Una escena de 'Impeachment: American Crime Story', la tercera temporada de la serie antológica de Ryan Murphy, sobre el escándalo Lewinsky, con Clive Owen y Sarah Paulson.  | D.R.

Monica Lewinsky tiene la palabra en la serie 'Impeachment: American Crime Story'

Ryan Murphy estrena en EEUU la tercera temporada de American Crime Story, centrada en el escandaloso affaire entre el presidente Bill Clinton y su becaria, Monica Lewinsky. Sexo, poder y reivindicación (la combinación que mejor se le da) con un reparto estelar y un rostro que destaca por encima de los demás: Lewinsky, productora y asesora de la serie. 
 

Rosa Gil

En 1998, cuando creíamos que nada podía superar en la escala del morbo celebrity la conversación telefónica con tampones del príncipe Carlos y Camilla Parker-Bowles, el escándalo Clinton-Lewinsky rompió todos los techos WTF del papel cuché: el presidente y la becaria, una amiga traicionera, un vestido manchado de semen y uso inapropiado de puros (y no nos referimos solo a fumarlos en espacios de trabajo, amigas). En plena oleada de reivindicación de mujeres machacadas por la  opinión popular (Lorena Bobbit, Tonya Harding, Rociíto o Dolores Vázquez), Ryan Murphy estrena Impeachment: American Crime Story, la tercera temporada de su serie antológica sobre casos criminales fascinantes. El reparto, como siempre, es espectacular: Beanie Feldstein como Monica Lewinsky, Sarah Paulson como Linda Tripp; y Annaleigh Ashford como Paula Jones. Además, están Edie Falco (‘Los Soprano’) y Clive Owen (‘Closer’) como Hillary y Bill Clinton, Cobie Smulders (‘Cómo conocí a vuestra madre’) en el papel de Ann Coulter, Mira Sorvino (‘Poderosa Afrodita’) como Marcia Lewis y Kathleen Turner en el papel de Susan Webber Wrigh. La serie acaba de estrenarse en Estados Unidos; aún no hay fecha de estreno en España, aunque las dos primeras temporadas de 'American Crime Story' (con los casos de O.J. Simpson y el asesinato de Gianni Versace) pueden verse en Netflix.

 

Murphy contactó con Lewinsky, que tiene ahora 48 años, allá por 2016, cuando empezaba a poner en marcha American Crime Story y barajaba el caso Lewinsky como su primera historia. Pero entre que Monica entró en pánico ante la idea y que Estados Unidos estaba en plenas elecciones presidenciales, con Hillary Clinton -parte fundamental del relato- como candidata, el caso de O.J. Simpson se convirtió en la primera temporada de la serie y la carpeta Impeachment volvió a la bandeja de “archivados”... hasta hoy. 

No le fue fácil a Murphy convencer a Lewinsky: hicieron falta un cargo de productora, voz y voto en los guiones y una buena dosis de confianza mutua (Murphy le prometió que no haría el proyecto sin ella) para que la exbecaria se lanzara a la piscina. De hecho, el rechazo inicial fue bastante habitual entre todos los implicados en la historia. Clive Owen (‘Closer’) no quería hacer de Bill Clinton porque el personaje le era antipático y porque él, al fin y al cabo, es inglés. La guionista, Sarah Burguess, también tenía reticencias. Sarah Paulson, musa infinita de Murphy, que ha hecho para él de fantasma yonqui, medium ciega doctora muerte, colutorofóbica y hasta gemelas siamesas, puso el límite de lo que estaba dispuesta a hacer en Linda Tripp, la mujer que fingió amistad con Monica para grabar a escondidas los detalles de su romance con el presidente de los Estados Unidos. Claro que al final, cedió, y hasta engordó 10 kilos y se enfundó un “traje obeso” y una nariz falsa para interpretar al personaje. 

La actriz Beanie Feldstein interpreta a Monica Lewinsky en 'Impeachment: American Crime Story', la serie de Ryan Murphy sobre su affaire con el presidente Bill Clinton. | D.R.

Solo la protagonista de la historia, Beanie Feldstein, una actriz más acostumbrada a hacernos reír que a estrujarnos el corazón ('Superempollonas', Lo que hacemos en las sombras) se declaró fan del proyecto y se embarcó en él sin reservas y con el acompañamiento de Lewinsky a la hora de construir el personaje (Feldstein asegura, de hecho, que la única opinión sobre su interpretación que le importa es la de la exbecaria). 

Murphy ha querido contar cómo Lewinsky perdió el control de la historia que se contaba sobre ella, y que la exbecaria, con los años, ha querido recuperar a través de Ted Talks y entrevistas en las que siempre reitera, una y otra vez, que lamenta profundamente su affaire con Clinton. 'Impeachment' está contado desde tres puntos de vista: Lewinsky, Paula Jones, la mujer que había acusado de abuso sexual a Clinton y cuya demanda, desestimada, volvió a la palestra a causa del affaire Lewinsky, y Linda Tripp, la supuesta amiga de Monica que la grabó a escondidas dando detalles sobre sus encuentros con Clinton y destapó el escándalo: una perspectiva #MeToo que llega 25 años después a una mujer, Lewinsky, a la que le habría venido de perlas un poquito de sororidad en aquellos momentos.