Blanca Suárez lució piercing en la nariz (septum) y una mirada protagonizada por eyeliner y el rabillo. En este reportaje te contamos cómo lograr esa mirada.  | Atresmedia

Blanca Suárez revela cuál es su secreto para tener unas cejas perfectas

Además, en tres pasos, con imágenes del antes y el después. 

Clara Hernández | Woman.es

Para tener una de las miradas más bellas del cine español hay que tener en cuenta distintos elementos, como bien sabe Blanca Suárez. Así, hace un tiempo la actriz desvelaba cuál era su secreto para tener unas pestañas kilométricas y de ensueño; ahora, toca ocuparnos de las cejas, que son las responsables de algo tan importante como enmarcar y potenciar la mirada. 

Este jueves, la madrileña ha publicado en su Stories de Instagram tres imágenes que revelan el truco que utiliza para tener las cejas perfectas. Se trata del 'microblading', una técnica de relleno de la que ya llevamos tiempo hablándote y que consiste en la pigmentación de la ceja, pelo a pelo. 

El 'microblading' de Blanca Suárez. | Instagram / @blanca_suarez

El trazado (o 'epic moment', como lo ha bautizado Blanca) se hace con una pluma (pen), dibujando cada pelo a mano y mediante diferentes capas de color. ¿El resultado? Blanca Suárez nos lo enseña en las redes con una imagen del antes y el después. Lo mejor: resulta muy natural y es supereficaz para repoblar y rediseñar. 

"El pigmento en los próximos días bajará de intensidad hasta el 50%", advierte Blanca en la última de las tres imágenes que ha publicado sobre el microblading, y en las que se la ve unas cejas algo más oscuras de lo habitual.. 

El antes y el después de las cejas de Blanca Suárez.  | Instagram / @blanca_suarez / INSTAGRAM

Según explican los expertos, los efectos del 'microblading' duran, aproximadamente, entre un año y un año y medio. La técnica es similar a la que se utilizaría para hacer un tatuaje semipermanente, pero no duele, ya que se aplica antes una crema anestesiante.

¿Estás pensando en probarlo? Más datos: las sesiones duran  en torno a las dos horas y el precio, que varía según el tamaño de la zona a tratar, puede ser unos 200 euros.