Emilia Clarke con su base de maquillaje favorita de Clinique. | D.R.

La base de maquillaje favorita de Emilia Clarke es además un sérum antiedad

La eterna Daenerys de 'Juego de tronos' ha descubierto una base de maquillaje que funciona también como potente tratamiento facial. 

María Aguirre

Podríamos decir que nuestro ritual de la mañana y la noche delante del espejo es sagrado y que no hay nada capaz de alterarlo pero probablemente estaríamos cayendo en una pequeña mentirijilla... Al menos no siempre lo tenemos por tan imprescindible como deberíamos.

Que levante la mano quien no daría lo que fuera por saltarse alguno de los pasos -al menos en los días en los que una está exhausta- si tuviéramos garantizado que por ello nuestra piel no iba a sufrir las consecuencias. 

Este es uno de los objetivos del mundo de la belleza desde hace años y afortunadamente son cada vez más los productos que logran conseguirlo. El último que ha llegado a nuestras manos se lo vimos a Emilia Clarke y resulta que es todo un descubrimiento. En realidad no deberíamos englobarlo como tratamiento porque entra en la categoría de maquillaje, pero tiene una tecnología de tres sueros tan potente que su efecto antiedad es increíble. 

Se trata de una base de maquillaje que unifica el tono, hidrata, reduce visiblemente las manchas oscuras, aporta luminosidad, le da a nuestro rostro un aspecto uniforme sin que por ello sea una cobertura excesivamente grasa y hasta protege el sol. ¡Lo tiene todo! 

Base de maquillaje de Clinique en diferentes tonalidades. | D.R.

Se llama Even Better Clinical, es de Clinique y con su textura ligera garantiza 24 horas de color impecable sin cuartearse ni nada parecido. Está demostrado que la piel está más lisa y radiante al natural después de ser utilizada durante 8 semanas y que incluso había muchas mejoras en lo que uniformidad y firmeza ser refiere cuando se usa de manera continuada. 

Pero es que no hay que olvidar otras cualidades que le pedimos a una base de maquillaje que es que sea resistente al agua, que no tenga perfumes ni aceites y que sobreviva a la humedad generada por la mascarilla en nuestra piel cuando la llevemos puesta.

Su precio es de 45 euros y está disponible en un abanico de tonos tan amplio que resulta imposible no encontrar en él el que es exacto a tu piel por lo que el efecto buena cara cuando te la aplicas está más que garantizado.