CoffeeAndMilk / ISTOCK

5 errores que estás cometiendo con tu base de maquillaje y que podrías evitar

A la hora de hacer cualquier look de maquillaje, una de las cosas más importantes en las que tenemos que incidir es en la piel, ya que si no aplicamos correctamente la base, deslucirá el resto del look y todos nuestros esfuerzos habrán sido en vano. Además es uno de los productos con los que es más fácil equivocarse, pero gracias a estos consejos ya no lo volverás a hacer mal. 

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Uno de los productos con los que más equivocaciones cometemos a la hora de maquillarnos es con la base de maquillaje, ya que son varias las cosas a las que debemos prestar especial atención. Sin embargo, si tienes un poco de cuidado es muy fácil cambiar nuestros hábitos y dejar de cometer estos errores tan comunes.

1. Usar el tono equivocado

Encontrar el tono adecuado es la clave para conseguir un cutis impecable con un aspecto lo más natural posible. Por ello, asegúrate de que el tono de tu base de maquillaje se ajusta a tu tono y subtono de piel. Si no estás segura de qué tono elegir, lo mejor es probar 3 tonos diferentes en la línea de la mandíbula. Luego difumínalos para ver cuál funciona mejor con tu rostro y cuello, y elige el que más te convenza.

2. Poner demasiada base de maquillaje

Evita aplicar demasiado producto o corres el riesgo de obtener un resultado 'pastoso'. Lo mejor es empezar con 1 o 2 dosificaciones, dependiendo de la fórmula de la base de maquillaje que elijas. Sólo entonces, si no es suficiente, puedes añadir un poco más de producto. Sin embargo, si lo que te gusta es un resultado muy cubriente lo que necesitas es hacerte con una base con mucha cobertura, en lugar de utilizar una de cobertura media y aplicar dos capas. 

3. No preparar la piel

El cuidado de la piel es EL SECRETO para un maquillaje perfecto. Cuidar la piel antes de aplicar la base de maquillaje es imprescindible para una aplicación más fácil y un resultado más bonito y homogéneo. Exfolia tu piel una o dos veces por semana, esto ayudará a mejorar la textura y la descamación. A continuación, utiliza una crema hidratante que se adapte a tu tipo de piel para conseguir una tez bien hidratada.

4. No utilizar las herramientas adecuadas

Es fundamental adaptar la herramienta de aplicación que elijamos en función del resultado deseado y de la base utilizada. La aplicación con los dedos también puede ser una posibilidad cuando se quiere trabajar con una textura fluida como una BB cream, por ejemplo. Las brochas sintéticas ofrecen una cobertura uniforme y ajustable, mientras que las esponjas tipo 'beauty blender' dejan un acabado más natural.

5. No difuminar lo suficiente

Para conseguir una piel bonita y, sobre todo, de aspecto natural, asegúrate siempre de que el tono de la cara coincide con el del resto del cuerpo y de que no hay un corte en el cuello o el escote. Dejar ese contraste entre la base aplicada en el rostro y el tono natural del cuello es uno de los errores de maquillaje más comunes, pero evitarlo es muy sencillo ya que solo tendrás que difuminar (cuando a la broche o esponja ya no le quede producto) más allá de la línea de la mandíbula y hasta la parte inferior del cuello para que el color sea perfectamente homogéneo y tenga un aspecto totalmente natural.