Amelia Bono, impecable para la comunión de su hijo Manu. | @ameliabono / INSTAGRAM

El bañador retro de Uterqüe de Amelia Bono no puede ser más ideal

La empresaria es también la más elegante en la piscina. 

Julia García

Amelia Bono se mueve como pez en el agua, nunca mejor dicho, también en el contexto piscinero. Acumulamos muchísimos argumentos de peso en forma de looks de que su armario y su buen gusto a la hora de explotarlo tiene pocos "rivales" entre las celebrities e influencers de nuestro país, y es llegar la temporada de verano y todavía sube más si cabe el nivel. 

En apenas un fin de semana, la empresa e influencer nos ha dado no una sino dos razones para ensalzar su estilo también cuando toca ponerse ropa de baño. El bañador rayado con franjas verticales gruesas en blanco y verde que lleva en la última galería compartida en su perfil de Instagram es una razón de peso para hacerlo, pero todavía lo es más el bañador retro con el que había posado en la misma red sociales unas horas antes. 

"Antes muerta que sencilla", dice en el comentario de la imagen la propia Amelia Bono, un frase hecha que no puede ser más acertada porque explica a la perfección el look de diva de mediados del siglo XX en clave piscinera que se ha marcado.

Detalles como la taza de café y la toalla enrollada en la cabeza acompañando a unas gafas de sol de pasta gruesa y forma cuadrada suman mucho al resultado final de la foto, pero si hay algo que destaca por encima de todo es el bañador vintage de Uterqüe tan elegante y llamativo que luce en la mencionada fotografía Amelia Bono. 

En color blanco, con sutiles tirantes finos en color negro, el bañador destaca especialmente por el fruncido que decora la pieza a la altura del escote aprovechando que una hebilla circular remata una prenda en la que es un acierto el contraste del tono crudo de toda la base con los detalles en negro. No solo de los tirantes y la mencionada arandela, sino también sendas franjas estrechas que recorren en paralelo y en vertical el bañador.  

Bañador crudo con hebilla en el centro de Uterqüe. | Uterqüe

Los tirantes, que añaden un plus de sensualidad al elegante traje de baño ajustado, se pueden llevar rectos en la espalda o cruzamos en forma de equis, y la copa del bañador es extraíble.

La verdad es que no nos puede gustar más el bañador de Uterqüe -se vende en su tienda online por un precio de 69 euros- que nos ha descubierto Amelia Bono, una prueba irrefutable de que la sofisticación no está reñida, ni mucho menos, con la ropa de baño.