del corazón (uno de estos le tocó a Pablo Motos). "Encantadora", fue el veredicto de las redes.

En el plató, Rosalía confirmó su pasión por el chándal (de Gucci) y los tacones, una combinación que utiliza desde "para comprar el pan", a posar en un photocall. La barcelonesa se presentó con un pantalón deportivo en tonos plata recorrido por el logo de la firma italiana, sandalias altísimas con pelo y crop top negro de manga larga. Todo ello a juego con kilométricas uñas de gel puntiagudas y rococó (aunque elegantes), y sortijas XL (mira todos los detalles de su look al final de esta noticia).

Con una inesperada voz suave, habló sobre el fenómeno que está viviendo y de la atención que le dispensa tanto la prensa nacional como la internacional. "¿Abrumada?", le preguntó Pablo Motos. "Es una consecuencia de lo que hago. Yo estoy centrada en hacer música que es un trabajo como cualquier otro oficio. Soy muy disciplinada", explicó.

También reveló su fórmula para mantener el ego a raya: "Tener esa humildad de saber cuál es el oficio de uno" y una madre y una hermana que le dicen 'no'". "Yo voy a mi pueblo y sigo con la misma gente, soy la misma de siempre", aseguró.

¿Alguna vez se pone nerviosa? Siempre antes de una actuación. Incluso los nervios le provocaron un vahído en la gala de los Grammy, donde pensaba que se jugaba mucho.

Por supuesto, se habló de 'El mal querer', su álbum debut, que contiene “un mensaje de poder femenino”, desamores y agradecimientos a ese chico que la dejó con el corazón partío, que le "dio bien" y que inspiró algunas de sus canciones. 

"Los celos nunca son buenos. Son miedos", fue una de sus frases más celebradas por sus seguidores, que sobre todo aplaudieron su interpretación celestial y a capela de un fragmento del tema ‘Bagdad’. 

Poco después de poner por las nubes a Penélope Cruz, una mujer "poderosa" a quien ha conocido en el rodaje de la próxima película de Pedro Almodóvar, todavía quedaba una sorpresa: el cantante Dani Martín y el presentador David Broncano irrumpían en el plató de Trancas y Barrancas vestidos en chándal, a imagen y semejanza de la artista.

"Hace un par de semanas entrevisté a Dani en ‘La Resistencia’ (su programa) y me dijo que tenía una tarjeta platino de 'El Hormiguero' y que con ella podría ir cuando quisiera al programa”, se excusaba David Broncano, ante la risa y la cara de asombro de Rosalía. “No sabía que estaba tan p*to loco el Dani”.

"No tenemos nada más que decir, nos vamos. Somos dos mosquitos contra un Ferrari", bromeó Dani Martín.“No queremos molestar, somos dos imbéciles solo", añadía ante la risa del público.  

“Que bah, si está guapísimo”, respondió Rosalía, no sabemos si refiriéndose al exsolista de El Canto del Loco.

Y así, entre piropos y risas, terminó la noche.

Mira todos los detalles del look de Rosalía: 

Ver 8 fotos