Kate Middleton y Meghan Markle en la final femenina de Wimbledon. | Gtres

Meghan Markle y Kate Middleton vuelven a presidir juntas la final femenina de Wimbledon.

Protagonizada por Serena Williams, amiga íntima de la duquesa de Sussex.

Woman.es

El torneo londinense de tenis, Wimbledon, una de las citas deportivas más especiales e importantes del mundo, es un desfile anual de caras conocidas, especialmente de la familia real británica. Sin ir más lejos, hace unos días vimos a Meghan Markle aparecer por sorpresa para animar a su íntima amiga Serena Williams. Aunque también hemos visto asistir a  famosos tan elegantes como David Beckham o Pippa Middleton.

Precisamente Serena es la protagonista, junto a la rumana Simona Halep, de la final femenina de la presente edición, a la que han acudido dos espectadoras de lujo, Kate Middleton y la propia Meghan Markle, que han presidido el evento desde un lugar privilegiado en el palco de honor de la pista central del All England Tennis Club. 

La duquesa de Cambridge ha sido la primera en llegar, o al menos en dejarse ver. Lo ha hecho al saludar a las participantes en el torneo junior. Ha sido ese momento en el que hemos podido ver a una Kate que ha repetido una de sus combinaciones favoritas para la ocasión, la formada por un vestido midi y unos zapatos de tacón de color nude. 

Kate Middleton con un vestido verde botella de Dolce&Gabbana en los momentos previos a la final femenina del torneo de Wimbledon. | Gtres

De hecho, el vestido no es una novedad, sino que es un diseño de Dolce&Gabanna que ya llevó en una gira por Canadá hace un par de años. Es de manga corta, en color verde botella, de cuello cerrado y con una llamativa y sofisticada fila de botones dorados en la parte frontal. Un diseño hecho a medida por la firma italiana que le sigue quedando tan perfecto como entonces. 

La duquesa de Sussex se ha unido posteriormente a su cuñada, ya para presenciar el partido de su gran amiga Serena, donde ha lucido un estilismo más formal que el de hace unos días.

Eso sí, en vez de apostar por un vestido, lo ha hecho con un el combo falda+blusa. Esta última, en blanco liso, cedía todo el protagonismo del outfit a la bella falda plisa larga, también en color claro pero con un bonito estampado azul marino. La norteamericana ha rematado el look con un recogido con raya en medio, mientras que su cuñada ha preferido dejar su melena suelta. 

Tanto Kate como Meghan, que se han sentado juntas en el palco como el año pasado cuando también acudieron con estilismos completamente distintos, han estado acompañadas por la hermana de la primera de ellas, Pippa Middleton, que ha ocupado un asiento al lado de la duquesa de Sussex. 

Relacionados