GTRES

Microblading: nueva vida para tus cejas

El Microblading es la técnica más novedosa de relleno de cejas. Consiste en redibujarlas pelo a pelo y promete dejártelas bien pobladas, naturales y definidas durante más de un año.

C. Ávila

Cara Delevingne, Lily Collins, Sophia Vergara y otras celebs han devuelto el orgullo a las cejas salvajes y con personalidad. El problema es que esta nueva rebeldía peluda viene después de años y años intentando domarlas aplicándonos a fondo con las pinzas lo que puede haber dejado como resultado varias generaciones de cejas finas, con zonas despobladas o sin forma. No panic! Los adelantos estéticos vienen siempre al rescate.  

La técnica más novedosa de relleno de cejas se llama Microblading y consiste, según explican desde Bucmi, donde puedes reservar una sesión, en aplicar un pigmento natural para rellenar huecos o dar la forma deseada. Los orígenes del Microblading se remontan a Asia, y más precisamente al Tébori, técnica japonesa de tatuaje a mano que se sigue utilizando hoy en día por su precisión.

El trazado se hace pelo a pelo y manualmente con una pluma o pen en la que se insertan entre 6 y 16 pequeñísimas agujas que irán penetrando en la piel y depositando el pigmento. Pero tranquila, que no duele:  antes de empezar se aplica una crema anestésica y sólo notarás una ligera molestia. Los trazos son muy nítidos, no dejan derrames ni efecto borroso como puede suceder con la micropigmentación. Además, al ser una técnica manual en la que se dibuja cada pelo, el resultado es mucho más natural y los trazos más finos y precisos. Se pueden usar diferentes tonos y varias capas de color para obtener el resultado más natural posible. Otra diferencia es que el Microblading introduce el pigmento en la epidermis, es decir a un nivel más superficial, dejando un resultado menos permanente y que suele durar entre un año y un año y medio, en función de diferentes factores como la piel o edad del paciente y los cuidados posteriores.

Una sesión suele durar entre una y dos horas, en función de la zona a tratar y puede costar entre 150 y 200 euros. La ventaja de este tratamiento, a parte de su resultado muy natural, es que se puede usar tanto para cubrir huecos pequeños como para dibujar cejas inexistentes, como en casos de alopecia o cáncer. Es apta para todo el mundo, la única contra indicación es si se padece diabetes o problemas de tiroides, ya que el pigmento podría desvanecerse y desaparecer.