Toalla de playa que no se vuela con el viento de Tucca. | Tucca

La toalla de playa que no se vuela con el viento: el accesorio estrella del verano

¿Te imaginas estar en la playa y no tener que preocuparte de que tu toalla se vuele con el viento? Mira cómo.

Clara Hernández

Hay toallas de playa y toallas. Y algunas tan bonitas que se convierten en la estrella de nuestro equipo de baño en cuanto las extendemos sobre la arena. Sin embargo, no todas son tan cómodas como de las que te vamos a hablar hoy, ya que te permiten algo que no posibilitan la mayoría: darte un paseo tranquilamente olvidándote de si has puesto algo de peso encima para que no se vuele. 

Hace tiempo que empezamos a investigar la forma más sencilla y eficaz para que nuestra toalla de playa se quedara fija en el suelo, ajena a brisas marinas. Entonces, encontramos en la firma Tucca una solución: la marca proponía cuatro diseños muy modernos y vanguardistas que incluían una novedad: cada uno incorporaba cuatro pinzas, en un acabado muy elegante y ligero, que permitían sujetar la toalla a la arena a través de las esquinas. Además, contaban con un bolsillo oculto e impermeable para guardar objetos de valor. 

Sujeción de dos de las toallas de la colección 'Moon' de Tucca, que además de fijarse a la arena, pueden unirse entre sí. | Tucca

Hoy en día, han diversificado su oferta con otros modelos, como los de la colección 'Moon', inspirada en especies de coral en peligro de extinción y que abarca cuatro modelos blancos con estampados geométricos en colores amarillo, rojo, azul o aguamarina y que incluyen 4 pinzas para fijar la toalla al suelo o 'conectarla' con otras Tuccas (están preparadas para ser unidas entre sí). 

Los precios de sus modelos oscilan de los 59 euros, a los 75.

Dos de los modelos de las toallas de Tucca que no se vuelan con el viento: Danai y Crassa, de 59 euros. | Tucca

No son las únicas toallas capaces de hacer frente al viento. Ahora, la firma Ôbaba, creada por un diseñador de Gijón y otro francés en 2012, acaban de dar un paso más y han estrenado sus 'sábanas de playa XXL' antiviento y, además, antiarena.

¿Su objetivo? Crear para nuestras jornadas playeras un espacio libre de arena de varios metros que se clava en la arena con una piqueta en cada esquina, a través de un ojal, y que además es ligera (el modelo básico, en torno a los 190 gr), suave, ultracompacta y muy fácilmente transportable, ya que enrollada ocupa muy poco espacio.

Modelo de toalla familiar de playa Ôbama XXL+, de 5 m2, con piquetas para que no se vuele y antiarena. | Ôbama

Además, se "seca rápidamente, es fácil de usar y lavable en lavadora", añade la información oficial, que también destaca la calidad de su material: algodón tejido exclusivamente para la marca Ôbaba en Vosges, resistente y muy fino "pero suficientemente denso para no dejar paso a los granos de arena". 

En cuanto a las medidas, es mucho más grande que las toallas convencionales y perfecta para parejas, familias o grupos de amigos, y van desde las de 2.1 m2 (modelo Solo) a la de 5 m2 (el XXL+), pasando por el XXL (3,5 m2).

Además de toallas en colores lisos (azul, turquesa, frambuesa, mandarina...), tienen diferentes colecciones cápsula con distintos diseñadores. Puedes encontrarlas a partir de 39,90 euros.

Piquetas que fijan las toallas de playa de Ôbaba para que no se vuelen con el viento. | Ôbaba

A su vez, son muchos los fabricantes que han habilitado distintas soluciones para evitar el temido volado de playa: desde pinzas pincho, a clips. 

Mira las mejores propuestas: