Mavica | D.R

Seis cantantes que están marcando el ritmo (incluso confinadas)

Convirtieron la cuarentena en una catarata de creatividad y sus seguidores lo han apreciado revolucionando sus redes sociales este verano. 

Paka Díaz | Woman.es

Algunas personas lo que más echamos de menos en estos días raros son los conciertos en directo. El coronavirus es el responsable de que se hayan cancelado los numerosos festivales del verano, dejando huérfanos a los locos de la música. O no tan desamparados, ya que tímidamente comienza a haber conciertos con medidas de seguridad que son perfectos para quitarse el mono. Además, la gente de la música ha aprovechado, precisamente, el período de confinamiento para componer, ofrecer gigs en directo, o hacer versiones increíbles de temas que les pedían sus seguidores en las redes sociales. O desmarcarse con maravillosos duetos e, incluso, rodar vídeos que dejaban con la boca abierta. Eso, además de vivir y aprender de una experiencia que nos ha cambiado a todos. Hablamos con seis prometedoras cantantes españolas, Bely Basarte, Sofía Ellar, Robie, Mavica, Carmen Boza y Juicy Bae, para que nos cuenten qué han supuesto estos meses extraños para ellas y sus planes para para la nueva temporada. 

 

- Sofía Ellar: “Antes los ídolos eran inalcanzables. A mí no me puede hacer más ilusión que me vean con mis errores y defectos”

Sofía Ellar. | D.R

"Soy un alma libre". Si algo transmite Sofía Ellar es libertad. Lo hace a través de sus canciones, con esas letras que sueñan con soles, mares y playas, con sus vídeos e incluso con su imagen. Así es, también como se ve ella a sí misma, como “esa niña cansada de oficinas que se busca la vida cantando esta canción: en fin, un alma libre”. Esa necesidad de romper con cualquier cadena hace que se resista a encasillarse a un estilo. “ Creo que lo bonito del arte y la música es que ‘la mejor canción no entiende de murallas’. Eso me permite un margen para poder explorar en el futuro todos los estilos ya inventados o por inventar. Mis canciones son un papel en blanco escrito desde el corazón. Mis canciones son para TOD@S”, confiesa, con un todos diverso, inclusivo y mayúsculo. Algo que también expresa esa espontaneidad suya es su Instagram, donde no esconde sus sentimientos, ya sea por su pareja, como si un día se levanta regular, o hace de familia de acogida de gatos a adoptar… “Comparto lo que soy, porque eso es lo que me permite luego en la vida real llevar ese lema de ‘tan solo soy real’ al día a día. Antes los ídolos eran inalcanzables y estaban totalmente deshumanizados, la gente colgaba pósters en sus habitaciones.... A mí no me puede hacer más ilusión que me llamen Sofi y me vean con mis errores y defectos de toda persona humana. Mi familia virtual me ayuda también a mejorar, porque si ell@s aprenden de mí, yo de ell@s ni te cuento.... Da gusto tener una familia virtual tan maravillosa y respetuosa. Yo creo que valoran lo que les doy, porque luego me lo dan también, y gracias a eso, me puedo permitir el lujo de bajarme al público casi casi con la total certeza de que no voy a tener ningún disgusto. Ahora con la pandemia no puedo bajar como antes pero... ¡Volveremos a hacerlo cuando se pueda! Eso es muy Ellar”, explica entre risas. 

La cantante, que ha conseguido llenar el WiZink Center de Madrid, vendió las entradas de su último concierto, en Santander, en solo tres minutos. Hablamos con ella justo tras ese concierto, el primero de este verano extraño. “Santander es mi tierra verde, esa que me ha visto crecer y la que tantas canciones ha inspirado: es sagrada. Tocar ahí, después de tres meses tan surrealistas de confinamiento y los sentimientos más a flor de piel que nunca, ha sido único. La gente que haya podido presenciar ese concierto (éramos muy poquitos) han visto a una Sofía irascible, tierna y lo más parecido a sus inicios. Defendimos las canciones como lo hacíamos en los primeros escenarios, porque la música en directo y en acústico tiene una magia que solo algunos pueden apreciar”, cuenta. En el confinamiento hemos asistido a su proceso creativo, en el que ha hecho covers fragmentados que le pedían sus seguidores. “A veces, con tanta presión profesional y personal, nos olvidamos de lo que verdaderamente importa. Al ser alguien que se exige muchísimo y también a los demás, el parón mundial me ha aportado solo cosas positivas. Dar valor a lo que verdaderamente importa, y reforzar los pilares que me sostienen, así como desprenderme de lo que tanto daño me ha hecho. Me debía un poco de introanálisis y tiempo para mí aunque en realidad ni en cuarentena hemos parado”, cuenta. 

No solo a través de las emociones ha vivido Ellar este período. También con Álvaro Soler, su pareja y compinche, publicaron ‘Barrer a casa’, un tema compuesto durante el confinamiento. “Al principio me sentó como un tiro de mal, estaba triste, tenía ansiedad y me costó aceptar que nos habían quitado la libertad. Era de noche, y andaba escribiendo sobre un papel en blanco. De pronto apareció Alvi, y me dio un abrazo, se sentó a mi lado, y la música y la letra iba fluyendo como un río con caudal, terminamos en apenas un par de horas y nos miramos diciendo: ‘el mundo necesita agarrarse a esta canción’. No dudamos ni un segundo en lanzarla de esa manera y a lo loco, a pesar de que la idea que teníamos de lanzar algo juntos por primera vez era algo mucho más parecido a un hit de radio. Sin embargo, nadie estaba preparado para una pandemia mundial”, recuerda.    

Además, la pareja se las arregló para grabar el vídeo del tema de Sofía Ellar, ‘Si es Roma amor’, sin miedo a las limitaciones. El resultado es un subidón de alegría en formato audiovisual. “Esta situación ha sacado el lado más creativo de cada uno. Fue divertidísimo desde pintar los carteles de colorinchis simulando un chiringuito hasta teletrabajar con Willy Rodriguez vía Skype compartiendo ideas y teledirigiendo a Álvaro (el mejor cámara del mundo jaja). Ni mucho menos era el concepto de videoclip que yo tenía en mente, pero para haberlo grabado encerrada en cuatro paredes sin duda es algo que no voy a olvidar jamás”.  Ahora, Ellar se prepara para el otoño, cuando saldrá su próximo single. “Será una balada intensa de esas que tanto me caracterizan, por eso de compensar con ‘Si es Roma amor’, de esas harán saltar lágrimas y que dará paso a un tercer disco en invierno, espero”. Mientras, sigue embarcada en su gira dándolo todo. Los próximas paradas serán el dos de septiembre en el Madrid Wizink Center y el 25 en Avilés. Sin parar en lo posible y dando mucho cariño a sus seguidores porque, como ella canta, “todo, con empeño, mimo y corazón acaba saliendo”.

 

- Bely Basarte: “Hago la música que me sale, la que me pide el alma”. 

Bely Basarte. | D.R

Justo antes de empezar el estado de alarma, Bely Basarte estrenó el single ‘Roma’ y como reconoce que siempre ha sido muy de acompañar sus lanzamientos con versiones acústicas, decidió que “estar en casa no nos lo iba a impedir. Mi carrera casi que empezó en redes, me muevo en ellas como pez en el agua. Mi banda ni se lo pensó, a todos nos apetecía volver a tocar ‘juntos’. La acogida fue fantástica, como ya me tiene acostumbrada mi público”, explica ña artista, que se define como “una madrileña que se enfrentó a sus miedos y ahora vive de lo que más le gusta, la música”, lucha contra las etiquetas y señala que hace “la música que me sale, la que me pide el alma. Me inspiro en mis vivencias y en todo lo que me rodea, todo lo que percibo puede influir en mi proceso artístico”. Sin embargo, reconoce que “cada canción tiene un propósito, pero la mayoría son desde y para lo más profundo de uno mismo, los sentimientos en crudo. Con algunas trato de transmitir esperanza, con otras consuelo, otras son para evadirse y pasarlo bien”.

Además de sus ya famosos gatos, en los últimos meses Basarte ha estrechado la relación con sus seguidores, a los que animaba a pedirle covers. “Es una dinámica con la que llevo años. Al haber empezado en YouTube hace años, mis seguidores y yo tenemos mucha comunicación. Me gusta escucharles y saber qué quieren o esperan de mí. En la cuarentena nos hemos relacionado igual que siempre, a través de una pantalla pero sabiendo que estamos personas de verdad tras ellas”, cuenta. Entre sus versiones, destaca la que hizo con GOMZ de ‘Si Por Mi Fuera’, un tema de Beret. 

Reconoce que esta primavera y verano raros le han ayudado a “conocerme un poco más a mí misma, he aprendido nuevas recetas, la importancia de los abrazos y lo importante que es mi gente para que mi vida tenga sentido”. Anima a estar al loro de sus lanzamientos y conciertos, porque si todo va bien se avecina un otoño imparable para ella, según nos cuenta. “Quien esté atento/a a mis redes sociales se enterará de todo”, alerta y nos adelanta que tiene a la vista un concierto en Madrid el 5 de septiembre y otro en Barcelona el 13 de noviembre en los que va a darlo todo: “Estamos preparando un show precioso con todo el repertorio nuevo. Hay muchas ganas de estrenar estas nuevas canciones online y en directo”. Para muestra, el último tema que ha lanzado, ’Me va a doler’, adelanto de su próximo disco, que saldrá el 4 de septiembre. 

 

- Robie: “Cuento historias de mujeres fuertes que hacen lo que les da la gana”.

Robie. | D.R

Fichada por Warner Music y con la producción de Alizzz -que produce y compone para C. Tangana, Rosalía, Becky G, Lola Índigo y Aitana, entre otros-, las revistas especializadas preveían que 2020 era el año de Robie. Sin embargo, con la crisis del coronavirus las alarmas saltaron en el sector. ¿Ha supuesto eso un parón en su carrera? Más bien no. En pleno confinamiento, la joven cantante, música y compositora hizo una ‘home gig’ para Bershka con más de 73.000 visualizaciones desde todos los rincones del mundo. Luego lanzó una bomba:  ‘Búscame’. “Es una canción que escribibimos Alizzz y yo una tarde en su estudio, sobre la contradicción cuando lo dejas con alguien porque no puede ser, pero a la vez te gusta esa persona”, explica la cantante que impacta en el vídeo, dirigido por la realizadora y Dj Laura Put, con una imagen muy poderosa. “Nos inspiramos para conseguirla en la estética ‘dance floor' y en iconos como Kylie Minogue”, comenta. La canción ya lleva más de 500.000 escuchas en Spotify. ¿Suerte? No, mucho trabajo detrás. 

Desde niña, Robie convivió con la música. Su madre trabajaba en la industria y su padre, a quien debe la mitad sueca de su sangre, era músico y cantante. “Desde muy, muy pequeña siempre estuve rodeada de música. Mi madre se dedicaba a eso y creo que tuvo que influir que estaba siempre escuchando discos nuevos”, cuenta. “Lo primero que tuve fue un piano de juguete muy malo con el que saqué de oído una canción, ’Big Big World’, [de Emilia], y la repetí durante horas porque me hacía sentir bien”. Esa fue la clave de su amor infinito por la música. “Para mí es casi terapéutica, me hace sentir mejor, como ir a correr pero con instrumentos”, confiesa. Hoy es una versátil instrumentista. “Empecé con el piano, a los 14 años me volví rebelde y quise una guitarra eléctrica y a los 17, una batería. Lo que mejor toco es la guitarra, pero los otros me ayudan a tener una visión más completa de la canción. Al componer, me sirve mucho”, afirma. 

Para investigar la industria musical la cantante ha recorrido medio mundo. Su primer destino fue Hamburgo, donde hizo unas prácticas en un estudio de música un año y medio. “Vivía allí, aprendía a editar canciones, ayudaba con los micros, afinaba guitarras o les cambiaba las cuerdas. Cuando quedaba el estudio libre practicaba batería, piano… Aprendí muchísimo y mejoré un montón”, recuerda. Tras ahorrar, se fue a Nueva York a conocer su escena musical. Trabajó de ‘au pair' en Long Island, y, unas cuatro noches por semana, cogía un tren de dos horas a Manhattan a actuar en noches de micrófono abierto. “Me vine muy arriba porque les gustaba lo que hacía. Hice canciones con gente y disfruté mucho, pero también fue un poco duro porque estaba sola. Siempre iba con mis ahorros y trabajando, pero merecía la pena”, comenta. Su tercera parada fue Estocolmo. “Me fijé en que muchas de las canciones que más me gustaban, de Justin Bieber o Britney Spear, eran de Max Martin, un productor sueco. Por eso fui allí, trabajé en una tienda y en un hotel y me iba enterando de dónde podía tocar, iba a los estudios. Aquello es como un laboratorio, tienen todo muy estudiado. Es alucinante cómo valoran el trabajo del músico”, explica. “Todo lo que he aprendido me ayuda a tener una visión 360º de a canción, saber que le vendría bien”. 

Cuesta encasillar a Robie porque es una artista en continúa evolución. Canciones como ‘¿Qué Será?’ enseña su lado más inocente, mientras que en ‘Contigo’, producido por Javiera Mena, saca a relucir su ironía. Sus letras son un grito de libertad, que empieza por la de amar a quien desees. Su inspiración fluye. “Escribo las canciones que me gustaría escuchar, pop con melodías bonitas y que lleguen al corazón. No hay nada planeado, aunque muchas veces pienso en qué me hubiera gustado escuchar cuando era pequeña de una chica de mi edad”, nos cuenta la artista, que reconoce sentirse empoderada y feminista. “Cuento historias de mujeres fuertes que hacen lo que les da la gana, sin importarles nada, ni la orientación sexual, ni lo que piense nadie. Eso define lo que hago en mi vida: yo tomando las riendas de todo. La forma en la que manejo mi carrera es feminismo puro y duro. Creo que lo más rebelde es que todas las decisiones empiecen y terminen en ti”, explica.

Entre sus proyectos destaca un nuevo EP de música más electrónica en el que se está volcando: “Estoy haciendo locuras con productores a quienes admiro muchísimo, canciones para bailar como las de antes”. Ese trabajo saldrá en otoño, con sus próximos conciertos, uno en Madrid en Sound Isidro el 15 de octubre. Otro en el Big sound festival el 30 y 31 de Octubre en Valencia, con un cartel que incluye a Bad Gyal, Becky G y C. Tangana. Pero ella advierte: “Todo el rato cambia todo”, porque, si algo le ha enseñado está crisis sanitaria es “que soy muchas mujeres y muchas artistas dentro de una, que no hay nada escrito y que todo es posible”. 

 

- MAVICA: “Escribo música para expresar lo que no soy capaz de decir en alto”

Mavica. | D.R

Marta Casanova es el nombre de la mujer que hay detrás de MAVICA, acrónimo de su nombre y “el proyecto bajo el que escribo música para expresar todo lo que no soy capaz de decir en alto. Empecé escribiendo canciones a modo de terapia y acabaron siendo una especie de máquina del tiempo a modo de diario al que puedo volver cada vez que necesito recordar algo”, confiesa. Para ella, lo más importante “es poder transmitir un estado de ánimo o compartir una historia. Me gusta expresarme con las letras pero que al mismo tiempo la gente pueda interpretarlo a su manera y hacerlas suyas”. Todo ello se traduce en unas composiciones de una gran profundidad y con una melodía envolvente. Puro sentimiento que emociona. Habrá quien reconozca su voz por el  tema ‘The journey home’ de un anuncio para Seat, pero sin duda una de sus canciones que más ha llegado al corazón es ‘Ada Road’, un bellísimo tema del que muchos seguidores le ha dicho que les había servido para salir de la monotonía del confinamiento, o a superar algún momento difícil. “Una chica me mandó un mensaje diciendo que estaba pasando por un depresión muy fuerte y que escuchar Ada Road le había ayudado a salir de ella y no perder la ilusión. ¡Creo que nunca me había emocionado al leer un mensaje de instagram!”, reconoce. 

Su nuevo EP, ‘Send Me To The Water' vio la luz el 24 de abril, en pleno confinamiento. Ella explica que se sintió reacia al principio con lo de lanzar su música en aquellas circunstancias, pero al final se decidió a hacerlo por todo el trabajo que había detrás. Acertó: sus canciones han acompañado a muchos de sus seguidores. “La verdad que no me apetecía nada sacar nueva música, ya que sentía que estaban pasando cosas en el mundo demasiado importantes como para querer pedirle a la gente que escuchasen mi nuevo EP, me parecía incluso egoísta. Pero es cierto que había mucho trabajo detrás y estaba todo prácticamente rodado cuando pasó todo, así que decidí seguir adelante y la verdad es que estoy muy contenta con el feedback de la gente”, comenta la cantante, que no ha parado: desde montar sesiones de música lounge con en las que igual dabas un concierto para Siglo XXI de Radio 3, como hacer una sesión solidaria para recolectar fondos para los profesionales que han trabajado en primera línea en la pandemia. “La verdad que estar tanto tiempo encerrados en casa da para tocar mucho y pensar en las formas en las que se puede aportar un pequeño granito de arena y sentir a la gente un poquito más cerca, aunque sea a través de las redes”. 

Afincada en Londres, a MAVICA el confinamiento le pilló en España, en Cartagena. “Tomé la decisión de volver a casa justo después de que anunciasen el estado de alarma, y me fui a mi casa de la playa con PBSR [productor murciano con el que trabaja] para no contagiar a nuestros seres queridos en caso de haber estado en contacto con el virus al volar desde allí. Lo que no sabíamos era que sin darnos cuenta estábamos en una especie de ‘retiro musical’ perfecto para escribir, ensayar y componer para nuestro nuevo proyecto conjunto”, explica, “la verdad que me apetece un montón, ya que tocaré por primera vez todo lo que hemos estado preparando esta cuarentena en formato dúo.”. En Murcia ha realizado sus primeros conciertos este verano. El próximo será el 29 de agosto en el Auditorio el Batel. La artista señala que su música es “muy cambiante, sobre todo ahora mismo, pero hay claras influencias del pop de toda la vida y otro más contemporáneo. También hay un poquito de folk y algunas influencias de música algo más electrónica”. Además, nos adelanta que para este otoño anunciará con PBSR un nuevo proyecto para el que han compuesto temas en castellano. Habrá que seguir su cuenta de Instagram para estar informados y alucinar con su voz. 

 

- Juicy Bae: “Definirse es limitarse”

Juicy Bae. | D.R

Con una personalidad arrolladora, Cristina Vela, o sea, Juicy Bae es una de las artistas jóvenes españolas más singulares. Dentro del mundo del trap, destaca con voz propia. Para muestra, su tema ‘Cristales rotos’, una canción en la que puedes encontrar los símbolos más característicos del género y, sin embargo, es la personalidad de la cantante la que destaca. Poesía y dureza a un tiempo. Un deje de flamenco, mucho soul. Ella se define a sí misma casi como si estuviera ‘trapeando’: “Soy yo misma, Cristina, familiar, leal, atrevida, privada, medio loca, fuerte, con mucho carácter pero extremadamente sensible para algunas cosas de esta vida” y acaba con un “soy muy piscis, la verdad”. Sin embargo, la rapidez y desparpajo con la que se cuenta a sí misma, se transforma en precaución cuando se le pide concretar el tipo de música que hace. “Definirse es limitarse. Podría decir que Trap Soul sería lo más aproximado, nunca dejo de escuchar referencias flamencas y latinas en mi sonido y en mis melodías”, explica y enumera algunas de sus influencias: “Me inspiro en Camarón, ASAP Rocky, Ñengo Flow, PartyNextDoor…”. 

Arisca por tanto con las limitaciones, Bae resume rápido: “Simplemente creo que mi finalidad es que la gente se sienta identificada con la realidad de lo que digo en las canciones”. Sevillana de nacimiento, de niña estudió baile flamenco, hasta que la música urbana llegó a su vida. “Descubrí el hip hop como baile y el rap como música y mi mundo tomó un punto de vista diferente”, explica, aunque reconoce que “sin duda alguna, el flamenco es mi expresión artística favorita”.

La cantante no para. Durante el confinamiento participó en un tema del rapero español Sticky M.A., ‘Mami dónde estás?’. “Muy guay fue un sueño”, comenta ella de la experiencia y señala que le “fliparía colaborar con alguien del panorama latino americano, por ejemplo Aleesha o Taichu”. Después, Juicy Bae ha publicado ‘Kuarentena’ un potente temazo que ya ha superado las 277.000 visualizaciones en YouTube. “Diría que especialmente buena la reacción o más de la que esperaba”, comenta sobre la recepción. Le preguntamos qué quiere contar con esta canción: “Que la llama de las ganas y del querer hacer las cosas y que salgan bien no se apagan si tienen una llama suficientemente importante”. 

Ella desde luego sabe lo que ha aprendido en estos tiempos locos que nos está tocando vivir. “Personalmente creo que me quedo con el crecimiento y la consciencia de mi misma adquirida, profesionalmente creo que sobre todo con aprender a gestionar energías y a darle la importancia que tiene a cada cosa”, indica. Este año, Juicy Bae aparecía en el cartel del Sónar 2020. “Lo aplazaron para el 2021, así que me veréis en el próximo cartel”, dice. Este verano hará algunos conciertos ya confirmados en Galicia y en Sevilla. Pero ya tiene la mirada puesta en su próxima creación: “Estoy empezando otra mixtape, buscando otros productores, referencias y maybe buscando otros sonidos me apetece hacer cosas mucho más melódicas y más cercanas a mis raíces. Aparte de esto tengo otros proyectos más enfocados al rap que me encantaría sacar pronto, la verdad que suelo varios focos de trabajo a la vez”. Lo dicho, Juicy Bae no sabe estarse quieta. 

- Carmen Boza: “Mi proyecto es hacer canciones que sirvan de bálsamo y de apoyo”

Carmen Boza. | D.R

Hay un tinte ronco en la voz de Carmen Boza que hace detenerse en ella. Un algo que evoca profundidad y verdad. Ella se define como alguien “que sigue su intuición y su corazón para hacer cualquier cosa, hipersensible al drama y con cierta tendencia a la insatisfacción”. Aunque reconoce que hace canción de autor en el sentido más literal, señala que “en cuanto a género o estilo no sabría definirte con precisión. Ahora mismo voy a trío, un carácter eléctrico y con groove con tintes de rock y RnB. Y mis letras son muy introspectivas y en ocasiones oscuras, igual que las armonías. Lo que pretendo transmitir con ello es verdad, es lo único que me interesa”. Esa verdad de la que habla logra que sus letras trasciendan. Su último tema, ‘La grieta’ es un buen ejemplo en el que sabe transmitir todo el desconcierto de estos tiempos, una canción que permanece pegada al alma tras escucharla. 

Este tema refleja el momento de cambio del mundo, pero sobre todo el que vive la artista, a la que la crisis mundial ha removido por dentro. “Ya nada va a ser igual, no puedo analizar en retrospectiva, porque sigo, seguimos, inmersa en esta situación. Pero sí es cierto que me he dado cuenta, y esto creo que le ha pasado a mucha gente, que la vida que tenía era mucho más miserable de lo que parecía y de lo que yo misma pensaba. Me he dado cuenta de que mi trabajo o lo que hago no define quién soy y que lo que somos en lo profundo es algo a lo que cada vez más nos cuesta acceder para alimentar y cuidar. No debemos descuidarnos”, comenta.

Aunque Carmen Boza comenzó a hacerse conocida gracias a vídeos que subía a YouTube interpretando sus canciones, lo cierto es que mantiene sus ritmos muy marcados en las redes sociales. Fluye según se siente. Si bien cuando empezó el confinamiento algunos seguidores la animaban a mostrarse más en las redes, ella mantuvo su ritmo propio. “No me suelo dejar presionar mucho. Cada quien tiene sus tiempos y sus procesos y antes que artistas o entretenedores, somos personas con sus emociones y su manera, cada quien, de gestionarlas”, explica. Lo que sí hizo fue  marcarse una colaboración preciosa con El Kanka, con la canción ‘Mañana’, escrita y compuesta por Boza. “En ella trato de reflejar la sensación de incertidumbre que aparece inmediatamente después de que una relación estable se acabe. ‘¿Qué pasa mañana?’, creo que es una sensación que todo el mundo, en mayor o menor medida, ha podido experimentar. Me parecía bonito hablar de ello y a la vez desde un sitio de sé que este dolor pasará y sé que será cuestión de que pase el tiempo que tenga que pasar y sanaré, pero quiero regodearme en la belleza de ese dolor. Y bueno, Kanka tiene un timbre hermoso en medios-graves, justamente donde se mueve esta canción, pensé que le quedaría increíble, a él le gustó la canción y decidimos probar y enseñársela a la gente. Aún no está grabada ‘oficialmente’”, apunta.

Ahora vive entre un montón de proyectos en los que está metida. “Ando, como siempre, componiendo y trabajando en el instrumento para seguir haciendo mejores canciones. Justo acabo de terminar de mezclar un par nuevas que he terminado durante la cuarentena y he grabado en cuanto me pude mover a otra provincia para reunirme con Estefanía Gómez (mi bajista) y Dani Ballesteros (mi batería)”, nos cuenta. Sus próximos conciertos la llevarán por Cádiz, Alicante, Sevilla… Mientras, continuará escribiendo temas sin descanso, con esas letras suyas que llegan al alma. “Mi proyecto es hacer canciones cada vez mejores y que sigan conectando con esa parte profunda de nosotros, que sirvan de bálsamo y de apoyo a las personas, eso siempre lo puedo contar”, explica. Y se despide con esa sensibilidad que la hace tan especial: “Muchas gracias por charlar un ratito”

Relacionados