Raquel Sánchez Silva en 'El Hormiguero' | EL HORMGUERO

De Raquel Sánchez Silva a Ariadne Artiles: así es vivir la maternidad con mellizos, gemelos... o, incluso, trillizos

Hablamos con expertos así como con padres y madres de partos múltiples, como Raquel Sánchez Silva, sobre cómo salir airoso y disfrutar de una experiencia que cada vez es más frecuente (sí, hay 'burbuja gemelar').

Clara Hernández

Hace unos días, Ariadne Artiles se unía al nutrido club de rostros famosos que tienen hijos gemelos o mellizos y al que ya pertenecían Jennifer Lopez, Nieves Álvarez, Cristiano Ronaldo, Elsa Patacky, Enrique Iglesias, Beyoncé, Amal Clooney o Raquel Sánchez Silva, entre otros. Y la lista no deja de crecer, apuntan las estadísticas. 

Precisamente, esta última, Raquel Sánchez Silva, participaba este miércoles en 'El Hormiguero' para presentar su libro 'Dos mundos. Cuentos de mellizos, gemelos y otros hermanos sin igual', una recopilación de relatos que intenta ayudar a padres de embarazos múltiples y que se le ocurrió cuando supo que ella misma esperaba mellizos y se sintió "perdida", como muchos otros progenitores cuando les dan la misma noticia. También le motivó el comprobar que había una "burbuja gemelar real", es decir, que en España los nacimientos múltiples se han disparado y "están desatendidos", sin suficiente visibilidad. 

"La historia de la humanidad te dice que uno de cada 80 partos es gemelar. En reproducción asistida, cuando se implantan dos embriones, de cada cinco partos, uno es gemelar", afirmó la presentadora, que habló de un aumento de más del 280% del número de gemelos o mellizos entre 1983 y 2014. 

Las estadísticas respaldan sus datos. En España, país que lidera el número de partos múltiples pese a estar a la cola en el crecimiento demográfico, el número de nacimientos de este tipo se ha duplicado en 18 años, según el último informe disponible del INE. Más: el 5% de los niños que nacen hoy en día en nuestro país tiene un mellizo, un gemelo o un trillizo. Un dato que obedece, entre otras cosas, el retraso de la maternidad. Y no solo porque la edad haga más difícil la concepción natural y empuje a recurrir a técnicas de fertilidad. "Cuando la madre se va haciendo más mayor, se duplican los óvulos que libera al mes, por lo que las posibilidades de ovulación doble se multiplican y, con ello, los partos múltiples naturales", explica Lucila Menéndez, presidenta de la Federación Española de Familias Múltiples y de la Asociación Madrileña de Partos Múltiples (AMAPAMU), que da apoyo a las familias con hijos que han nacido a la vez.

Ahora bien, ¿cómo afrontar la llegada de mellizos, gemelos o, incluso, trillizos? Lucila Menéndez, que además de presidenta de AMAPAMU, es madre de gemelos, nos adelanta algunos puntos de su decálogo. "Lo primero que les decimos a los padres y madres es que es bueno concienciar a sus familiares y amigos, ya desde el embarazo, de que cuando los bebés nazcan van a estar sobrecargados de trabajo". Eso significa que hay que tratar de que se "minimicen las visitas de compromiso". Que quienes vayan a verlos no esperen que se les va a agasajar porque los padres van a estar muy ocupados. Mejor, al revés: "Que los invitados lleguen con el 'tapper' o que se ofrezcan a cuidar a los bebés ese rato para que los progenitores puedan echarse una siesta o se vayan a dar una vuelta solos". 

Otro consejo: los padres deben mantener su autonomía y ser ellos quienes tomen las decisiones sobre la crianza frente a las recomendaciones de parientes que, a veces, ponen "la cabeza como un bombo". Más aún cuando estos, seguramente, solo han tenido bebés de uno en uno, que "no es lo mismo", afirma la experta. Por ejemplo, sobre la lactancia, que puede ser materna ("la lactancia materna para múltiples es posible pero es complicada, y hay que conocer las técnicas. Nosotros tenemos talleres para ello", explica), pero también mixta o solo con leche de fórmula. 

Jennifer Lopez y sus dos hijos gemelos, Emme y Max, que nacieron de su relación con Marc Anthony en 2008.  | @jlo / INSTAGRAM

Organizarse, sin duda, es uno de los puntales para salir airoso de este reto, subrayan tanto Menéndez como los padres de mellizos y gemelos que hemos preguntado para este reportaje. La primera propone desde cocinar en grandes cantidades comida saludable y congelar para tirar de ella cuando no se disponga de tiempo, a crear un planillo con columnas para llevar un recuento de tomas, cambios de pañal, medicación o deposiciones, el cual se pueda completar rápidamente con simplemente cruces o letras.

Fátima y David, padres de dos gemelos de 6 años, Nacho y Manuel, confirman que "mucha organización" y "establecer cuanto antes horarios para que los niños vayan adquiriendo una rutina" puede ser vital para las primeras etapas, cuando todo gira en torno a los bebés, a sus horas de sueño y tomas, y la vida es "una carrera a contrarreloj". Porque de lograr una rutina depende, en gran parte, el descanso de los mayores. Además, "ambos padres tienen que implicarse al 100%, ya que hay momentos en los que los niños demandan a la vez". 

Es decir, aquí no vale escaquearse, como subrayan también Sara y Javier, padres de dos mellizos, Naia y Hugo, de 9 años, quienes a su vez recomiendan "armarse de paciencia y serenidad" para disfrutar de la experiencia mientras "sobrellevas de la mejor manera los meses iniciales, que son especialmente duros". 

La comprensión en la pareja es clave: "Al principio tu vida da un vuelco de 180º, dormir poco es una constante y la pareja se entrega en cuerpo y alma a las tareas de alimentar, asear y cuidar a sus dos bebés. Altas dosis de compresión son imprescindibles para evitar los conflictos fruto de la presión", inciden.

"El orden en casa, las tareas lo más distribuidas posibles, los horarios y aprovechar las horas de sueño de los bebés para dormir" son las pautas que les ayudaron a sobrellevar los comienzos, añaden, mientras que Fátima y David citan asimismo la previsión ("plantearse todos los escenarios posibles") incluso desde el embarazo, algo a lo que les ayudaron lecturas como 'El gran libro de los gemelos' de Coks Feenstra que incluye "testimonios de otros padres de partos múltiples" (y que, al parecer, es un clásico en las estanterías de este colectivo).

¿Y qué pasa cuando es una persona sola quien se enfrenta al mismo desafío? Irene, madre de las mellizas Leila y Violeta, que hoy tienen 8 años, admite que eso puede complicar el cuidado de los bebés. "Es necesario que alguien se encargue de la casa, ropa y las comidas". Sobre todo, durante el periodo de lactancia que hizo que "durante bastantes meses no hubiese otro reloj que el biológico para resolver el hambre y el sueño". "Yo tuve muchísima ayuda de mi familia. Una sola persona dedicada a todo lo veo difícil de asumir, la verdad", indica antes de restar "drama", por otra parte, al hecho de tener dos hijos a la vez: "Más allá de duplicar la intendencia, no creo que haya que vivir el nacimiento de múltiples de una manera diferente a un solo bebé", concluye antes de recomendar "no escuchar demasiados consejos pero informarse bien con lecturas o escuchando a otras familias en la misma situación".

Precisamente, intercambiar impresiones con familias que han pasado por procesos similares, escuchar sus testimonios y sus 'trucos' es una de las principales recomendaciones en la que todos coinciden y el motor de asociaciones como AMAPAMU.

¿Tal vez suene todo caótico, frenético, no demasiado sugerente? Pues esto dicen los que lo han vivido: "Tener dos o más hijos a la vez es una experiencia agotadora pero también única y preciosa", asegura Fátima, que aconseja a otros que se están preparando para recibir a gemelos o mellizos que no olviden "disfrutar", algo que le hubiera gustado escuchar a ella durante su embarazo.

Por su parte, Sara y Javier lo describen como algo "fascinante": "El tiempo vuela y crecen muy rápido. Hay que tratar de ver detrás de la presión, el sueño... la experiencia tan increíble que es". 

Irene recuerda una frase que solía repetir cuando la paraban por la calle y le parecía que se compadecían de ella por ir empujando un carrito de dos: "Doble trabajo, doble alegría".