Los actores Mario Casas y Aura Garrido son pareja en la serie, Mateo y Olivia. Él, con camiseta DSquared2 y pantalón Oteyza; ella, con dos piezas Bleïs Madrid. | Javier Biosca/Netflix

Mario Casas ante su papel en 'El Inocente' de Netflix: "La serie te engancha de tal forma que no puedes dejar de verla, de subir escalones"

El actor protagoniza la nueva serie internacional de Netflix 'El Inocente', escrita y dirigida por el genial Oriol Paulo. Hemos hablado con él -y sus compañeros- para corroborar que nada es lo que parece. "Con los años, te das cuenta de que las segundas oportunidades son maravillosas", dice.

Ester Aguado

Este vertiginoso thriller, basado en la novela del estadounidense Harlan Coben (“No se lo digas a nadie”, “The Stranger”), ha sido adaptado y dirigido por Orio Paulo, el genio de los puzzles de misterio: «Me reuní con Harlan en Nueva York y hemos abordado la serie como si fueran ocho películas, es mi proyecto más personal y ambicioso... no sé si el mejor. Pero estoy muy tranquilo, porque tiene muchísimos elementos para enganchar al público», dice Oriol, al que le encanta jugar y sorprender al espectador.

El confinamiento partió el rodaje por la mitad: tres meses tuvieron que esperar para acabar esta serie, en la que vuelve a contar con Mario Casas, con el que brilló en “Contratiempo” (2016) –«Según leí la novela, ya veía a Mario. Tuve una experiencia buenísima con él, es un actor que me encanta, que ha crecido mucho y que tiene algo muy de verdad... llevaba a Mateo bajo la piel. A partir de él, empecé a construir el elenco»–, con Jose Coronado, su actor fetiche, con el que ya trabajó en “El cuerpo” (2012), al igual que con Aura Garrido –«con ella llevo años intentando repetir, pero no le encontraba el personaje... Aquí la he sacado de su contexto", explica–. Hablamos con cada uno de ellos; el primero, Mario Casas:

Enhorabuena por el Goya a Mejor Actor, después de tantos años, ¿te lo esperabas?

No, yo creo que en el fondo no lo esperas, pero el premio ya es la nominación y esa no te la quita nadie. Competía junto a grandes actores y estaba rodeado de mi familia... parecía que les hacía más ilusión a ellos que a mí (risas). Fue muy especial por compartirlo con ellos.

¿Ya te lo han dado físicamente, lo has recogido o aún tienes a Iron Man en su lugar?

Ya lo tengo, sí, pero que sepas que el Iron Man de Lego de mi hermano pequeño ya es mío.

Te has convertido en el actor fetiche de Oriol Paulo, el primero al que enseña el guion...

No hizo falta, en cuanto me dijo que tenía este proyecto entre manos, lo dejé todo, como Aura. Uri es un director al que admiro y que me fascina. Además de un tipo fantástico y un gran amigo. Y ya estaba dentro Netflix.

El actor Mario Casas, reciente Premio Goya, se desnuda en la nueva serie. | Javier Biosca/Netflix

Será un final en su estilo, de los que sorprenden...

Marca de la casa (risas). Empieza por presentarte a los personajes y plantearte preguntas, de tal forma que no sabes de qué pie cojea cada uno. Y a partir del tercer episodio te engancha de tal forma que no puedes dejar de verla, de subir escalones... La serie tiene una tensión y una pulsión que te atrapa como espectador, seguro.

A ti que te gusta siempre el “más difícil todavía”, ¿qué reto te ha supuesto Mateo Vidal?

Había una vuelta a atrás en el personaje, a retroceder esos nueve años para volver a demostrar su inocencia, esa búsqueda de la verdad, que me sedujo. Interpretar a un tipo durante diez años de su vida me encantó.

¿Ahora te vas a quitar la espinita de “Instinto”, la serie de Movistar que no acabó de atrapar al público?

Esperemos... Quizás “Instinto” no era una serie para el público de Movistar... al final esto es una lotería, porque fuera, en Latinoamérica funcionó tan bien que se quiso hacer una segunda temporada. Lo bueno es que Netflix sabe hacer muy bien esas campañas para enganchar al público y que le den una oportunidad. Y luego ya vendrá Uri a atraparlos con preguntas y mucha adrenalina.

¿Tú eres de segundas oportunidades?

Quizá no cuando era más joven, porque piensas que te pueden hacer más daño... pero te das cuenta de que las segundas ocasiones pueden ser maravillosas, que el rencor no tiene sentido y que se vive para amar.

Después de todos estos dramas, ¿te hacía falta la vuelta a “Los hombres de Paco”?

Tengo una colaboración y estoy deseando grabarla y ver de nuevo a los compañeros... a algunos hace mucho que no los veo. Va a ser muy divertido retomar una serie que me dio tantas cosas buenas.

- El baile de Óscar y Mario casas que arrasa en Instagram

- Óscar Casas: "En casa lo que dice mi hermano va a misa"

Aura Garrido afronta uno de los personajes más arriesgados de su carrera. Este otoño protagoniza 'Un asunto privado', junto a Jean Reno. Aquí, con chaqueta Bleïs Madrid y pendientes Suárez. | Javier Biosca/Netflix

Aura, antes que nada, enhorabuena por ese Goya al Mejor Corto de Animación con “Blue & Malone. Casos imposibles”, que coprotagonizas con dos dibujos animados...

¡Muchas gracias! Fue un trabajo muy complejo, por el hecho de rodar frente a un croma e imaginar a mis compañeros y largo, pero el equipo era increíble...

Seguro que les dejaste un estupendo sabor de boca, como a Oriol Paulo, que ha tardado nueve años en poder volver a tenerte...

¡Nueve años ya! Qué impresión me acaba de dar... tengo que procesarlo (risas). Las historias de Uri y sus personajes siempre son un regalazo y él sabe que voy a ciegas donde me llame. Trabajar con él es una pasada porque, aunque lo controla todo, te deja experimentar cosas nuevas: te sostiene, te marca y te deja volar.

Tú, que vives de los retos, ¿cuál te ha supuesto Olivia, tu personaje?

Muchos, como actriz y como Aura, pero como en esta serie todo es spoiler es complicado dar información (risas). He tenido que enfrentarme a cosas que me costaban mucho. Me lancé a este personaje porque sabía que, si no lo hacía con él, no lo haría con nadie. Sabía que me iba a cuidar infinito, que iba a ser un proceso bonito y enriquecedor. Ha sido un reto súper bestia, pero estoy feliz. Olivia es lo más difícil y complejo que he tenido que interpretar nunca.

¿Lucharías por tu pareja como Mario por ti?

Tienes que vivir una situación para saber cómo actuarías. De primeras, te diría que sí, porque él quiere y confía en esa persona, por eso la ayuda y lucha por ella. Pero no vale para todo el mundo, ni todas las parejas.

Todo el mundo merece empezar de cero y tener una segunda oportunidad, como le pasa al protagonista. ¿Por qué nos cuesta tanto no juzgar?

Categorizar el mundo y a las personas nos hace sentir seguros y mejores, aunque sea ficticio. Esto es bueno o es malo... aunque luego la vida te enseña que todo es más complejo. Pero la sociedad –y la ficción– empiezan a mostrar esa escala de grises, que es más real: somos lo que hacemos con lo que nos pasa y todo es un aprendizaje. Vamos caminando hacia ahí, aunque aún queda mucho. Además, lo único que trae es dolor, porque es más difícil transitar la empatía y los grises.

El actor Jose Coronado encarna a Teo Aguilar, un poli sin escrúpulos, en 'El inocente'. En otoño estrena la última de Balagueró, 'Way down'. | Javier Biosca/Netflix

Jose, ¿habías leído el libro o el guion antes de decir: «sí, quiero»?

No me hizo falta. A mí Uri me llama y me dice que tiene un proyecto para mí y no necesito nada más. Tengo una confianza plena en su sabiduría, en su talento y en su amistad, porque ya es el cuarto trabajo que hacemos juntos y nos conocemos bien. Para mí, es el director de esta última generación más puntero que existe. Es nuestro pequeño Hitchcock.

Fiel a su estilo, dejará al espectador loco, porque sus historias dan giros asombrosos...

Yo he visto como tú, los tres primeros capítulos y ahora es cuando empieza lo bueno: ya se han planteado todos los personajes, con sus mochilas de pasado y ahora se empezarán a entrecruzar para resolver qué es lo que pasó hace nueve años en esta historia.

¿Cuántos policías llevas ya?

Pues no lo sé (risas). Pero así, a bote pronto, llevaré unos 15 polis en mi carrera. Y además, de todos los rangos: desde el chusquero hasta el Ministro del Interior. Es un gremio al que respeto y aprecio, que me ha enseñado mucho.

¿Y cómo es Teo? Parece bastante turbio...

Bueno, hay algo que te hace desconfiar de él. Es un policía veterano, curtido, muy serio y reservado, que protege a su familia por encima de todas las cosas, hasta que se ve envuelto en toda esta historia que se le presenta. Fue un rodaje apasionante, hasta que llegó la pandemia y tuve que llevarme a casa, durante dos meses y medio, a Teo Aguilar. Tuve que guardar el “raccord” físico y anímico y no fue agradable. La vuelta al rodaje fue algo apocalíptico, con todas esas medidas de seguridad que nos impusieron... pero acabamos felizmente.

Este año no paras, tienes 5 trabajos por rodar o estrenar...

Sí, con los retrasos en el cine, tengo por estrenar la última internacional de Jaume Balagueró, “Way Down” (12 noviembre), “La familia perfecta” (3 diciembre) y tengo que rodar “Historias para no contar”, de Cesc Gay, que es un amante del teatro y eso para los actores es oro puro, y una nueva serie de televisión con Mediaset, “Entrevías”, con Luis Zahera. Alguien a quien la pandemia no le ha arruinado el negocio... Pues sí, porque justo cuando llegó esta desgracia tan terrible yo estaba pidiendo a gritos unos meses de descanso porque llevaba unos años duros. Y el destino me lo trajo así. A mí me sirvió para reflexionar sobre la vida, para priorizar y disfrutar mi soledad. En cuanto puedo, me meto en mi curva y esta vez tenía excusa.

Jose Coronado y Alexandra Jiménez, protagonizan 'El Inocente' (Netflix). Ambos son policías: ella es Lorena, la investigadora principal del caso. Él, con jersey García Madrid y ella, con traje Bleïs Madrid. | Javier Biosca/Netflix

Alexandra, Oriol nos ha confesado que moría por trabajar contigo, ¿cómo fue la experiencia de rodar “El inocente”?

Todos lo tenemos en un pedestal, actores y equipo técnico. Es un gran director de orquesta, que te lleva de la mano, te da todas las herramientas para brillar en tu trabajo y se preocupa de crear buen ambiente en cada escena. Una gozada.

¿Y le dijiste sí a ciegas, sin guión?

Sí, me llegó un dosier tan preparado, tan intenso, en el que se explicaba qué pasaba en cada capítulo, que no hizo falta más para querer estar.

¿Fue difícil meterse en la piel de Lorena Ortiz, la inspectora?

Sí, requería mucha entrega: primero, porque tengo un texto técnico largo y complicado y, después, debido al estilo del thriller, era difícil conseguir que un texto tan técnico resultara tu forma natural de expresarte. El reto estaba en hacerlo equilibrado. También tuve que tomar clases de boxeo por primera vez en mi vida y entender una personalidad que, por dentro, vive las cosas de una manera pero las manifiesta de forma muy diferente. Ha sido un personaje complicado, todo un desafío.

Combinas casi de forma matemática comedia y drama. ¿Tu yo real dónde se sitúa?

Tiendo a querer pasarlo bien siempre (risas), pero entiendo bien el drama. Ambos, en el fondo, son lo mismo, pero desde otro punto de vista, sobre todo si sabes darle la vuelta y reírte de ti mismo.

Pero la comedia es más complicada...

Hacer que una historia tenga verdad es igual de difícil, pero la comedia, si no está bien hecha, no hay forma de camuflarla. El drama puede recurrir a más trucos.

De todos los personajes que has interpretado en tu carrera, ¿cuál se te ha quedado dentro?

Muchos, porque todos llevan algo de ti y de las aventuras que viviste en el proceso, pero hay algunos personajes que marcan y creo que Lorena es uno de ellos.

Tuvisteis que detener el rodaje durante los tres meses de confinamiento. ¿Te pesó tenerla en casa?

Fue una sensación extraña. Al saber que no había terminado, sigues llevando encima al personaje... La pandemia fue un cambio tan impactante en la vida de todos que retomar en el mismo punto al personaje fue raro.

La actriz Alexandra Jiménez, con chaqueta Bleïs y pendientes Suárez. | Javier Biosca/Netflix