La periodista Mónica Carillo. | Gtres

Mónica Carrillo cuenta su experiencia con el cáncer y muestra sus cicatrices: "la vida nos da zarpazos"

La periodista ha querido con su testimonio dar visibilidad a su enfermedad. 

Woman.es

Días después de que la tenista Carla Suárez utilizara sus perfiles en las redes sociales para contar que acababa de ser diagnosticada linfoma de Hodgkin -la misma enfermedad que ha tenido a Dani Rovira durante seis meses entre tratamientos hasta lograr por fin superarla- ahora ha sido Mónica Carrillo quien ha querido dar a conocer su experiencia con el cáncer. 

La periodista siempre se ha mostrado muy celosa de su intimidad pero ha querido por una vez contar su historia por si de este modo podía dar visibilidad a un proceso por el que pasan desagraciadamente muchas personas diariamente.

Ha sido en sus perfiles de Twitter e Instagram donde la autora de novelas como 'Olvidé decirte quiero' o 'La vida desnuda' ha explicado cómo a comienzos del mes de junio fue diagnosticada de un carcinoma basocelular, un tipo de cáncer de piel localizado en la nariz que le fue extirpado enseguida pero que le ha supuesto un lento periodo de recuperación hasta que se ha podido reincorporar al trabajo. 

"La vida, como nosotros, está llena de imperfecciones que hacen que este juego sea apasionante", ha escrito la presentadora de informativos, quien ha acompañado el texto de unas palabras sobre su evolución en los últimos tres meses, "sin filtros ni retoques".

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Si tienen un minuto les voy a contar una breve historia. 👇🏼 A principios de junio mi primera salida tras el confinamiento fue la visita al dermatólogo. El motivo: una pequeña herida que no terminaba de cicatrizar me acompañaba desde hacía un par de meses. Finalmente, el cirujano me confirmó que se trataba de un carcinoma basocelular, un tipo de cancer de piel localizado en la nariz. Aquel mismo día el doctor lo extirpó y comencé un lento periodo de recuperación hasta mi reincorporación al trabajo el día de hoy. Este verano atípico para todos lo ha sido también en este sentido para mí. Protección solar, apósitos, gorras y grandes dosis de paciencia y confianza en los médicos. En estas situaciones nos ponemos a prueba nosotros mismos y también las personas que nos rodean. Yo tengo la suerte de estar maravillosamente rodeada en lo personal y lo profesional, así que este apoyo ha sido total y fundamental para mí. Quienes me conocen saben que no soy dada a contar detalles de mi intimidad pero no en esta ocasión creo que las redes pueden servir para dar visibilidad a cuestiones como ésta. La vida, como nosotros, está llena de imperfecciones que hacen que este juego sea apasionante. Aquí tenéis unas fotos de cómo ha sido mi evolución los últimos tres meses, sin filtros ni retoques. En ocasiones la vida nos da zarpazos. Creo firmemente que somos todo lo que nos ha hecho llegar hasta aquí. A partir de ahora, a mí me acompañará este arañazo en el rostro. Ya nos estamos acostumbrando y creo que incluso nos caemos bien. 👩🏼‍🎤 Me aplico la filosofía japonesa del kintsugi: el arte de reparar las fracturas de la cerámica con resina de oro para evidenciar que los defectos forman parte de nosotros y, en ocasiones, son las más grandes virtudes. Gracias por llegar leyendo hasta aquí, perdón por la chapa y por la ausencia este tiempo en la pantalla. Cuídense, vayan a revisión y protéjanse del sol. Salud. 🥰

Una publicación compartida de Mónica Carrillo (@monica_carrillo__) el

"Este verano atípico para todos lo ha sido también en este sentido para mí. Protección solar, apósitos, gorras y grandes dosis de paciencia y confianza en los médicos. En estas situaciones nos ponemos a prueba nosotros mismos y también las personas que nos rodean. Yo tengo la suerte de estar maravillosamente rodeada en lo personal y lo profesional, así que este apoyo ha sido total y fundamental para mí", ha desvelado Mónica en este mensaje que se ha llenado de comentarios de ánimos por parte de sus seguidores y de nombres tan conocidos como Vanesa Martín, Nuria Roca o Pastora Soler, entre otras. 

"En ocasiones la vida nos da zarpazos. Creo firmemente que somos todo lo que nos ha hecho llegar hasta aquí. A partir de ahora, a mí me acompañará este arañazo en el rostro. Ya nos estamos acostumbrando y creo que incluso nos caemos bien. Me aplico la filosofía japonesa del kintsugi: el arte de reparar las fracturas de la cerámica con resina de oro para evidenciar que los defectos forman parte de nosotros y, en ocasiones, son las más grandes virtudes", termina diciendo la periodista, quien recuerda la importancia de ir a revisión y protegerse del sol ahora y siempre. 

Relacionados