El escritor y guionista Juan del Val, ahora jurado en 'El desafío', de Antena 3. | @juandelval

Juan del Val (marido de Nuria Roca): "La fidelidad es antinatural"

El escritor, marido de Nuria Roca, compagina su última y adictiva novela con su creciente éxito televisivo.

Ester Aguado|Woman.es

Nos saluda al otro lado del teléfono, lejano. Confiesa, con ese encanto 'effortless', que va conduciendo con el manos libres, que no tiene tiempo ni para emplazarnos otro día a otra hora. La vida se le ha complicado mucho a este madrileño: acaba de publicar su tercera novela en solitario, 'Delparaíso' (Espasa) -después de ganar el Primavera de Novela 2019 con 'Candela'-, pero su faceta de guionista y tertuliano en 'El Hormiguero' y de jurado en el concurso 'El desafío', ambos en Antena 3, han cargado su agenda.

'Delparaíso' es una novela que engancha, ¿eso se sabe cuando la estás escribiendo?

Por mi experiencia con las novelas anteriores (como 'Candela' o 'Parece mentira') es cierto que hay un denominador común que es: no puedo dejarlo. Si yo no puedo dejar de escribir, siento que estoy enganchando a la gente para que no deje de leerlo. No tienes la certeza, claro, nunca se sabe, pero sí que hay una manera de contar cosas que, por lo visto, engancha.

Es complicado, porque cada lector es distinto y lo que a uno le llega dentro al otro le deja frío... de hecho, Pablo Motos en 'El Hormiguero' destacó aspectos de tu novela que yo había pasado por alto...

Bueno, es que él se quedó con lo más televisivo. Cada lector lee a través de sus propias vivencias y depende de lo que haya vivido se identifica más con unos personajes u otros, con unas tramas u otras o con unos comportamientos u otros. Y ésa es la clave. Esta novela no es en absoluto plana: tiene muchas lecturas y recovecos en los que quedarte.

Juan del Val con su nueva novela, 'Delparaíso' (Espasa/Planeta). | Carlos Ruiz B

La novela incide en la vida oculta que todos tenemos en mayor o menor medida... ¿tú también?

Bueno, yo soy puro ocultismo (risas). Hay una frase que forma parte de la promoción: muchas veces nos parecemos a ése que no queremos ser. Y yo, toda mi vida, he presumido de no ser ejemplar. No quiero ser ejemplo de nada. Y creo además que las personas tienen que tener secretos, porque es algo muy saludable. Hay una cara que se da y otra cara que se vive. Y a mí me interesa la que cada uno tiene por dentro. Y de hecho, es de lo que yo suelo hablar en las novelas.

¿Y cómo combinas esa doble moral con el hecho de educar a tres hijos?

Bueno, yo estoy muy lejos de ser una persona marginal. Es verdad que, en algunos aspectos de mi vida, no soy convencional. Pero es que no creo que lo convencional sea lo correcto. A mis hijos, lo que yo les tengo que dar son valores y no patrones de actuación. Ellos tienen que ser libres para vivir como les de la gana. Que es lo que yo hago y me gustaría que hiciera todo el mundo: que cada uno viva en libertad, no como te dice el vecino que tienes que vivir. Tú no tienes que decir las cosas que le apetezca escuchar a tu madre, ¿me explico? Yo les quiero, les doy valores de honestidad, trato de educarles en el sentido del humor y la risa y punto. No tengo nada más que decirles: que hagan lo que quieran con su vida como yo hago lo que quiero con la mía.

¿Ellos han leído la novela?

No. No han leído ninguna... Bueno Juan, el mayor, que tiene 18 años, leyó en su momento 'Candela', Pau tiene 14 años y Olivia, la pequeña, con 10, está en otra cosa.

Nuria Roca con dos de sus hijos, Juan, de 18 años y Pau, de 14. | GEN

Juan, ¿tú escribes para tí o para los demás?

Para mí, sin ninguna duda. Quien dice lo contrario, miente o quiere quedar bien. Yo tengo la necesidad de escribir, es un ejercicio íntimo e importantísimo, pero lo hago para los demás. Cuando tienes necesidad de contar una cosa, quieres que alguien te escuche, ya sea a través de una canción, de un programa de televisión, de una entrevista o de un artículo de opinión. La gente genera contenido para que otros lo lean, lo vean, lo escuchan... por lo tanto, claro que escribo para los demás. A mí el lector me merece un gran respeto. Ahora bien: eso no se puede confundir nunca con escribir las cosas que tú crees que le pueden gustar al lector. A mí eso me da completamente igual y esas modas de ahora se lleva la novela policíaca o la romántica... yo siempre haré el mismo tipo de novelas: las que yo quiero escribir y las que me interesan.. si gustan y mucho, estupendo, porque yo quiero que la gente las lea, como todo el mundo.  

Es un esfuerzo que busca recompensa...

Es muy cansado escribir, es muy duro, sobre todo si lo haces con cierta honestidad y te dejas el alma, el pensamiento, el estómago y el corazón... como para que luego no lo lea nada, hombre, no fastidies (risas).

Sé que no te gustan nada las etiquetas, pero ¿cuál les pondrías a tus libros, a tu forma de contar las cosas?

Mis libros son honestos. A parte de eso, son divertidos en algún momento, desoladores en otro... pero sobre todo son verdad. Tengo una manera directa y visceral de escribir. No tengo filtros, no pienso en lo conveniente... pongo lo que me sale del alma.

Tus historias generan muchas dudas, hacen pensar... ¿al escribir tú también las tienes?

Claro, pero a mí las certezas, en general, no me interesan para nada, porque son aburridas. A mí lo que interesan son las dudas. Yo permanentemente me hago preguntas y procuro hacérmelas muy incómodas. Y esas preguntas, en algún momento se las llevo al lector. Yo no escribo novela romántica -aunque la respecto muchísimo-, yo busco el amor y el sexo desde la pureza. Soy sensible, pero huyo de lo cursi. 

Juan del Val en 'El Hormiguero', junto a Nuria Roca y Pablo Motos. | Ivan Abanades Medina / CORDON

¿Qué te divierte más: hacer guiones para televisión, ser tertuliano, ejercer el periodismo, escribir novelas?

Yo intento ver siempre el vaso medio lleno y me considero un privilegiado. Trabajar en televisión, en un programa como 'El hormiguero' es muy divertido... también muy estresante, al ser en directo. Me divierto mucho, independientemente de si salgo o no delante de la cámara, porque no es relevante. También trabajo como comentarista de actualidad y político desde hace tiempo, en programas como el de Ana Rosa (Telecinco) o 'La hora' de La 1... Yo hago muchas cosas que me divierten, pero yo soy escritor. Desde que me levanto, cómo miro las cosas, lo que vivo... todo es susceptible de ser narrado. Soy escritor cuando escribo y cuando no. Lo demás... son trabajos.

¿Y cómo te has embarcado como jurado en 'El desafío', el nuevo concurso de Antena 3, junto a Santiago Segura y a Tamara Falcó? Nunca te hubiera imaginado ahí...

¡Anda ni yo! (risas). Yo no he salido mucho en televisión: la primera vez fue cuando Ana Rosa me llama para ser analista político en su programa, pero siempre mantuve mi trabajo como guionista en '7 y acción', la productora de programas como 'El Hormiguero' y ahora 'El Desafío'. Pablo Motos y Jorge Salvador me propusieron ser jurado de este nuevo programa antes del confinamiento y yo pensé que estaban locos, pero que podía aportar algo de ecuanimidad. De repente llegó la pandemia, se paró todo y me propusieron participar en las tertulias de 'El Hormiguero'... y como me parecía una aventura a vivir, también me animé. Y, la verdad, estoy muy contento de como me ha salido todo (risa).

¿Eres un jurado cañero, tipo Risto Mejide?

No, no, no. Yo no soy malo -a ver, Risto tampoco... le conozco, es un buen amigo y le respeto muchísimo-. Aunque tenga este aspecto serio y esta manera vehemente de decir las cosas, la gente que me conoce sabe que soy bueno. He intentado dar cierto criterio a las pruebas porque conocía la dificultad... yo soy el guionista de los retos de Pilar Rubio en 'El Hormiguero', así que muchas de las pruebas que se han hecho ya las habíamos intentado en el programa de Pablo Motos. Algunos concursantes se han enfadado conmigo en los programas, pero luego eso no ha traspasado la vida real y soy amigo de prácticamente todos.

Tú afirmas que el deseo mueve el mundo; si no deseas, no estás vivo... ¿cómo de vivo te sientes?

Vivísimo (risas). 

La pareha lleva 22 años juntos y tienen tres hijos. | @juandelval

Y esa naturalidad con la que escribes y describes las escenas de sexo, ¿también se da en tu vida?

Yo soy muy respetuoso, pero no tengo tantos filtros a la hora de hablar de las cosas. Soy natural en todos los sentidos. Es que, si no, me aburro en todos los sentidos. Si tengo que estar pendiente de si digo algo que ofenda... Y sí, a mí me gusta mucho el sexo... pero como a todo el mundo. Vamos, creo yo. Ahora si eso no se puede decir, pues que se calle quien quiera. 

Hace tiempo protagonizaste una polémica junto con Nuria Roca, tu mujer, sobre el poliamor, si érais una pareja abierta o no... ¿eso como quedó?

Eso tiene que ver sobre lo que tú dices y sobre lo que interpreta la gente sobre lo que has dicho, que siempre hay una distancia bastante grande. Lo que nosotros, Nuria y yo, hemos dicho siempre... bueno, ahora hablo por mí: yo creo que la fidelidad es algo bastante antinatural. Y todo tiene que ver con convencionalismos. Lo que dijimos es que uno haga lo que le dé la gana con su cuerpo y con su pareja. Es que no hay sólo una manera de vivir. Y a partir de ahí, la gente empezó a hacerse muchas fantasías con el tema del poliamor. Nosotros somos una pareja que lleva 22 años juntos, tenemos tres hijos, hipoteca, perras... como todo el mundo. Estamos tan lejos del poliamor (gente que vive con gente, todos revueltos, en una casa)... Otra cosa es que yo no concibo el amor como algo que tenga que ver con la posesión. Las parejas son seres individuales con vida propia y que tienen que tener su espacio. Todo lo demás... son fantasías de la gente.

Las tres novelas de Juan del Val, editadas por Espasa. | @planeta

¿Cómo llevas la crisis de los 50?

Yo no soy consciente... si me ha atacado, no me he enterado. Estoy viviendo un momento sensacional, no me veo en ninguna crisis... sigo sin cambios grandes en mi vida entre los 40 y los 50. Hombre, antes estaba más fuerte porque hacía Ironman y ahora no hago nada, pero me encuentro bien. Algunos dicen que estoy buenorro, a otros no les gusto nada. Al parecer, no está mal la cosa, tengo mi público (risas).

¿Por qué tu dos primeras novelas ('Para Ana de tu muerto', 'Lo inevitable del amor') las escribiste con Nuria y las tres últimas ('Parece mentira' y 'Candela') tú solo? ¿No es complicado escribir un libro con alguien?

Sí, es dificilísimo... Nuria había publicado 'Los caracoles no saben que son caracoles' (2009) y me pidió ayuda para hacer un personaje masculino en la siguiente novela, así que al final la acabamos haciendo a cuatro manos. Y el problema de Nuria es que se ha vuelto súper vaga. Y yo tenía la necesidad de escribir 'Parece mentira', mi primera novela en solitario y ya tiré para delante. Y me gusta mucho, así que no sé si algún día volveremos a coincidir... es que ahora está en otras, la tía. Empieza ahora mismo a hacer teatro y de repente no le apetece. 

Será también porque además de su trabajo, se ocupará de la casa, de los niños, del cole... como hacemos todas.

No, perdona. 

¿Tú también aportas?

Yo no aporto, aquí se hace todo a medias. Yo no colaboro, ni ayudo... lo hacemos todo a pachas. Es exactamente, al 50%.... siempre hemos sido así como pareja, incluso cuando los niños eran pequeños.