Leticia Dolera, sonriente en una foto de archivo.  | Eduardo Parra / GETTY

6 cosas sobre violación que Leticia Dolera quiso contar a Ana Pastor

La actriz recuerda su caso de acoso ante el que nadie hizo nada. 

Clara Hernández | Woman.es

Hace unos días Leticia Dolera nos recordaba que los casos de acoso de sexual no son patrimonio de Hollywood y que ella misma había sufrido una agresión a manos de un director de cine cuando tenía 18 años. 

A través de un artículo escalofriante, la actriz había explicado que en la fiesta de fin de un rodaje estaba charlando con el director y tres compañeros cuando el primero le tocó un pecho. Ella le dijo que no podía hacer eso, él aseguró que sí y repitió el gesto ante el silencio sepulcral del resto.

Leticia no denunció entonces. Este domingo se sentaba en 'El Objetivo' de Ana Pastor. Y nos dejaba todos estos puntos para reflexionar.

1. El mirar a otro lado no es una opción
"El director me tocó una teta (...) estábamos en un corrillo y nadie dijo nada. Estaban callados. Eran personas adultas y nadie hizo nada", insistió Leticia. "Igual de grave es el tío que tiene el morro de hacer eso como los que no hacen nada", concluyó. 

2. "¿Una denuncia porque te toquen una teta?"
Cuando ocurrió, la actriz no denunció. Hoy, sin embargo, sí lo hubiera hecho. Piensa que algunas mujeres pueden no hacerlo porque tienen miedo a que no las crean. En su contra, el "mito de la mujer manipuladora y mentirosa" que está "en el relato cultural". No es el único miedo: también está el de "perder el trabajo". 

3. Las mujeres: secundarias, y no de lujo
Para Leticia, lo que sucedió indica que aún hoy en día las mujeres son consideradas como "algo secundario". "Lo que nos pasa es que somos mujeres, parece que tienes que vivir con una especie de culpa  y con un lastre. Tenemos un toque de queda: "No vayas sola a estas horas por ahí, no vayas vestida así"... ¡Perdona, tengo derecho a ir sola cuando quiera y sin tener miedo a que me vayan a violar! Nosotras tenemos un miedo extra por tener un cuerpo de mujer." 

4. La culpa es para la víctima 
La intérprete recordó que se fue a casa sintiéndose culpable. "Nosotras sentimos la vergüenza y la culpa, cuando la vergüenza es de quien agrede siempre".

 

Gracias al Club de las 25 por la noche de ayer y por premiarme junto a mujeres tan fascinantes y que son referentes tan inspiradores para mí. Compartir escenario con Rosa María Calaf fue un precioso regalo y que me entregase el premio mi amiga Núria Gago fue otro todavía mejor. Todo esto acompañada de  mis amigas Ruth, Nani y Antonio (Que no aparecen en la foto). A ellas y a Nuri les dediqué el premio. El club de las 25 de trabaja por la visibilización de las mujeres que hacen cosas importantes (que son muchas) y fomenta los lazos de sororidad entre nosotras. Y es que debemos construir un NOSOTRAS, reconocernos como sujetos politicos atravesados por la misma experiencia vital, la de ser mujer en un mundo patriarcal, eso debe unirnos y hacernos más fuertes para conseguir cambiar las cosas. #juntasesmejor @nurigago @ruthllopis @antonio_abeledo @srtaalvarez_ Y gracias @giuseppe_scianni por ese pelirrojito lindo que me has dejado para mi próxima peli. Gracias tben a @tetebyodette @ylianayepez

Una publicación compartida de LeticiaDolera (@leticiadoleraoficial) el

5. La cultura de la violación está "naturalizada"
El silencio de los demás, ese sentimiento de vergüenza de la víctima, el no plantearse denunciar por considerar que la agresión es poca cosa forma parte de lo mismo, explica Leticia: "la cultura de la violación". "La cultura de la violación es naturalizar cualquier tipo de agresión", aclara la intérprete. 

6. ¿Tenemos alguna herramienta?
Para la actriz, el feminismo y sus herramientas de unión y denuncia son la mejor arma para tratar de evitar que algo así no vuelva a ocurrir y de iniciar un cambio que es "urgente". ¿Nos ponemos manos a la obra?