María Castro en una imagen de su perfil de Instagram. | Instagram @maria_castro_jato

El relato de María Castro con el que te sentirás identificada si has pasado por una cesárea

La actriz se ha atrevido a contar su experiencia en el parto de sus dos hijas y mostrar sus cicatrices en el mes de concienciación sobre la cesárea. 

Julia García

Aprovechando que el mes de abril es 'Cesarean Awareness Month (CAM)', mes de concienciación de la cesárea, la actriz María Castro ha vuelto a publicar uno de sus mensajes reivindicativas y comprometidos con lo que supone ser madre, algo muy habitual en ella, una de las famosas que más visibiliza en las redes sociales la parte más dura de la maternidad.

Sin ir más lejos, hace pocas fechas compartió un emocionante alegato para normalizar el posparto y la lactancia materna. Ahora, la coprotagonista de 'Sin tetas no hay paraíso', ha transmitido a sus seguidores de Instagram cómo fueron las dos cesáreas por las que tuvo que pasar para dar a luz a sus dos hijas.

"Salgo de la ducha, observo la evolución de mi cicatriz, y como cada día me estremezco al recordar el DOLOR de la primera vez que me tuve q poner en pie...", reconoce la artista antes de exponer con total sinceridad sus dos experiencias con la cesárea, alternativa al parto natural que conlleva, además de una visible cicatriz, una recuperación muy dura. 

"La primera cesárea fue programada", empieza el relato breve de Castro. "Creo que agoté a Maia con tanto trabajo durante el embarazo, que se sentó al quinto mes y ahí, cómodamente, espero la orden de salida...", continúa explicando. "Mi única misión aquel día era esperar, tratando de mantener la calma, para conocerla. No tenía que empujar, no tenía que respirar, no teníamos 3... y 3 para siempre", termina esta parte de su mensaje, que cambia de tono en cuanto empieza a detallar cómo fue la segunda cesárea. 

"Olivia estaba perfectamente colocada en parrilla de salida, y me decían que “siendo deportista, sana y no siendo la niña demasiado grande” seguramente podría conseguir uno de mis sueños, “parir como las demás” me decía yo", recuerda la actriz. "Pues no pudo ser. Lo intenté, JURO que lo intenté...pero NO pudo ser. O ella no estaba preparada para salir (fue provocado en semana 39 por cuestiones médicas) o yo no estaba preparada para soltarla... pero tras 5 horas de dilatación, llegaba la noticia: “No puede ser María... tú cicatriz anterior sufre y corre el riesgo de desgarrarse, y no nos la podemos jugar", continúa narrando María Castro, que reconoce lo duro que resultó aquel momento para ella; tanto que se echó a llorar.

"Y no me avergüenza decirlo, porque estaba convencida de que esta vez podría... pero lloré...poco.. porque soy así, de llorarlo junto y rápido, y porque no había tiempo que malgastar", cuenta la mamá de Olivia, que llegó al mundo gracias a una intervención -la cesárea lo es- exitosa.

La conclusión del relato de María Castro sobre sus cesáreas es tan interesante como todo lo anterior, uno de esos mensajes a los que merece mucho la pena dar voz porque pueden ayudar a otras muchas mujeres: "Ya nunca más volveré a usar la expresión “parir como las demás”... porque al final cada parto es único y todos y cada uno de ellos llevan detrás una emocionante historia. Sea como fuere, y elijan la puerta de salida que elijan, seguiremos siendo unas valientes...porque todas somos las mejores madres del mundo".

Ni una sola coma que añadir, María.