Isidore Montag / Gorunway (Imaxtree)

Ni rubia ni morena, el pelo bicolor está de moda y así lo puedes llevar

Ya no tienes que elegir. La última tendencia capilar apuesta por combinar dos tonos contrastados. Varios peluqueros nos cuentan cómo pasarte al bicolour hair. 

 

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Cada vez que las raíces hacen su aparición, la duda frente al espejo se manifiesta de nuevo: ¿Retocas tu rubio? Rompes con todo y te pasas a un castaño oscuro que sea menos esclavo... ¿mejor un clásico bronde, como Kate Middleton? ¿Y si dejas a todos con la boca abierta probando con un tinte rosa? Buenas noticias. El pelo bicolor ha llegado al rescate de las indecisas. La tendencia empezó a vislumbrarse durante el pasado verano con los cambios de look de Aitana, Dua Lipa o Danna Paolo. Y más recientemente se lo hemos visto a la presentadora Lorena Castell

Pero la tendencia no se ha quedado entre las famosas más atrevidas. El pelo bicolor también se ha hecho un hueco en la pasarela de esta temporada otoño/invierno gracias a que algunas top models se han apuntado a la moda. Lo más común es encontrar un contraste rubio platino-castaño oscuro. Aunque también hay hueco para otras combinaciones como rubio y cobrizo; rosa y castaño; malva y gris... La imaginación es el único límite. Por si te estás pensando probar este tipo de coloración, pero no sabes muy bien cómo, hemos preguntado a los expertos. 

- El corte adecuado. Para Eduardo Sánchez, director de Maison Eduardo Sánchez, el corte tiene casi más importancia que la combinación de colores. "No hay regla para los tonos, pero el corte determinará el color. Por eso debe realizarse siempre en primer lugar". En su opinión, este tipo de trabajos bicolor, "que requieren de mucha técnica y se han de adaptar totalmente al corte, están concebidos para destacar degradados, asimetrías y flequillos en general". Si echamos un vistazo a las que se han apuntando a la tendencia encontramos mucho bob, algún mullet (al más puro estilo Miley Cyrus), y melenas largas muy estructuradas. 

Imaxtree

- Toca decolorar. Piensa que estamos hablando de contrastes. De polos opuestos. Por tanto, sin decolorar es prácticamente imposible que consigas una melena bicolor como tal. Para evitar que este proceso dañe tu cabello, "la clave es adaptar el protocolo al estado del pelo para no lastimarlo más. En muchas ocasiones, antes de la decoloración, el especialista recomendará un tratamiento reconstructor para fortalecer la fibra capilar", explica Laura Montenegro, de Hair Salon, perteneciente a la plataforma Treatwell. Además, añade "para que el cabello no sufra hay que tener muy claro que se necesitan tiempo y paciencia. A veces se podrá hacer más de una decoloración el mismo día y otras veces será necesario acudir de nuevo al salón para seguir el proceso”.  

- Cuestión de técnica Una vez has elegido corte y combinación de tonos llega el turno de decidirse por la técnica. ¿Raíces de un color  y el resto de otro? ¿interior moreno y exterior rubio? ¿Flequillo? Diana Daureo, al frente del salón que lleva su nombre, apuesta por el Newroot. "Es la más aplaudida por su versatilidad. Consiste en dejar la raíz más oscura y el resto se va aclarando", explica. Cuanto más suave sea el degradado de transición, más natural. O al contrario, claro. Otra opción, como explica Laura Montenegro, son las noventeras "mechas chunky que enmarcan el rostro con un color diferente o, por qué no, decolorarse la zona de la nuca".